Madness 2
gusylosimpostores

King Crimson: 50 años en la corte del Rey Carmesí

9 octubre, 2019 11:42 am Publicado por  9 Comentarios

El próximo 10 de octubre cumplirá 50 años el primer álbum de la legendaria banda inglesa King Crimson. Este disco se llamó ‘In the Court of the Crimson King’, y supuso un hito en la historia del rock, ya que, podemos decir, que fue el que señaló el camino de lo que iba a ser un nuevo género: el rock progresivo.

El disco dura 44 minutos, repartidos entre cinco temas que mezclan el rock guitarrero, improvisaciones jazzísticas con trompetas y saxofones, atmósferas bucólicas con flautas y mellotrón (una especie de teclado eléctrico, muy popular en los 60, antecedente del sampler) y épica música clásica. A veces tranquilo y accesible, a veces desquiciado y complejo. Es un disco que marcó un antes y un después en el mundo del rock por el talento de los músicos que lo compusieron, su frescura y lo desafiante de su propuesta.

El álbum se publicó el 10 de octubre de 1969. Durante la década de los 60, los convencionalismos musicales empezaron a romperse. Los Beatles, Zappa, etc. empezaron a deshacerse de los corsés que implicaba el compromiso con un género. Experimentando, añadiendo y combinando lo que hasta el momento no se había hecho. Algunas bandas previas a King Crimson dieron pinceladas de lo que llegaría a ser rock progresivo. Bandas como los mencionados Beatles, los Moody Blues, o Genesis añadieron al pop rock ciertos elementos vanguardistas (experimentación psicodélica, rock sinfónico…). Pero no fue hasta ‘In the Court of the Crimson King’ donde se sentaron las bases del género propiamente dicho.

La historia de este grupo comienza en el año 67, cuando el guitarrista Robert Fripp, alma mater y caudillo de King Crimson (único miembro permanente de la banda) contesta a un anuncio para unirse al grupo que habían formado los hermanos Peter (bajo y voces) y Michael Giles (batería), y al que posteriormente se uniría también Ian McDonald, un multiinstrumentista especializado en flauta, saxofón y teclados. El grupo se llamaría Giles, Giles & Fripp y sacaron un disco en 1968 llamado ‘The Cheerful Insanity’. El disco no tuvo mucho éxito, y provocó la salida de Peter Giles, descontento con el resultado. Para sustituir a Peter, Fripp llamó a un amigo de la infancia, Greg Lake (que fundaría después el grupo Emerson, Lake and Palmer). McDonald, a su vez, llamó a un ex compañero suyo del grupo Infinity, Peter Sinfield, que escribió todas letras, ejerció de iluminador en los directos (aspecto al que la banda daba mucha importancia), y puso el nombre a la nueva banda haciendo referencia a uno de los muchos nombres que recibe Belcebú: el rey Carmesí, King Crimson.

Para producir el disco, la banda contó con Tony Clarke, quien había trabajado con los Moody Blues. Pero parece que Clarke tuvo problemas para entender lo que los chicos de King Crimson querían hacer, así que abandonó el proyecto, asumiendo la propia banda las labores de producción. Barry Godberg, un amigo de Pete Sinfield, y programador informático de profesión, se encargó de la icónica portada del disco. Inspirado por el sonido del grupo, dibujó la cara de un hombre horrorizado, con la boca y ojos muy abiertos y con una expresión de terror que hiela la sangre.

El primer concierto de King Crimson tuvo lugar en julio de 1969, en Hyde Park, frente a 650.000 personas, en un concierto en el que abrían para los Rolling Stones.

Las cinco canciones que componen el disco son:

21st Century Schizoid Man: Declaración de principios del disco. Auténtica bomba musical que combina elementos de rock y de jazz, con un larguísimo y sesudo solo de guitarra, caóticos pasajes de saxofón y batería, voces distorsionadas que hablan, crípticamente, sobre la guerra de Vietnam y el consumismo. Impresionante el final del tema.

I Talk To The Wind: Contrapunto bestial a la primera canción. Tranquila y bucólica melodía, donde las flautas y la ahora dulce voz de Greg Lake nos llevan a una especie de falsa paz donde un hombre desesperado habla al viento de la confusión y desilusión que hay a su alrededor, pero el viento no escucha, el viento no puede escuchar.

Epitaph: Con un redoble de tambor empieza el tercer tema del disco. Preciosa y épica, con una letra poética, pesimista y profética sobre el presente y el futuro:“The fate of all mankind I see is in the hands of fools”. La música y la sentida voz de Lake nos arrastran, hundiéndonos en la desesperanza, con el desgarrador estribillo “Yes I fear tomorrow I’ll be crying“.

Moonchild: Comienza con una bonita melodía acompañada con el sonido del mellotrón y los platillos. Cuando cesa la voz, empieza el desafío para el que escucha, con una larga improvisación instrumental donde suenan, de manera aislada, caótica y arrítmica diferentes instrumentos. (Quizá esto fue lo que acabó con la paciencia de Tony Clarke).

In The Court Of The Crimson King: La canción que da nombre al disco. Arreglos sinfónicos con toques medievales combinados con elementos de jazz y blues. Letras crípticas sobre brujas y bufones, y solos de flauta firman el perfecto final de esta extraña reliquia musical.

El álbum tuvo bastante éxito de ventas, llegando al número 5 en Inglaterra en noviembre del 69. En esos días, la banda, estando de gira por EEUU, empezó a fragmentarse. Giles y McDonald, en desacuerdo con la dirección del grupo, decidieron abandonarlo. Fripp, apenado, propuso abandonar él la banda, pero le respondieron que King Crimson era su proyecto, y sería injusto que renunciara a su sueño.

Y no lo hizo. King Crimson ha sacado 12 discos más, con Robert Fripp siempre dirigiendo desde su rincón en el escenario los continuos cambios en la formación de grupo y su atrevida, singular y desafiante propuesta musical.

Forolo

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

9 comentarios

  • Ester says:

    Confusion will be my epitaph….. Q recuerdos.

    • Anónimo says:

      Este fue el grupo favorito de mi hermano. Tanto es así que cuando falleció hace unos meses, pidió que en su funeral se pusiera epitaph , y así se hizo. Fue un maravilloso funeral lleno de música de aquellos años elegida por todos sus amigos, los que le acompañaron durante sus 66 años de vida.yo aún no he podido volver a escuchar ninguno de esos discos. Espero que el me ayude a conseguirlo.

  • KC says:

    He visto a King Crimson tocar algunos de estos temas y es impresionante. El mejor concierto que he visto nunca. Estos músicos son de otro planeta.

  • Andres Enriquez says:

    Yo creci con los acordes de crinsom, no fue moda ni cosa paresida. Es un estilo de vida, gracias por tal genialidad.

  • MSM M. says:

    Imprescindible!

  • Juandie says:

    Muy buen resumen hacia tan histórico álbum de KING CRIMSON por su 50 aniversario. Uno de los albumnes pioneros del llamado Rock Progresivo para la cantidad de bandas británicas que vendrían después de estilo similar.

  • Mina says:

    De lo mejor de la música. Muy grandes, con una creatividad difícilmente superable

  • Anónimo says:

    Este es el primero de una colección de muy buenos discos los he visto en directo y si creo que es el mejor concierto que he visto y mis 61 años he visto unos cuantos

  • Edu says:

    Como me dijo hace ya unos años un amigo, lo de King Crimson no es música, es más que música. Y tengo algo pendiente, ver al grupo en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.