Madness 2
metal paradise
rivas rock

Ramones: 40 años de ‘End of the Century’

4 febrero, 2020 12:56 pm Publicado por  9 Comentarios

“Do You Remember Rock and Roll Radio?”

Hace 40 años, un 4 de febrero como hoy, llegaba a los estantes de las tiendas de discos ‘End of the Century’, el quinto, y probablemente más aclamado, disco de los Ramones. ‘End of the Century’ supuso un cambio de rumbo en más de un sentido para la banda de Brooklyn. Por una parte, fue el primer disco que no produjo Tommy Ramone, batería original de la banda y coproductor de las cuatro primeras entregas, por otro, supuso un leve distanciamiento con su estilo original en un intento de conquistar las radios y demás audiencias estadounidenses.

En los 40 años transcurridos desde su lanzamiento hemos podido leer prácticamente de todo de este disco, pero tal vez las historias supuestamente acaecidas en casa del productor Phil Spector durante la grabación del disco, en mayo de 1979, sean las más llamativas. Que si les tuvo secuestrados en su casa, que si les obligó a punta de pistola a escucharle interpretar al piano “Baby I Love You”, que si obligó a Marky a repetir cientos de veces la entrada de “Rock & Roll Highschool”, etc. Muchas de estas historias mueren en cuanto uno intenta buscar su origen. Vamos, que la trazabilidad palma, sin ir más lejos, en la propia Wikipedia cuando se cliquea en algunas de las referencias correspondientes acabas en “esta página no existe”. Otras han sido desmentidas a lo largo de estos años por los propios implicados, o les han restado importancia. Sin embargo, aunque la mayoría del entorno místico que envuelve a este disco sean meras patrañas, está claro que cuando el río suena agua lleva, que cosas raras pasaron, y que seguramente la percepción de alguno de los implicados, alterada por el elevado nivel de consumo de sustancias nocivas que se gastaba en aquellos tiempos, lo sobredimensionó todo.

Pero todo esto no deja de ser el entorno de lo verdaderamente importante, el disco en sí. Ya desde la portada se vislumbran las novedades, las chupas de cuero no están, otras presuntas culpables de la falta de éxito de la banda. Sin comentarios. Pero vayamos con la música, en su edición original estaba compuesto por doce canciones y la Cara A comenzaba con lo que hoy en día es ya historia pura del rock & roll: “Do You Remember Rock ‘n’ Roll Radio?”. Hablamos de un temazo convertido en intergeneracional por el trascurrir del tiempo, todo el mundo lo conoce y todo el mundo lo tararea y mueve la cabeza cuando suena. Poco puedo aportar yo salvo comentar que lo habré oído millones de veces y me sigue matando. Detrás de él viene “I’m Affected” un tema que hoy en día uno diría que suena a “puro Ramones”, pero que en aquellos momentos significaba un giro hacia un sonido más elaborado, con un acabado más trabajado, en definitiva, más comercial que lo que eran hasta entonces los estándares de la banda.

La rumorología cuenta que Johnny se negó a tocar su parte de lo que repudiaba el tema. “Danny Says” es un tema lentorro, pero la hostia de pegadizo, que cuenta lo pesadito que podía llegar a ser el tour mánager de la banda, Danny Fields. No llega al nivel de “I Wanna be your Boyfriend”, pero está molona. “Chinese Rock” fue vetada originalmente por Johnny por su temática sobre las drogas, hasta el punto de que fue editada primero por The Heartbreakers, la banda de Richard Hell, coautor del tema. Sin embargo, paradojas de la vida, acabó apalancada en el repertorio clásico de la banda como podemos comprobar, por ejemplo, en ‘Loco Live’ o en ‘We’re Outta Here’, el último concierto de la banda.

“The Return of Jackie and Judy” es una de las dos segundas partes que hay en el disco, en este caso de “Judy Is a Punk” de su álbum debut. Es un tema de marcado acento Ramone, pero también de los que más se nota el sello de Phil Spector en la producción, una muy buena segunda parte, en mi opinión. Cierra la Cara A “Let’s go”, puritito Ramones, hasta el punto de que el sello de Spector prácticamente sólo se nota en la periferia del tema, el eco del final, la bomba y las metralletas, por el resto podía haber estado en cualquiera de los discos anteriores. Otra delicia.

La Cara B empieza con “Baby, I Love You”, versión de The Ronettes, y primer sencillo del disco… Y probablemente también la cosa más rara que hayan editado jamás los Ramones, de los que dice la leyenda que sólo escuchamos a Joey, ya que el resto está grabado por una orquesta. Yo me puedo llegar a creer que Johnny pasase de todo, pero creo que Dee y Marky sí que tocan sus partes. Este aspecto fue especialmente rocambolesco en algunos momentos de las interpretaciones promocionales que la banda llevó a cabo en televisión. Sin ir más lejos, en el programa Aplauso de TVE la banda había terminado su “interpretación” mientras el final de la canción seguía sonando y los asistentes al programa bailando, en una situación, cuando menos, bastante ridícula.

En “I Can’t Make it on Time” el sello de Spector vuelve a ser predominante. Eso no significa que el tema sea una castaña, sólo que tiene ese aire trabajado para que suene en la radio y a ser posible más lejos. A mí me pone, porque aunque Spector intentase hacer un tema pop, volvió a salir un tema Ramones, comercial, pero muy guapo. Le sigue “This Ain’t Havana”, que es la otra segunda parte del disco, en este caso de “Havana Affairs”, también de su disco debut. Más acelerada que su predecesora, nos muestra a un Joey más en su salsa que en el resto del disco, enlazando frases rápidas, una tras otra, para acabar arrastrándonos a uno de sus inolvidables coros, genial.

“Rock ‘n’ Roll Highschool” es, sin duda alguna, el otro temazo imperecedero que el disco nos regala. El comienzo de batería de Marky es irresistible, en directo de hecho, era una puta locura (todavía me acuerdo de aquella noche en el “Canci” con el aforo doblado o triplicado), y cuando entra la guitarra aquello ya es un despelote. Las modificaciones en las guitarras al comienzo del tema es lo que diferencia esta versión de la editada meses antes en la banda sonora de la película de título homónimo. Sin embargo, a mí la versión que más me gusta, tengo que reconocerlo, es la que apareció en 1988 en el recopilatorio ‘Ramonesmania’, que era la versión que adaptaban en directo.

“All the Way”, sigue la línea del disco, rápido, cargado de coros y rasgueos de guitarra, pero una vez más con un sello Ramone difícil de borrar por mucho filtro que se le pase. Y, como no podía ser de otra manera, el disco acaba en la misma línea, con otro tema rápido, “High Risk Insurance”, que por momentos da la impresión de que incluso tienen prisa por acabar, pero si este era el caso, igualmente les quedó un tema cuadrado.

En definitiva, un disco histórico que cambió para bien el estilo de la banda de Brooklyn, dotándola de un espectro más amplio, sin el que, por ejemplo, no hubieran sido posibles temazos de la talla de “I Wanna Be Sedated” o “Howling at the Moon (Sha-la-la)”, por citar dos. Pese a no ser el disco del que algunos de los miembros de la banda se sintiesen más orgullosos en su momento, fue el que alcanzó las posiciones más altas tanto en los UK Charts (14) como en el US Billboard 200 Chart (44), pese a que estos no fuesen los resultados que los miembros de la banda esperaban tras las promesas de Phil Spector, que no olvidemos que había trabajado con gente de la talla de The Beatles, tanto juntos como por separado. Una maldición que perseguiría a la banda durante toda su historia, una historia que aunque fue cruel con ellos para con las cosas que perseguían (básicamente éxito y reconocimiento en su país), no lo fue en otros aspectos, como el reconocimiento mundial del público que abarrotaba sus conciertos en sus extensísimas giras, por remoto que fuera el sitio. Tengo una camiseta del día que los vi en el “Canci”, y de dieciséis conciertos trece eran en España, en lugares tan poco frecuentes para unas leyendas del rock ‘n’ roll como Melgar (Burgos) o Solsona (Lérida). Querían ser profetas en su tierra, pero la vida les deparó la gloria, que les interesaba menos. Ironías del destino.

F. J. Villasante

Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

9 comentarios

  • Juandie says:

    Estupendo resumen hacia esta histórico álbum de una de las bandas pioneras del Punk Rock estadounidense como fueron LOS RAMONES a través de ese 40 aniversario de este álbum del cual es un puto placer tenerlo desde hace muchos años.

  • Banana says:

    Merece celebrarse los 40 años de este gran disco que hizo más grande la familia Ramones. Ampliaron sus estilos sin perder su sonido genuino. Gracias por el artículo.

  • Jemolo says:

    Gran artículo, perfecto resumen del contexto y las circunstancias en que se grabó el disco que supuso un cambio en la trayectoria de la banda.
    Me he reído con las descripciones de las canciones, y casi lloro de nostalgia con el recuerdo del concierto del Canci.
    Buen trabajo de documentación y divulgación, al nivel
    del disco y de la banda.

  • Jemolo says:

    Gran artículo sobre el disco que definitivamente supuso un giro en la carrera de RAMONES. Se nota el cambio radical a nivel de producción y de imagen. Me ha resultado interesante conocer más sobre el contexto en el que se desarrollo la grabación del disco, y las diferentes anécdotas e historias de cada canción.
    Me he puesto nostálgico al recordar el concierto del Canci, pero casi lloro al ver que han pasado 40 años desde que se publicó el disco, pero bueno, seguimos disfrutando de estos temazos y eso es lo que importa.

  • Cretinhop64 says:

    Buen artículo. Un cambio de orientación que a los Ramones les hacía falta, independientemente de su falta de éxito previo. Fue mi primer contacto con ellos y siempre que lo escucho no varía mi disfrute. De todos modos, como corrección al artículo, decir que en el álbum anterior, Road to ruin, era donde aparecía I wanna be sedated, que ya suponía un cambio.

    • F.J. Villasante says:

      Correcto. Es un fallo. Yo me refería a \"Somebody Put Something in my Drink\", y no a \"I Wanna be Sedated\", en la cual coincido con el autor del comentario en que se puede considerar una precursora de \"End of the Century\". Quien sabe si fue la fuente de inspiración de Spector.

  • Klaus says:

    En cuanto al disco, no es de mis favoritos. Soy un clásico y me quedo con la trilogía inicial, que en realidad es un único disco, ya que cuando se grabó el primero ya habían compuesto todas las canciones de los dos siguientes. Por otra parte, lo de los problemas con Phil Spector y entre los propios componentes de la banda no parecen ser una leyenda urbana a tenor de los testimonios en libros como De gira con los Ramones y Commando. De hecho, parece claro que ahí comenzó el distanciamiento entre Joey y Johnny, que sería definitivo cuando poco después el segundo le levantara la novia al primero.
    Y como pequeña corrección, los Ramones eran de Queens, no de Brooklyn

    • F.J. Villasante says:

      Cierto. Ese es un fallo que cometo siempre, no sé porqué bailo ambos barrios aunque los nombres se parecen como un huevo a una castaña. Gracias por la corrección

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.