el dromedario
romeo
ídolos2
the tragic company
Playa 4
sormoky
clang
artabans redemption
dino rockys
haches
spin offs
3n
poire
javier solo

Mägo de Oz: Las cinco mejores canciones con Zeta a la voz

Blog: Jason Cenador

27 noviembre, 2020 7:34 pm Publicado por  10 Comentarios


Tal día como hoy, 27 de noviembre, en 2012, Mägo de Oz despejaba la incógnita de qué depararía musicalmente la nueva etapa de la banda con la publicación de ‘Hechizos, pócimas y brujería’, el primer disco de estudio con Zeta a la voz tras la sonada marcha de José Andrëa, quien hasta entonces era todo un emblema de la banda y aún hoy sigue considerado una de las voces más prodigiosas que ha dado la escena del heavy metal estatal.

Por Jason Cenador

La empresa que tenía por delante un hasta entonces poco conocido Zeta era formidable, nada menos que ocupar con solvencia el puesto de quien portó el micrófono de una de las bandas más aclamadas, convocantes e internacionales de la historia de nuestro panorama. Y para ello, era crucial que los temas de nuevo cuño encajasen bien en una audiencia en parte escéptica y recelosa.

El intento fallido no era una opción para Txus Di Fellatio, y por eso se esmeró en alimentar la rueda de la creatividad para dar a luz canciones que, si bien a día de hoy no han alcanzado para muchos un escalafón equiparable al de los grandes himnos de la época más exitosa de la banda, sí que exhibieron mimbres irrompibles para sostener a una banda que siguió brindando noches de gloria y emociones encarnadas en canciones, ente supremo que al final del día acaba sobreponiéndose a todo cuanto, ajeno a lo netamente musical, genera ruido alrededor.

En este breve aunque esmerado artículo, este humilde redactor hace acopio de las cinco mejores piezas de Mägo de Oz con Zeta al micrófono, en una ardua aunque argumentada compilación de la que duele dejarse fuera otras bastantes canciones.

5 – Satanael

Esta magnética composición perteneciente a ‘Hechizos, pócimas y brujería’ tiene esa sublime reminiscencia a Rainbow que ya puso en práctica la banda en temas pretéritos como “Aquelarre” o “Astaroth”, con sinuosas guitarras empastadas a la perfección con unos violines de guiños orientales. A cualquiera le vendría a la cabeza también aquella versión del “Gates of Babylon” que la banda se sacó de la manga en ‘Gaia II: La voz dormida’, rebautizada como “En nombre de Dios”.

Su letra, contestataria, concienzuda y muy social, es irrebatible, uno de esos puntos álgidos de lucidez que Txus exprime para transformar el enfado en lirismo y la rebeldía en mordacidad artísticamente encauzada. El tema tiene oscilaciones, variaciones, fases más contundentes y otras más folkies y relucientemente melódicas.

4 – Ilussia

Canción que daba título al segundo de los tres discos al uso, de temas completamente nuevos, que Mägo de Oz ha puesto en la calle con su actual cantante, una de esas largas plagadas desarrollos sin por ello eludir un carácter pegadizo, accesible y emocionante que encuentra su cénit en un estribillos de los que se quedan grabados a la primera. Con sus casi ocho minutos de duración, se identifica en ella perfectamente la personalidad sonora que a Mägo de Oz le ha brindado la incorporación de Javi Díez, virtuoso multiinstrumentista y compositor que ocupó el enorme vacío dejado por el genial Sergio Cisneros “Kiskilla”.

Fernando Mainer, el bajista que reemplazo a Pedro Díaz “Peri”, también presenta sus credenciales en un breve solo que amanece tras el ocaso de la fase más sinfónica de la canción, con la sensacional aportación de la soprano Pilar Jurado. Es una canción intensa, de nuevo melódicamente excelente y que tan pronto te mece en el sosiego autorreflexivo como te hace brincar como una liebre en celo.

3 – Pasen y beban

“Mejor es romper cristales que romper familias. Lucha, toma la calle y el congreso, ¡sal a combatir!”. Con frases tan rotundas y explícitas, Mägo de Oz exhibe en este tema de ‘Ilussia’ su faceta más reivindicativa y militante, equiparando una coyuntura social y política que por desgracia permanece vigente en este país con un bochornoso circo y haciendo coexistir con inusitada facilidad un aura musical eminentemente festiva y animada con una mordacidad que firmarían muchos grupos de punk.

Foto: Alfonso Dávila

Al querido Óscar Sancho se le escucha encarnando a un descarado y abominable político pidiendo votos antes de que Zeta cante aquello de “quema sucursales, a ver si así dejan de reír”. Su voz, melódica y desgarrada cuando ha de serlo, encaja como el zapato en el pie de la cenicienta. Pero aquí no hay carrozas ni mucho menos necesidad de volver a casa – ni simpatía alguna por cualquier figura monárquica o de clase superior- , sino avidez por salir a la calle y alzar la voz por las más justas causas.

                                                             2 – Xanandra

Fue la primera avanzadilla de ‘Hechizos, pócimas y brujería’, un single redondo, accesible y vibrante que no necesita filigranas y complejidades artificiosas para emocionar. En este tema, Zeta se mueve como pez en el agua, pues parece compuesta por y para su tono, por y para su timbre. Imprime a la perfección la profunda emotividad que porta la letra ante el desasosiego de una pérdida amorosa, y en el adictivo estribillo roza la matrícula de honor, con una pulidez y una capacidad de tocar la patata que bien pudo servir de respuesta a aquellos que se preguntaron el por qué de la elección de la banda.

Las melodías de flauta y violín son una auténtica delicia, y el solo de guitarra está perfectamente integrado y subordinado a una canción redonda a la que no le falta ni le sobra nada.

1 – Hechizos, pócimas y brujería

No solo es, para quien firma estas líneas, la mejor canción de Mägo de Oz con Zeta al micrófono, sino que, sin duda, constituye una de las mayores descargas de emoción a flor de piel, monumentalidad melódica y dinamismo musical de la dilatada discografía de la banda de la brujita. El piano inicial, empapado de una evocadora melodía de flauta, ya pone los pelos de punta. La melodía, la melodía, la melodía. El arma secreta de Mägo de Oz, el baluarte, la cualidad más deslumbrante de cuantas han despuntado en las grandes composiciones de la banda.

La letra de este himno que bien hicieron en incluir en sus directos con orquesta sinfónica plasmados para la posteridad en el directo ‘Diabulus In Opera’ es una preciosidad que refleja con inexorable exactitud la tristeza y la profunda nostalgia de un adiós amoroso, temática recurrente en aquel disco al que prestaba su nombre. La fase central del tema es una orgía de diálogos entre diferentes instrumentos. Guitarras y teclados, flautas y violines (con un aire céltico) se recrean con holgura y naturalidad, siempre al servicio de unas líneas melódicas que ponen el corazón en la garganta. El estribillo, el final de nuevo con teclado y flauta, y la sensación de desahogo que deja en el oyente culminan un corte de diez.

Jason Cenador
Algún día en
Etiquetas: , , , , , , , ,

Categorizado en: , , , ,

Esta entrada fue escrita por Jason Cenador

10 comentarios

  • Isabel Aranda dice:

    Yo hubiera pues las mismas canciones.
    Zeta merece un gran reconocimiento y me alegro que se le dé su momento con este articulo. Bravo por ustedes.

  • Anónimo dice:

    Me encanta Zeta. Es sin duda uno de mis vocalistas favoritos y siento que está un poco infravalorado, pero creo que se está empezando a ganar por fin su lugar. Me alegra saber que estamos de acuerdo en alguna canción. A mí las 5 que más me gustan quizá sean las siguientes, aunque no lo tengo del todo claro:
    5.Satanael
    4.Pensatorium
    3.Moriré siendo de ti
    2.Hechizos,pócimas y brujería
    1.Ira Dei

  • Javier dice:

    Vamos Mago de Oz, siempre adelante con fuerza, viva el Rock.

  • Juandie dice:

    Muy buen resumen por parte de Jason Cenador hacia uno de los mejores álbumes de MAGO DE OZ con Zeta a la voz a través de estos 5 temas de dicho álbum.

  • taranis80 dice:

    Totalmente de acuerdo contigo en el análisis, aunque difiero de la lista escogida en una canción en particular: Illussia. Del disco homónimo no sólo no creo que sea una de las más destacables, sino que es, con mucho, la que menos me gusta, y aún a día de hoy sigo sin entender qué pinta en el Diabulus in Opera, habiendo maravillas como Pensatorium (sin salir del mismo disco) que hubiera encajado a la perfección en un concierto de ese tipo y habría sido una pasada.

    Volviendo al tema que nos ocupa, aparte de estar de acuerdo con el análisis general, también lo estoy con lo que he leído por los comentarios de que Zeta está muy infravalorado y merece más reconocimiento del que tiene. Creo que ha sabido ganarse su puesto con paciencia (mucha) y tenacidad y siendo él mismo. Las comparaciones son odiosas y creo que aquí sobran, ya que tanto José cómo Zeta son dos grandes vocalistas y cada uno en su terreno son o han sido un gran activo en la banda.

    Mi lista sería casi igual a la escogida en el artículo, con la salvedad de apenas un par de ellas y de que el orden sería distinto:

    1. Xanandra
    2. Pensatorium
    3. Hechizos, pócimas y brujería
    4. El Amor Brujo
    5. Satanael

  • Mariana dice:

    Honestamente a mí no megusta z nada como la voz de Andrea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.