peter martinez
sons of exodus
jorge valverde
brote

Mick Jagger (The Rolling Stones) cumple 75 años: “¿Jubilarme yo?”

Blog: Mariano Muniesa

26 julio, 2018 11:33 am Publicado por  Deja tus comentarios

Con 75 años, sigue haciendo con los Rolling Stones conciertos espectaculares en los que en cada nueva gira nos sorprende más, haciendo un derroche de forma física increíble para alguien de su edad y liderando a la banda en directo con un carisma, un talento y una chulería que con toda seguridad es una de las claves del éxito de los Stones y de la leyenda creada en torno a ellos. Al tiempo, productor cinematográfico, hombre de negocios, artista en solitario... una personalidad fascinante que es pura historia del rock.

Michael Philip Jagger nació en la localidad inglesa de Dartford, pequeña ciudad situada en el condado de Kent, aproximadamente a una hora y media en automóvil de Londres, a las 15:47 de la tarde del 26 de julio de 1943 en el hospital Livingstone, hijo del matrimonio entre el profesor de educación física Basil Joseph Jagger, conocido como Joe por la mayoría de sus amigos y Eva Scott, mujer australiana que había emigrado a Inglaterra de niña con su familia.

Los Jagger eran una familia de clase media relativamente bien acomodada, que vivía en una confortable casa con jardín de la calle Denver, al oeste de la ciudad. El padre de Mick daba clases de gimnasia en dos colegios, era entrenador de baloncesto y llegó a presentar un programa de televisión para fomentar el deporte entre los niños y adolescentes, en el cual apareció en más de una ocasión el propio Mick Jagger haciendo a modo de ejemplo alguno de los ejercicios que su padre presentaba ante las cámaras. Su madre, aunque fue actriz aficionada, al casarse con Joe pasó el resto de su vida como ama de casa, aunque ocasionalmente trabajó como peluquera y como comercial de los productos de belleza Avon.

Tanto sus padres, como compañeros de colegio y profesores recuerdan a Mick Jagger como un muchacho inteligente, muy aficionado al deporte, que más de un profesor recuerda que era de los que no se dormía en clase, y ya desde muy joven cuestionaba muchas de las cosas que le enseñaban en el colegio, “no porque tuviera un instinto innato de rebeldía” - recordaba su padre- “sino porque al ser un chico inteligente, se cuestionaba todo lo que leía, y no tenía miedo a discutirlo con sus profesores”.  Era buen estudiante, siempre sacaba entre aprobados altos y notables y la mayoría de la gente que le conocía pensaba que sería un buen economista, dado que siempre dijo que le gustaría estudiar o bien periodismo o bien ciencias empresariales. Su madre recuerda que era extremadamente inquieto, de esos niños quizá hiperactivos, que literalmente “era como si no pudiera estarse quieto ni un solo momento. A veces era agotador pasar una tarde con él”.

Como le pasó a la mayoría de chavales de su generación, el joven Mick Jagger quedó fascinado por el rock´n´roll cuando este tipo de música llegó a Inglaterra a mediados de los años 50, no solo por lo que se escuchaba en la radio, sino por el impacto que produjo en aquella generación películas como 'Jazz On A Summer Day' o 'Blackboard Jungle', en donde el rock´n´roll de Chuck Berry y Bill Haley & The Comets inició una auténtica revolución en la Inglaterra de la década de los 50. Se dice de Mick que se pasaba tardes enteras escuchando los programas de radio que emitían rock´n´roll, y que llegó a ser un consumado imitador de voces, incluso cuando cantaba “La Bamba” en una suerte de español inventado. Su creciente pasión por el rock pronto le llevó junto a su amigo Dick Taylor a formar su primer grupo de rock´n´roll, Little Blue Boy And The Blue Boys hacia el año 1960.

En septiembre de 1961, y dadas sus buenas calificaciones académicas, fue admitido para estudiar la carrera de ciencias empresariales en la prestigiosa London School of Economics de Charing Cross, célebre institución universitaria por cuyas aulas han pasado premios Nobel de la categoría de Georges Bernard Shaw o Bertrand Russell, así como el actual presidente de Colombia Juan Manuel Santos. Aunque como es sabido, nunca llegó a terminar sus estudios, sin perjuicio de que años más tarde asegurase que lo que aprendió en la LSE le resultaría enormemente útil cuando tuvo que gestionar todo el volumen de negocio de los Rolling Stones.

En esos años Mick Jagger tomaba todas las mañanas el tren de cercanías en la estación de Dartford para ir a las clases de la LSE. Un antiguo compañero de colegio, Keith Richards, solía hacer el mismo trayecto para ir a la escuela de arte de Sidcup y una mañana, se reencontraron en el tren de vuelta a Dartford, y el resto de la historia ya es sobradamente conocida: Keith se sorprendió al ver los discos que Mick había comprado por correo a los distribuidores americanos y descubriendo que ambos amaban el rock´n´roll, Keith no tardó en entrar en el grupo de Mick. Estamos asistiendo al momento germinal de los Rolling Stones, que se produciría muy poco tiempo después, toda vez que tras conocer a Brian Jones e Ian Stewart, la banda debutase en directo en el Marquee Club de Oxford Street el 12 de julio de 1962.

Andrew Loog Oldham, el manager que lanzó a la fama mundial a los Stones, relató en su autobiografía: “En una sociedad tan pacata, hipócrita y conservadora como era la de la Inglaterra de comienzos de los años 60, cuando apareció el rock´n´roll, aquello fue como abrir una botella de champán después de agitarla; todo estalló en pedazos. Pero sobre todo, lo que más me llamó la atención es que en aquel momento el rock se convirtió en el excitante sexual más potente que se había conocido hasta aquel momento. Todas aquellas chicas recatadas y que teóricamente deberían guardar su virginidad hasta la noche de bodas, de pronto con Buddy Holly, con Elvis, y por supuesto y de manera ya desbocada con los Stones, se desinhibieron por completo. Las primeras veces que llevé al grupo a los programas de televisión y vi a aquellas chicas enloquecidas, gritando de pura excitación, me di cuenta que el rock era sexo puro. Es como cuando los perros huelen la adrenalina, el sexo de aquellas chicas que mojaban sus bragas era algo que incluso a distancia, podías oler, podías tocar. Ahí es cuando me di cuenta que los Stones iban a ser un suceso. Por supuesto, primero porque Mick y Keith habían llegado a compenetrarse muy bien y habían formado un buen equipo para escribir juntos y hacer canciones, pero por lo menos en aquel momento, sobre todo porque sobre todo Mick excitaba a las chicas hasta volverlas locas. Y también a los gays. Siempre he pensado que Brian Epstein se fue a la tumba con el deseo oculto de haberle hecho una buena mamada a Mick Jagger”.

Sobre todo después del inmenso éxito que supuso la edición de “(I Can´t Get No) Satisfaction” en el verano de 1965, los Rolling Stones se convirtieron en un fenómeno musical, social y cultural de magnitudes absolutamente desproporcionadas. Un grupo de aficionados al blues que cambió el mundo y cuyo líder pasó a ser un icono del rock no ya como música para adolescentes o quinceañeras, sino como forma de expresión, como lenguaje y como forma de vida para millones de jóvenes en todo el mundo, y cuyo líder, cuya cabeza visible fue ese ex-estudiante de ciencias empresariales de Dartford.

Mick Jagger y la justicia: de las celdas de Brixton al Palacio de Buckingham

“Los americanos son gente curiosa” - dijo Mick Jagger en la ceremonia de introducción de los Rolling Stones en el Rock´n´Roll Hall Of Fame de enero de 1989- “Primero, les escandaliza todo lo que haces y te consideran una amenaza, pero después te ponen en un museo”. Ciertamente algo así le ha sucedido a Mick Jagger en su relación con la sociedad anglosajona. Al margen de la famosa multa por orinar en la calle de 1965 – Mick, Brian Jones y Bill Wyman fueron sentenciados a una condena por “comportamiento indecoroso” de pago de cinco libras y quince guineas- tanto él como Keith Richards y Brian Jones fueron encarcelados al ser encontrados por un tribunal londinense culpables de un delito de posesión de drogas en junio de 1967.

Ante la constatación fehaciente de que tanto la detención como el proceso judicial, lleno de irregularidades y por supuesto la condena eran la tapadera de una auténtica caza de brujas que tenía como objetivo, usando a los Rolling Stones como cabeza de turco reprimir el grado de libertad y desinhibición que los jóvenes británicos de la época se habían dado, se produjo una reacción social de solidaridad con los Stones de tales dimensiones que hasta el conservador diario The Times publicó un editorial titulado “¿Quién aplasta una mariposa con una rueda?” en el que denunció la persecución política que los músicos habían sufrido y reclamaba su puesta en libertad. Pocos días más tarde Mick Jagger recobró la libertad y todavía es célebre su intervención en el programa de televisión World In Action de la Granada TV el 31 de julio de 1967 desmontando una por una las acusaciones y las insinuaciones de los contertulios que trataban de presentarle como un indocumentado tras su puesta en libertad definitiva.

34 años después, el cantante de rock lascivo, provocador, la mayor amenaza para la Inglaterra decente, cristiana y civilizada de los 60, el cantante de los Rolling Stones Mick Jagger acudió en diciembre de 2003 al Palacio de Buckingham, residencia de la familia real británica para recibir de manos del heredero de la corona del Reino Unido, el Príncipe Carlos, el nombramiento de caballero del Imperio británico. “Es muy agradable recibir este galardón, siempre y cuando uno no se lo tome demasiado en serio", dijo Jagger al terminar la ceremonia. “Uno debería llevar de forma relajada el honor y no creerse demasiado importante", añadió después. Paradojas de la historia.

Fuera de los Stones

Mick Jagger ha tratado en varias ocasiones desarrollar una carrera en solitario al margen de los Rolling Stones, aunque la mayoría de las veces sus intentos se han quedado en auténticos bluffs, y ni en el mejor de los casos se ha acercado ni remotamente al éxito y la repercusión alcanzada con los Stones.

Su primera intentona en este sentido se produjo al mismo tiempo en el que debutó como actor en la gran pantalla en la película de Donald Cammell de 1970, 'Performance'. En la banda sonora de la película se incluyó un tema de Mick Jagger en solitario, “Memo From Turner”, que se corresponde con una actuación del propio Jagger en una de las escenas de la película. “Memo From Turner”, cuya primera versión, solo conocida a través de discos piratas, como por ejemplo el 'Unclassified Files' fue grabada a modo de referencia por Mick con Traffic como grupo de acompañamiento a comienzos de 1968. Una segunda versión sí llegó a ser grabada por los Rolling Stones en noviembre de 1968 en los Olympic Studios en las sesiones de 'Let It Bleed', con la participación de Al Kooper como guitarrista invitado, y se incluyó en 1975 en el álbum de rarezas 'Metamorphosis'. La tercera y definitiva versión, que es la que se incluyó en la BSO de 'Performance' y que se puso a la venta como single en noviembre de 1970 para apoyar el estreno de la película. En esta grabación participaron además de Mick Jagger Ry Cooder como guitarrista, Jerry Schoeff en el bajo, Gene Parsons en la batería y Randy Newman al piano. Paradójicamente, y sin proponérselo, este single tuvo bastante más éxito en su día que la mayoría de discos que Jagger editaría más tarde.

El Stone no volvió a entrar en un estudio de grabación sin su grupo hasta el verano de 1984, en el que grabó en los Compass Point Studios de Nassau, en las Bahamas su primer disco de larga duración propiamente dicho, 'She´s The Boss'. Un ambicioso proyecto de mezcla de rock, funk y disco para el que se rodeó de guitarristas de la categoría de Jeff Beck, Pete Townshend de los Who o Carlos Alomar, guitarra de la banda de David Bowie que co-escribió algunas canciones con él, además del batería de Santana, Michael Schrieve o el ex-bajista de Whitesnake Colin Hodkingson, amén de co-producir el disco con el propio Jagger Nile Rodgers y Bill Laswell. El lanzamiento del disco en febrero de 1985 incluyó la filmación de una suerte de película de promoción rodada en América Latina que pretendía recuperar el antiguo proyecto de la película de Werner Herzog 'Fitzcarraldo' en el que Jagger iba a protagonizar uno de los principales papeles, pero pese a todo, el disco no funcionó.

Además de ser un sonoro fracaso comercial, este fue el inicio de una agria disputa con Keith Richards que se prolongaría durante la práctica totalidad de la década de los 80. El origen de la discordia vino de que cuando los Rolling Stones firmaron en 1983 su nuevo contrato con CBS/Columbia, una interpretación como mínimo discutible de una de las cláusulas de ese contrato facultaba a Mick Jagger a grabar discos en solitario con cargo al presupuesto global que la multinacional asignaba a los Stones, y Mick inició la grabación de 'She´s The Boss' sin ni siquiera comunicárselo al resto de la banda. Famoso es el reproche que Keith hizo cuando en una reunión de negocios del grupo le espetó: “Si quieres hacer discos en solitario, por mi OK. Pero no con mi dinero”.

Lo intentó de nuevo en 1987 con 'Primitive Cool', un nuevo disco en solitario que incluso tuvo peores ventas que 'She´s The Boss'. Grabado entre los Blue Wave Studios de Barbados y los Wiseloord de Holanda entre noviembre de 1986 y marzo de 1987, se editó en septiembre de ese mismo año y a pesar de que las ventas fueron muy decepcionantes, por primera vez Mick Jagger montó una banda para salir de gira en solitario en mayo y junio de 1988 por Japón y Australia. Sin embargo, la muy escasa recepción que mostraron los promotores en América y Europa frustraron la intención de Jagger de continuar sus tours en solitario.

Los siguientes álbumes, 'Wandering Spirit' (1993) -este el único que tuvo una respuesta más o menos positiva de ventas- y 'Goddess In The Doorway' (2001) ya se hicieron fuera del clima de desunión y de enfrentamiento interno dentro de los Stones. Musicalmente discos interesantes, que merece la pena escuchar pero que en ningún caso tienen nada que ver con lo que Mick Jagger es capaz de hacer en los Rolling Stones. Un álbum recopilatorio de estos cuatro trabajos, 'The Very Best Of Mick Jagger', se puso a la venta en octubre de 2007.

Otras aventuras en las que ha estado involucrado fue más recientemente el proyecto Superheavy, creado en 2011 con Dave Stewart, Joss Stone, Damian Marley, y A. R. Rahman, que trató de ser una suerte de laboratorio de fusión de estilos muy diferentes entre sí, yendo del reggae a la música india pasando por las baladas, el soul y la disco music, pero a pesar de la entidad de los nombres que se incorporaron a esta intentona, de nuevo su éxito fue muy discreto. En el otoño de 1978, dentro del intento de hacer de la Rolling Stones Records, el sello que crearon en 1971 una compañía discográfica propiamente dicha, participó en la grabación del tema “(You Gotta Walk And) Don´t Look Back” para el álbum 'Bush Doctor' de Peter Tosh, que aparecería bajo etiqueta RSR Records y en los 80 colaboró con Michael Jackson en la grabación de un single, 'State Of Shock', e hizo igualmente con David Bowie en una horrible y malísima versión de “Dancing In The Streets” de Martha & The Vandellas, probablemente lo peor que ha hecho Mick Jagger en solitario en toda su carrera.

En el cine

Según se dice, Mick Jagger quedó bastante descontento de la experiencia del rodaje de 'Performance' y durante varios años, su idea de probar suerte en el mundo del celuloide no volvió a rondar por su cabeza hasta que le ofrecieron en 1980 un papel en la película 'Fitzcarraldo' de Werner Herzog, a resultas de lo cual Mick Jagger pasó varias semanas entre diciembre de 1980 y febrero de 1981 en Iquitos, Perú, pero al enfermar uno de los actores principales, Jason Robards, y tener que aplazarse indefinidamente el rodaje, teniendo comprometida la grabación de un nuevo disco de los Rolling Stones -'Tattoo You'-, abandonó el proyecto. Cuando después se estrenó 'Fitzcarraldo', fue un éxito de taquilla y de crítica sin precedentes.

No volvió a ponerse Mick Jagger detrás de una cámara hasta diez años después, cuando aceptó un papel en la película de ciencia-ficción 'Freejack', donde compartió rodaje con Emilio Estévez, Rene Russo y Anthony Hopkins. Estrenada en 1992, recibió críticas muy duras y aunque ciertamente la película es un sencillo film de aventuras sin demasiadas pretensiones, tampoco el papel que se le adjudicó a Jagger le permitió mostrar ampliamente sus supuestas dotes interpretativas.

Sus últimas incursiones en el cine ya no han sido como actor, sino como productor ejecutivo. Ha producido films como 'Enigma' (2001) dirigida por Michael Apted, el remake de la famosa comedia de 1966 'Alfie', de la cual fue compositor de la banda sonora junto a Dave Stewart en 2004 y en 2014 produjo la cinta biográfica de James Brown 'Get On Up', el documental 'Mr. Dynamite: The Rise of James Brown', así como la afamada serie de televisión sobre la industria del rock en la década de los 70 'Vinyl' con Martin Scorsese para la HBO, de la cual sin embargo y debido a sus inesperados bajos resultados de audiencia, solo se llegó a estrenar una temporada.

Una personalidad compleja

Mick Jagger es alguien sumamente controvertido y polifacético. Quienes le conocen, afirman de él que es alguien sumamente inteligente, organizado y profesional en todo lo tocante a sus negocios, la organización de las grabaciones y giras de los Stones. “Mick lo tiene todo en la cabeza; organiza todo lo relacionado con las giras y jamás le veo anotar nada ni mirar ningún papel. Aunque dice que no, tiene una memoria prodigiosa” dice de él Charlie Watts. Es una persona igualmente muy disciplinada en sus hábitos personales, en especial en las sesiones de gimnasia y ejercicio físico a las que dedica invariablemente dos horas diarias, no fuma, bebe moderadamente y aunque no es vegetariano, su dieta se basa más en los pescados, los cereales y las verduras que en la carne. Se conoce su permanente defensa de la introducción de la música en las escuelas y en 2012 puso en marcha su mecenazgo para crear el Centro de Enseñanza Musical que lleva su nombre en su Dartford natal y el patrocinio del programa de estudio de la música Red Rooster en las escuelas locales. También es el impulsor del proyecto Jagged Internetworks para promocionar y difundir el que es su deporte favorito junto al fútbol, el cricket.

También se dice que es alguien famoso por su legendaria tacañería - “Es el único tipo que teniendo la fortuna que tiene es capaz en un restaurante de contar la vuelta si paga en cash en libras, peniques y chelines”, asegura Jeff Beck- y en ocasiones, según aseguró entre otras muchas cosas en su autobiografía 'Life' Keith Richards, puede ser extremadamente arrogante y engreído, sobre todo con la gente que trabaja para él.

Aunque normalmente es muy reacio a pronunciarse sobre asuntos políticos, en los años 60 se posicionó claramente a la izquierda del partido laborista y en 1968, la época en la que escribió canciones como “Street Fighting Man”, participó en más de una manifestación en Londres en contra de la guerra de Vietnam. Incluso llegó a declararse cercano a posiciones anarquistas “¿Políticos? Son todos una mierda” - afirmaba en 1968-  “No debería existir ni un solo primer ministro. Creo que la sociedad no debería de organizarse ni en torno a un estado que cercena la libertad de la gente ni de un mercado que condena a la miseria a quienes no tienen dinero, sino en torno a que cada uno pueda disponer libremente de aquello que necesite”.

También en los 70 criticó con dureza la dictadura franquista en España, aunque sin embargo, a finales de la década se posicionó a favor del Partido Conservador Británico y elogió los planes económicos de Thatcher, que sin embargo criticaría abiertamente años después, cuando el paro alcanzó cifras nunca conocidas antes y empezó a desmantelar los servicios públicos. Fue de los 200 personajes del mundo de la cultura británica que firmó una carta pública y abierta recomendando votar no en el referéndum acerca de la independencia de Escocia y aunque después rectificó sus posiciones, hizo algunos comentarios que daban a entender que estaba a favor del Brexit.

Ferozmente crítico con la derecha americana, dedicó una envenenada diatriba al presidente norteamericano George W.Bush en la canción de los Rolling Stones, “My Sweet Neocon” del álbum de 2005 'A Bigger Bang', del que decía literalmente que no era más que “un montón de mierda” y también se ha mostrado radicalmente en contra de Donald Trump.

Músico de blues irrepetible, frontman de carisma como muy pocos han existido ni existirán en el mundo del rock y líder de los Rolling Stones. Ese es el Mick Jagger que por encima de todo, aman, amamos los stonianos, sobre todo cuando hace escasamente dos semanas, ha demostrado por escenarios de toda Europa e Inglaterra que a sus 75 está físicamente en un estado de forma impecable, fuerte, ágil, llevando todo el peso del concierto de los Rolling Stones y capaz de seguir ofreciéndonos nuevas giras y un nuevo disco de los Stones que confiamos se edite antes del final del año.

Nadie como Keith Richards ha sabido definirle: “Hay un Mick Jagger que no tiene que ver nada conmigo y con el que no quiero relacionarme. Es el de las reuniones de negocios, el business man, ese Mick Jagger frío, calculador...  o cuando se pone en modo reinona, tipo “Brenda”. Pero hay otro Mick Jagger, para mí el verdadero Mick Jagger, que es con el que me puedo tirar horas y horas haciendo canciones, los dos con las guitarras tocando esto, y lo otro. El Mick Jagger que también tiene un punto gamberro y con el que nos hemos partido a reír cuando estamos borrachos y sobre todo, el que en concierto saca del bolsillo la armónica y se convierte en el mejor bluesman que puedas ver en un escenario en toda tu vida. Ese es mi amigo, mi hermano. Ese es el verdadero Mick Jagger”.

Feliz cumpleaños, maestro. Nos vemos en la carretera y los escenarios. Pronto, ¿verdad?

Los Stones, siempre los Stones...

Mariano Muniesa

Mariano Muniesa
Sígueme
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Mariano Muniesa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.