guadaña octubre
leize a new label
jorge salan
jl saiz
haches a new label
frack carducci
puente rock 2021
eyrem
wild freedom
mar de fondo
higgs
hyde xxi
sodom
fausto taranto
escuela de rock de palencia
pipo & travelin\

John Lennon / Plastic Ono Band "The Ultimate Colletion": 50 años de paz, amor y música

23 abril, 2021 1:30 pm Publicado por  2 Comentarios

Foto: David Nutter © Yoko Ono Lennon

“John Lennon era como un genio encerrado en una botella que necesitaba que alguien le sacara de ella para agradecernos con sus deseos”

La historia de la música no sería tal si no fuera por la innegable contribución que The Beatles hizo a la escena y a la industria, una revolución que trasgredió más allá de lo musical para interferir de manera inclusiva para unos e invasiva para otros en los aspectos que en los años sesenta y setenta eran considerados como trasgresores: las drogas, el sexo, la música y el arte, e intocables como: la política, la educación y la religión.

Los cuatro de la formación de Liverpool fueron considerados como revolucionarios e irreverentes, ídolos y aberraciones, modelos a seguir y patrones a rechazar, y todo ello lo consiguieron mostrar a través de su música y el subsecuente estilo de vida que el cuarteto del Cavern adoptó durante la década de exhausta actividad en la que se mantuvieron en la cúspide de una sociedad cada vez más cambiante y vertical.

Lennon, The Beatles & Ono

Tras la controvertida separación de The Beatles cada miembro de la formación tomó su propio rumbo y en algunos momentos llegaron a confluir (menos Lennon y McCartney). Aunque Paul fue el más prolífico, fue Lennon quién tuvo una mayor repercusión mediática y social. Mucha de la culpa de esa popularidad social la tuvo su esposa, Yoko Ono, acusada en su día de haber sido la causante de la separación del cuarteto, sobre todo al romper John el acuerdo que tenían de no permitir la asistencia a las grabaciones de novias, esposas o familiares en ellas. La insistencia de Lennon al respecto de que a Yoko le permitieran asistir a las grabaciones, y los comentarios y sugerencias de esta en las sesiones de grabación molestaban al resto, pero asentían ante ello para no crear más tiranteces entre ellos. Este punto de culpabilidad contra Ono se desmintió más tarde de forma categórica.

Foto: David Nutter © Yoko Ono Lennon

La relación de John con Ono inició de una forma tan fortuita como extravagantemente romántica. Fue el 9 de noviembre de 1966, en la londinense Indica Gallery. Lennon acudió a una de las exposiciones en las que Yoko exhibía sus obras, impresionado por la expresividad de lo que estaba viendo, John buscó a la artífice de la exposición, al encontrarla tuvieron la ya famosa frase del “clavo” en la que frente a una obra en la que lucía un cartel con la frase: “Clava un clavo”, John le preguntó a Yoko: “¿Puedo clavar un clavo?”, a lo que la artista japonesa respondió: “Sí, puedes si me das cinco monedas”, John avispadamente le contestó: “Te doy cinco monedas imaginarias si me dejas clavar un clavo imaginario”. Desde ese primer momento los dos sintieron una fuerte atracción e iniciaron una relación que acabó con sus respectivos divorcios (Lennon estaba casado con su novia de toda la vida: Cynthia Powell, y Ono lo estaba con su segundo marido, el director de cine Anthony Cox), no sin problemas con sus respectivos ex, ya que ambos pasaron por unos agresivos divorcios.

Lennon sufría la ira de Cynthia, quién al final del litigio consiguió la casa en la que vivían, una sustancial pensión y la custodia del hijo en común: Julian Lennon. Por su parte, Yoko no fue menos desafortunada, ya que su exmarido acabó secuestrando a Kyoko, hija a la que más tarde dedicaría la canción: “Don’t Worry Kyoko (Mummy’s Only Looking For Her Hand In The Snow)”, incluida ésta en el álbum de John y Yoko: ‘Live In Peace In Toronto 1969’.

Pero antes de ese álbum la pareja ya había demostrado su carácter creativo y compositivo grabando en 1968 el álbum experimental: ‘Unfinished Music Nº 1: Two Virgins’, álbum que suscitó tremendo escándalo al aparecer en la portada un autorretrato de la pareja abrazándose de pie y totalmente desnudos. La portada fue más que polémica y por ello el álbum fue censurado en varios países. Finalmente, el disco llegó a las estanterías con la portada cubierta por un papel Kraft marrón en el que desde dos orificios se podían ver solo las caras de John y Yoko.

En marzo de 1969 la pareja se casó en Gibraltar. Tras ello, pasaron unos días en París, dónde decidieron mostrar al mundo su incorformismo, creatividad y pacifista compromiso social. Eso lo hicieron en la ya famosa habitación 402 del hotel Hilton, recamara en la que, encamados y vestidos con sus pijamas blancos, mantuvieron durante una semana un encierro voluntario.

La pareja apareció en las portadas de gran parte de la prensa mundial, prensa que había sido invitada por la pareja a exprofeso, causando ello un gran revuelo e impresión. Dándose cuenta de lo rápido y fácil que había sido el hacer llegar su mensaje a todo el mundo, John y Yoko quisieron emular ese mismo acto de protesta pacífica en otras ciudades. La primera en la lista fue Las Bahamas, desde donde quisieron seguir a Nueva York, pero la drogadicción de Lennon tuvo como consecuencia la negativa de las autoridades del país a concederle el visado de entrada. Eso les hizo elegir como segunda opción a la canadiense ciudad de Montreal. De su paso por ella quedó la célebre actuación en vivo desde la cama de la habitación 1742 del Hotel The Fairmont Queen Elisabeth, en la que interpretaron el que más tarde sería el célebre himno: “Give Peace A Chance”.

La canción ya la habían interpretado unos días antes en la habitación del Sheraton Hotel Bahamas como prueba previa al apretado evento de la ciudad canadiense.

Turbulencias

Durante los años en los que The Beatles dejaron las giras, tras el ’Beatles ’66 US Tour’ en agosto de 1966, se dedicaron exclusivamente a las grabaciones. A partir de ese momento, las relaciones entre ellos fueron cada vez más turbulentas, sobre todo entre McCartney y Lennon, relaciones que, tras la muerte del quinto Beatle, su manager Brian Epstein (27 de agosto de 1967), fueron espiralmente de mal en peor, llegando a un relevo en el dominio de las riendas en la banda cuyo cetro iba pasando de una mano a otra pasando por la de todos, aunque especialmente este peso acabó recayendo en McCartney, acabando éste justo cuando Paul presentaba su primer disco en solitario: ‘McCartney’ (10 de abril de 1970).

Muy a pesar de los esfuerzos que se hicieron para mantener al cuarteto unido; entre ellas, el intento de retornar a los escenarios, escenificado por el mítico “no concierto” del 30 de enero de 1969, presentando el disco ‘Let It Be’ en la mítica actuación que tuvo lugar en la azotea de las oficinas de la compañía perteneciente a la banda: Apple Corps (Realmente ésta fue una actuación improvisada sin público). Tampoco funcionó el esmero propuesto por el designado Ringo para convencer a Paul a que pospusiera la presentación de su primer álbum, cuya negativa llevó al consecuente aplazamiento de presentación de ‘Let It Be’ (previsto inicialmente para el 24 de abril del `70, álbum que finalmente se editó el 8 de mayo del mismo año), resuelto ello para no coincidir en fechas con el de McCartney y que éste se sintiera más cómodo con las decisiones a tomar al respecto. Pero, finalmente, todos esos esfuerzos fueron en vano, ya que el mismo día de la presentación de su disco, McCartney anunciaba unilateralmente y de forma no demasiado directa, la disolución de la banda, tras ello, supuestamente diez días después, un enrabietado Lennon firmaba la disolución de The Beatles desde el hotel Polynesian Village de Disney World.

Antes de esa disolución, la banda ya había padecido los intentos de separación con las marchas de Ringo y Harrison, aunque estas fueron derogadas por ellos mismos al poco de sus decisiones.

La separación de The Beatles dejó huérfanos de sentimientos a millones de fans de todo el planeta y convulsionó no tan solo al mundo de la música, sino que también llegó a la fibra social haciendo correr ríos de tinta en la prensa mundial del momento.

Solos

Foto: David Nutter © Yoko Ono Lennon

Que las cosas no iban bien entre ellos tras la muerte de Epstein era más que evidente, sus inquietudes y diferencias musicales eran muchas, lo que llevó a Ringo a sus cameos cinematográficos y la edición de su álbum en solitario un mes antes de la disolución de The Beatles (‘Sentimental Journey’, 27 de marzo del 70). Por su parte, Harrison editó su primer álbum en solitario: ’Wonderwall Music’ (1 de noviembre del 68), al que le siguió: ‘Electronic Sound’ (9 de mayo del 69). Pero el más prolífico en esos escarceos fuera de la formación central fue John, quién con Yoko Ono a su lado grabaría el anteriormente mencionado ‘Unfinished Music Nº 1: Two Virgins’ (20 de mayo del 68), ‘Unfinished Music Nº 2: Life With The Lions’ (9 de mayo del 69), ‘Wedding Album’ (20 de octubre del 69), el directo grabado durante el concierto que dieron ante 25000 personas en el Toronto Rock n Roll Revival, el 13 de septiembre de 1969 (álbum editado el 12 de diciembre del 69 bajo el también comentado: ‘Live Peace In Toronto 1969’).

Éste concierto fue casi improvisado, ya que Lennon recibió la invitación unos días antes, tiempo justo para que John y Yoko reunieran a su banda para el evento. Esa premura hizo que el ensayo para el concierto tuviera que hacerse de forma acústica durante el trayecto de avión hacia la ciudad canadiense. La banda, que por primera vez se presentaba bajo el nombre de John Lennon/Plastic Ono Band tenía como componentes a John Lennon a la voz y guitarra rítmica, Yoko Ono en la voz, piano y elementos de viento, Eric Clapton a la guitarra principal, el artista y portadista Klaus Voorman en las líneas de bajo y Alan White a la batería. Según Clapton, tras ese concierto, John le comentó que en cuanto llegase a Inglaterra dejaría a The Beatles…

Plastic Ono Band

Tras ese éxito y la ya consolidada disolución de The Beatles por las enumeradas diferencias entre John y Paul, acentuadas éstas por las superposiciones que ejercían sus respectivas esposas: Yoko y Linda, hicieron que Lennon decidiera grabar un nuevo álbum, el considerado como primero de estudio de la banda, salió en  bajo el nombre de Lennon/Ono Plastic Band, conformada por la pareja además de por Klaus Voorman en las líneas de bajo, Ringo Starr en la batería, además de Billy Preston y el productor Phil Spector en el piano, en los temas ‘God’ y ‘Love’, respectivamente.

El disco, considerado el primero en solitario de John y Yoko al no ser tan experimental como los demás (al menos sí lo fue bajo el nombre de la banda y el primero de John tras la separación de The Beatles). ‘John Lennon/Plastic Ono Band’ fue escrito en su totalidad por Lennon. Las letras de las canciones están influenciadas por el libro del terapeuta Dr Arthur Janov: ’Primal Scream’, y por las emociones más relevantes en la infancia y la disolución de The Beatles en una personal y mística visón propia en la vida del propio John.

‘Lennon/Plastic Ono Band’ se grabó en los Abbey Road Studios y fue producido por John, Yoko y Spector. El proceso de grabación, producción y mezclas duró casi un mes (iniciado el 26 de septiembre y finalizado el 23 de octubre del ’70). Finalmente, el disco vio la luz el 11 de diciembre de 1970, significando todo un éxito de ventas ya que fue disco de oro, alcanzando el puesto número 8 en las listas británicas y el 6 en la de Billboard, además de las decenas de reconocimientos de revistas a nivel mundial.

El disco se grabó a la vez que lo hacía el análogo: ‘Yoko Ono/Plastic Ono Band’, un álbum experimental y con unos excesos vocales que hicieron que la crítica literalmente lo machacara. El nombre de la banda lo propuso Yoko Ono tras ver una obra de arte en la que los conceptos de la sociedad de la época se veían representadas entre plástico transparente. La edición de ‘John Lennon/Plastic Ono Band’ fue el asentamiento para que Lennon creara la obra culmen de su carrera en solitario: “Imagine” (8 de octubre del ’71).

De este icónico trabajo se han realizado varias reediciones: En 1998 se editó en la caja recopilatoria: ‘John Lennon Anthology’. En el 2000, se editó en CD con dos temas inéditos: “Do The Oz” y “Power To The People” y en el 2010 se reeditó en el homenaje a los setenta años que habría cumplido Lennon si el 8 de diciembre del ’80 Mark Chapman no le hubiera descerrajado cuatro disparos por la espalda frente al edificio en el que vivía en Manhattan, Nueva York (Edificio Dakota, situado en la calle 72), lugar al que acudía para arropar a su hijo Sean, que en aquél entonces contaba con tan solo 5 años de edad.

Los contenidos

El pasado año se cumplió el 40 aniversario del asesinato de Lennon, y éste año se cumplen 50 de la edición de ‘John Lennon/Plastic Ono Band’, por ese motivo su viuda ha querido rendir homenaje a John y a ese medio siglo de lo que fue un gran evento para la historia de la formación, y lo hace con una caja muy especial que contiene 6 CDs que comprenden el álbum con diferentes mixes, remixes, documentarios y Jams del álbum, 2 Blue Ray con 159 canciones, un poster con la leyenda “War Is Over (If You Want It). Love And Pace from John and Yoko”, 2 postales, y un libro con 128 páginas en las que se relata de manera muy explícita, bien detallada e ilustrada, el contenido de todo el box y los pormenores de su concepto.

John Lennon / Ono Plastic Band

El álbum original se abre con ese desgarrador recuerdo de John hacia su madre, en un tema denso, quejosamente ascendente (Primal Scream) y hasta siniestro. Las campanas de “Mother” se inyectan en un ritmo que se deshace entre los arpegios lentos de un piano y el Charles de una batería que marca el sentimiento con el que John araña el recuerdo de su progenitora, referenciada también en el letárgico y crudo final de “My Mummy’s Dead”.

Esta apertura marca la línea minimalista y entristecida del álbum, recostados estos preceptos en las partes más melódicas que se concentran en “Hold On”, “Remember” y “Love”, trío que nos sume en tempos bien ordenados, ambientales y tan delicados como la porcelana.

Pero el álbum no se alimenta solo de las partes más profundas y livianas, sino que también contiene esos ámbitos más ácidos y experimentales que proponen los intensos “I Found Out” y “Well Well Well”, ritmos que insuflan el suficiente aire como para hacer aparecer una necesaria punta de eléctrica pasión.

Sin duda, el álbum se acerca en todo momento a lo que Lennon expuso ante lo que como compositor había conseguido: “Este es mi particular Sgt. Peppers…”, y si bien podemos validar personalmente esa definición, es con la escucha de “Isolation”, “Look At Me” y “Working Class Hero”en los que podremos hacer nuestra esa frase.

Mención especial hizo en el streaming de presentación del álbum el bajista, artista y portadista Klaus Voorman, al considerar a “God” como su punto cúlmine en el álbum: ““God” es un tema tranquilo al que se le da una fuerza muy especial. Tocarlo con Ringo era algo mágico”.

Mezclas, remezclas, jams, extras y rarezas

Esos once temas se condensan en los diferentes mixes que de ellos se realizaron en estas ediciones especiales, mixes que se sobreponen a lo que en su día John, Yoko y Phil Spector concibieron para la ocasión, lo que consigue un disfrute diverso y muy entretenido de cada una de las composiciones, pudiendo con ellas recrear nuestras propias apreciaciones y preferencias.

Para remachar cada CD podremos encontrarnos con los extras que remodelan y redondean el contenido con los clásicos “Give Peace A Chance”, “Cold Turkey” e “Instant Karma!”, además de una edición especial con retomados mixes del en su día torpedeado ‘Yoko Ono/Plastic Band’. Una rareza que exime de culpa, si la tuvo, la elección de editar este álbum a la sombra de una genialidad.

Entre las rarezas que nos podemos encontrar en el box se encuentra mi parte favorita, esa con la que me he divertido y disfrutado de una manera especial: el disco que contiene las Jams que la banda se marcaba de manera divertida en clásicos como: “Johnny B Good”, “You’ll Never Walk Alone”, la parodia de Elvis con el mix “Don’t Be Cruel”, “Hound Dog” y “When I’m Over You”, así como los apasionados “I’ve Got A Feeling” y “Mystery Train”.

Creo que después de lo expuesto, el mejor cierre para este artículo es reproduciendo las palabras que el representante de Universal Music Tim Plumley dedicó en el streaming a la memoria de John Lennon: “John Lennon era como un genio encerrado en una botellaque necesitaba que alguien le sacara de ella para agradecernos con sus deseos”.

Josep Fleitas

Etiquetas: , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

2 comentarios

  • Juandie dice:

    Cojonudo y extenso resumen hacia ese proyecto que formó JOHN LENNON junto a su mujer YOKO ONO a través de esos 50 años defendiendo entre ambos la LIBERTAD, AMOR y sobre todo la PAZ en este planeta en aquellos lejanos 70.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.