john conde
reylobo
Gernika Fest
estereofitos
abogados del ritmo

Siete beneficios de aprender a tocar un instrumento

27 junio, 2021 7:10 pm Publicado por  2 Comentarios

Todos, en mayor o menor medida, escuchamos música casi a diario. Sabemos de su importancia en nuestro estado de ánimo, en la construcción social y cultural o en la industria económica de un país. Pero tocar un instrumento y aprender e ir mejorando, también tiene sus beneficios en el organismo.

Si has pensado en empezar con una nueva afición o retomar esa vieja guitarra que tienes en el trastero, busca en Superprof y encontrarás la mejor forma de volver a ponerte a tono. Cuanto antes empieces, antes comenzarás a sentir los beneficios que hoy queremos detallarte.

Por qué tocar un instrumento

Puede que hayas oído que nuestro cerebro procesa la información a través de una parte analítica y otra creativa, explotando cada una de ellas de manera diferente según lo que necesitemos. El esfuerzo de aprender a tocar un instrumento hará que mejores las conexiones entre ambas partes, pero hay mucho más.

1. Mejora la memoria

Es algo que podemos destacar que cualquier actividad intelectual que estemos practicando, pero que hoy analizaremos desde el punto de vista musical. Y es que los ensayos y diferentes entrenamientos musicales te ayudarán a procesar mejor la información relacionada con las palabras (memoria verbal).

Los estudios de una universidad alemana ponen de manifiesto que los niños que pasan al menos 45 minutos a la semana practicando con un instrumento memorizan más palabras que aquellos que no lo hacen.

2. Aumenta las capacidades ejecutivas del cerebro

Diferentes estudios han demostrado que existe más materia blanca en el cerebro de los músicos (especialmente si empezaron jóvenes) que en otras personas. Esto te ayudará a tomar mejores decisiones y a afrontar y prever situaciones complicadas.

En cuanto a los niños, también ha quedado demostrado que la práctica habitual con un instrumento puede ayudarlos con diferentes problemas neuronales. Es complicado medir el alcance completo, pero incluso se habla de mejorar las condiciones que las personas que sufren déficit de atención.

3. Fortalecen la empatía

Los entrenamientos con un instrumento no solo harán que mejoren tus conexiones neuronales, también mejorarán la capacidad de interpretar las emociones de los demás. A través del sonido y su propia sensibilidad, podremos comprender a las personas de una mejor manera.

Esto se ha visto recientemente en niños con autismo, pero puede aplicarse a cualquier persona. El hecho de abrirnos a los demás desde nuestra música, escuchar la de los demás y formar parte de una misma armonía crea un vínculo especial en el que las relaciones personales son más fuertes y duraderas.

Francisco Uquaje ‘Kiko’, de Terrorists of Romance, en directo. Foto: @darachriss.

4. Retrasa el envejecimiento de las neuronas

Ya hemos hablando de diferentes aspectos de cómo la música ayuda a las neuronas, pero también podemos aplicarlo a las edades más mayores. El uso continuado de un instrumento y su aprendizaje, hará que las neuronas extiendan sus ciclos de vida y, por tanto, tengamos una memoria más duradera.

En muchos casos de Alzheimer se ha visto cómo la música ha despertado algunos sentidos y recuerdos del paciente. Si eso lo combinamos con los entrenamientos musicales que ha podido tener una persona a lo largo de su vida, podemos estar ante resultados extraordinarios.

5. Favorece el discurso oral

Además de ayudar al cerebro a reconocer los diferentes sonidos musicales, aprender un nuevo instrumento y su forma de tocarlo te ayudarán con el lenguaje. La gramática propia que utilizan los pentagramas te llevarán a comprender mejor el uso de tu propio discurso y tu lenguaje.

6. Permite un mayor autocontrol

La fortaleza mental necesaria para tocar un instrumento es muy alta. La concentración constante, los fallos que te hacen repetir un ejercicio o el aprendizaje de un lenguaje completamente nuevo necesitan de un cerebro capaz de aguantar los retos más importantes.

También se han visto mejores conductuales en quienes han empezado a tocar un instrumento, logrando niveles más bajos de agresividad, ira o depresión. Incluso en situaciones de traumas, se han visto mejoras en la calidad de vida de las personas.

7. Promeve las aptitudes motoras

Tocar un instrumento, en especial algunos muy concretos, requieren de una gran habilidad psicomotriz. La coordinación entre los gestos de la mano, los sentidos de la vista y el oído y el procesamiento mental de la partitura o la improvisación son clave para la práctica con un instrumento.

Si se trata de un niño quien comienza a aprender a tocar un nuevo instrumento, estas capacidades se verán reflejadas en su día a día mucho más profusamente. Su concentración y su agilidad no se aplicarán únicamente al ámbito de la música, sino mucho más allá.

Ya has visto cómo puede ayudarte empezar a tocar un instrumento. Aprende con el que más te guste o el que te resulte más sencillo, pero no lo dejes para más adelante. Si empiezas mañana mismo, pronto estarás descubriendo un mundo nuevo y, además, irás sintiéndote mejor por estos beneficios.

Redacción
Etiquetas: , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.