Madness 2
leyendasdelrock
Taken
evildog

Slipknot: XX Aniversario de su primer disco

28 junio, 2019 11:44 am Publicado por  3 Comentarios

Es increíble pensar que ya han pasado veinte años desde el debut de Slipknot, el que llegó después de esa primera grabación que pocos oídos alcanzó, y que los de Iowa ya no están vistos como una de las promesas o el posible futuro del género, sino como veteranos por derecho propio. Para bien o para mal, no se puede negar el éxito que han tenido Corey Taylor y compañía, así que siempre es interesante mirar atrás y contemplar lo que fue su debut homónimo, que justamente está de aniversario en el día en que la banda actúa en Download Festival Madrid.

La escena musical a finales de los noventa, obviamente, no se parecía nada a cómo es en estos tiempos. El nü metal estaba a la orden del día con bandas como Korn y Limp Bizkit en la cresta de la ola, los grupos de metal más convencionales como Judas Priest, Megadeth y Iron Maiden estaban teniendo problemas para hallar un balance en estos tiempos y grupos como Metallica habían asumido de pleno una nueva dirección completa.

Slipknot 1999

Los únicos que mantenían la agresividad y estilo similar a lo que había venido antes y seguían teniendo éxito fueron los chicos de Pantera y es interesante cómo el debut de Slipknot parece tomar la intensidad de lo que Anselmo y compañía estaban haciendo y encuentra un punto de conexión entre eso y lo que Korn, por ejemplo, estaba fraguando con sus álbumes.

Eso no significa que el debut homónimo de Slipknot no sea su propia bestia, al contrario. Éste es un álbum cuya sordidez, brutalidad y personalidad están bastante marcadas, presentando desde el principio a un grupo que ya apuntaba a algo especial. Tampoco caían mal sus máscaras y el hecho de que eran nueve miembros en la banda. Eso ya te dejaba una cierta impresión que hasta el día de hoy aún es efectiva.

Si hablamos de este trabajo del ’99, ya la introducción “742617000027” nos situaba en el ambiente tan perturbador de este álbum que comenzaba de manera apropiada con el salvajismo de “(Sic)”, mostrándonos desde el principio de lo que se trataba esta banda: una percusión portentosa complementada con riffs directos y pesados. Para los que estén más familiarizados con la versión más reciente de la banda, la performance vocal de Corey Taylor tal vez sorprenda, pero en aquellos tiempos era su modus operandi: una actuación que irradiaba odio e ira de una manera abrumadora.

Corey Taylor 1999

El productor Ross Robinson ha dejado en claro en el pasado que las sesiones de grabación de este álbum no fueron sencillas y que buscaba capturar el espíritu de los conciertos de Slipknot. Cuando uno escucha “Eyeless” entiende a qué se refiere: es un vendaval avasallador de riffs, con un Joey Jordison en la batería siendo una de las estrellas del show desde el principio de la banda. Por supuesto, “Wait and Bleed” es el tema más conocido de toda la obra. En él se muestra el estilo que se volvería predominante con el paso de los años. Si bien aún mantiene gran parte de la brutalidad de los temas previos, se le inyecta una cierta línea melódica y rítmica que la vuelve una canción mucho más accesible en comparación con las otras.

Si estaban preocupados de que se iban a suavizar a partir de ese tema, pues “Surfacing” quita esas dudas sin ningún problema y volvemos con una de las composiciones más coléricas de todo el álbum, que es mucho decir, con un mayor énfasis en los riffs y en los samples de Craig Jones. Aunque Slipknot se separa de muchas de las tendencias del nü metal de la época, sigue siendo un producto de esos años y eso se nota en “Spit It Out”, con una profunda mezcla de rap, techno y el ya mencionado nü metal. No es de mis temas favoritos y me parece el primer punto bajo de todo el álbum.

“Tattered and Torn” profundiza en la naturaleza experimental de “Spit It Out” y he de decir que da resultados mixtos. Intuyo una influencia importante de los Nine Inch Nails del ‘Downward Spiral’ en este tema. “Frail Limb Surgery” es un pequeño interludio antes de que volvamos a las andadas con “Purity”, en donde los riffs de Jim Root y Mick Thomson ganan mucho protagonismo, complementados por Craig Jones y sus samples. Me parece uno de los temas más dinámicos de todo el álbum y uno de sus puntos más altos.

Luego de esto tenemos “Liberate”, que es una de las canciones más rápidas de todo el debut. Slipknot no suele acelerar mucho la velocidad de sus temas, pero aquí acelera un poco más y eso, acompañado por un Taylor histérico y lleno de lascivia en el micrófono, funciona muy bien. Siempre se ha dicho que los elementos de percusión han sido una parte fundamental en el sonido de Slipknot y eso nunca ha sido más cierto que en uno de los temas más elaborados y “tranquilos” del álbum, “Prostethics”. Es aquí donde los de Iowa bajan un poco las revoluciones y se permiten hacer una canción más atmosférica, con un Taylor que casi ejerce más de narrador que de vocalista.

Joey Jordison 1999

Jordison permite muchas posibilidades en lo que a patrones de batería se refiere para Slipknot y eso se demuestra con “No Life”. La inquietud e ira que permea todo el álbum se hace particularmente evidente en este tema, estructurando un ritmo perturbadoramente efectivo y pegajoso. Luego tenemos “Diluted”, que se antoja como una de las canciones más genéricas de todo el trabajo con sus riffs y ritmo. No tengo nada en contra de esta canción, pero realmente no aporta mucho a la obra.

“Only One” es otra de esas rarezas que mezclan el metal industrial de Nine Inch Nails con el sonido de la banda para hacer otro tema bastante peculiar en el que la actuación vocal de Corey Taylor es bastante llamativa. Finalizan con una tendencia bastante común de la época: cerrar con un tema largo en donde dan rienda suelta a su lado más experimental, creando una de las canciones más extrañas en todo el catálogo de la banda.

El debut de Slipknot, dejando de lado un par de temas, es bastante homogéneo y consistente con lo que quieren ofrecer. Es un álbum agresivo, sin contemplaciones y que muestra a una banda hambrienta que sabe lo que quiere en su sonido y que sabe cómo lograrlo. La producción es muy buena, con Robinson logrando capturar la brutalidad del grupo sin perder la pulcritud del sonido. También fue un golpe en la mesa, pocas bandas populares de la época tenían la brutalidad de Slipknot y esto los posicionó desde el principio como uno de los grupos más en boga de su generación.

Veinte años han pasado del primer álbum de un grupo que prometió y que ha sabido cumplir.

Kevin Tanza

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

3 comentarios

  • Juandie says:

    Mu buen resumen hacia el debut de los potentes SLIPKNOT y que por mi parte es un placer tenerlo desde hace muchos años y que cuando me apetece lo disfruto aunque uno de mis albumnes favoritos de la banda siempre será el brutal IOWA del año 2001.

  • Daniel says:

    Un error común suponer que el álbum homónimo es el primer disco de Slipknot; chequen sus referencias ya que su primer álbum lleva por título \”mate, feed, kill repeat\”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.