whisky caravan
adventus

John Lennon: 40 razones para amarle

Blog: Mariano Muniesa

2 diciembre, 2020 5:22 pm Publicado por  6 Comentarios

Se acerca la fecha del 8 de diciembre, aniversario del asesinato no solamente de uno de los grandes pioneros de nuestra música, que encarnó e hizo suya la actitud, el espíritu y la filosofía del rock como muy pocos más en la historia, sino de uno de los iconos revolucionarios de la cultura contemporánea que más influencia han ejercido en todas las generaciones que amaron su música y su mensaje de amor por la humanidad y la libertad. Antes de que la prensa “generalista” vuelva a invadirnos de tópicos manoseados, lugares comunes y notas de prensa fusiladas de un año a otro, Mariano Muniesa, en el 40º aniversario de la muerte de John Lennon, os trae 40 razones para conocerle, entenderle y, por tanto, amarle. Una maravillosa historia de rock, paz, amor y revolución.

  1. Siempre nos animó a ser libres

Se dijo siempre de John que fue un estudiante altamente capacitado, inteligente y con gran capacidad de asimilación, pero que nunca tuvo buenas relaciones con sus profesores. ¿Por qué? Pues porque desde niño tuvo un acusado sentido de la libertad. Nunca aceptó la autoridad de los profesores y su espíritu rebelde se manifestó ya en sus primeros años escolares. “Nadie puede ni debe renunciar a su libertad. Ser libre es la primera condición para ser feliz”, una frase que solía repetir a menudo. Esa rebeldía se plasmaba en otra frase muy característica de su carácter: “El tiempo que disfrutaste perdiéndolo, no fue perdido”.

  1. The Quarrymen

    Formó el embrión de los Beatles, The Quarrymen.

En 1956 John, apasionado por el incipiente rock ‘n’ roll que llegaba a Inglaterra desde Estados Unidos, formó con varios compañeros de la Quarrybank Grammar School un grupo al que llamó The Quarrymen. El grupo practicaba lo que por aquel entonces se conocía como skiffle, un estilo derivado del rock ‘n’ roll, del que a su vez se derivaría el sonido beat.

Los Quarrymen tocaron en el verano de 1957 en el picnic anual de la parroquia de Woolton. Uno de los asistentes a esa actuación fue Paul McCartney, que se quedó fascinado al ver a John Lennon cantando “Be-Bop-A-Lula” de Gene Vincent. Al acabar, Macca insistió en saludar a John, con el que empezó a hablar de música, hasta que terminó por coger la guitarra de John y tocar cosas de Eddie Cochran. La telepatía musical entre los dos empezó a funcionar a la perfección, asta el punto que John invitó a Paul a unirse a The Quarrymen. El resto de la historia ya es conocido…

  1. “Love Me Do”

Para muchos de sus seguidores, “Love Me Do” es la canción que representa la quintaesencia del sonido y el estilo de los Beatles de la primera época. Es una canción sencilla, que se inicia con John Lennon tocando la armónica, y que es de una maravillosa simplicidad. “Es la magia que posee la música” dijo en cierta ocasión Pete Townsend, de The Who. “Los Beatles no eran unos virtuosos, no eran grandes intérpretes, sin embargo tuvieron la inspiración y la genialidad de hacer unas canciones muy básicas, muy sencillas, pero que cambiaron la historia del mundo”.

“Love Me Do” fue la cara A del primer single que The Beatles editaron el 5 de octubre de 1962. Llegó al nº27 de la lista de éxitos del New Musical Express y al 21 en el Melody Maker, aunque logró el nº1 de la lista de Mersey Beat. Cuando se editó en Estado Unidos en mayo de 1964, estuvo una semana como nº1 de Billboard. En el otoño de 1982 se relanzó como single al cumplirse su 2 aniversario y fue nº4 en Gran Bretaña e Irlanda

  1. Con Dylan

    Nos enseñó a amar la genialidad de Bob Dylan

A la hora de escribir letras, los Beatles en general y John Lennon en particular siempre señalaron a Bob Dylan como una de sus influencias más importantes y presentes en su música. El propio Lennon admitió en más de una ocasión que escribía sus letras “a lo Dylan”  –  “I’m a Loser” de ‘Beatles For Sale’, “You’ve Got to Hide Your Love Away” de “Help!” o “In My Life” de  ‘Rubber Soul’ son ejemplos claros- y aunque a éste no le agradaba en absoluto ser imitado, se sintió siempre halagado por ser una influencia para alguien como John Lennon.

  1. Cedió “I Wanna Be Your Man” a los Rolling Stones

Uno de los primeros éxitos de cierto nivel que los Rolling Stones colocaron en las listas británicas se produjo tras un encuentro casual de Mick Jagger y Brian Jones con John Lennon y Paul McCartney. A pesar del supuesto enfrentamiento que la prensa musical de la época trataba de alimentar constantemente entre los dos grupos, lo cierto es que sus relaciones a lo largo de los años 60 fueron amistosas y cordiales, hasta el punto de que “I Wanna Be Your Man”, originalmente escrita por el tándem compositivo de los Beatles, fue lanzada como single de los Stones el 1 de noviembre de 1963 y alcanzó el puesto número 12 en las listas del Reino Unido. Fue la canción que abrió los conciertos del primer tramo americano de la gira de los Stones ’50 & Counting’ en 2002

    1. “Aplaudid chocando las joyas”

La publicidad señala la autoría del tema

En 1963 los Beatles fueron invitados a actuar en una importante gala benéfica en el London Palladium, a la que iba asistir incluso parte de la familia real británica. Era todo un acontecimiento social al que asistió la crème de la crème de la aristocracia inglesa y la participación de los Beatles despertó igualmente una gran expectación. Hacia la parte final de su concierto, antes de tocar “Twist and Shout”, John Lennon se dirigió a los espectadores y pronunció una frase, cargada de crítica social pasó a la historia: “Por favor, en este tema quiero que todos participen. Los que están sentados en los asientos más baratos, que aplaudan con sus manos; Los que están en los palcos más caros basta con que aplaudan chocando sus joyas”.

  1. No reculó ante la hipocresía religiosa

“Los Beatles somos en este momento más famosos que Jesucristo”, dijo John Lennon en una entrevista publicada en marzo de 1966. Esta frase, convenientemente sacada de contexto y agitada desde los sectores más ultraconservadores, especialmente los religiosos, sirvió de pretexto para desencadenar una furiosa campaña contra los Beatles, que incluyó una condena del Vaticano, la prohibición de la emisión de sus discos en algunos países y quemas públicas de sus discos y fotos en actos de protesta organizados por fanáticos religiosos.

Ante las dimensiones que alcanzó la polémica, cuando Lennon volvió a ser preguntado por esas declaraciones, se reafirmó en su postura. “No soy anti-Dios, anti-Cristo o anti-religión”, aseveró. “No estaba atacando a Jesucristo. No estaba diciendo que somos mejores o más grandes, o comparándonos con Jesucristo como persona o como hijo de Dios. Simplemente, dije que los Beatles son más conocidos ahora en todo el mundo, como lo puede ser también la televisión, por ejemplo”.

  1. Se posicionó contra el racismo: Los Beatles se negaron a tocar para audiencias segregadas en Estados Unidos

En 1964 aún existían leyes segregacionistas en algunos estados de los USA, como por ejemplo Florida, que exigía que en todos los espectáculos públicos blancos y negros estuvieran separados. Cuando John Lennon supo que la actuación de los Beatles en el Gator Bowl en Jacksonville, Florida, se iba realizar en cumplimiento de esa legislación, advirtió que antes de tocar ante audiencias segregadas, suspenderían el concierto. Ante la enorme presión que se ejerció desde el Movimiento por los Derechos Civiles y los sectores mas progresistas, las autoridades finalmente permitieron que blancos y negros fueran al concierto sin seguir ninguna medida de separación o segregación entre ellos.

Al subir al escenario, John Lennon dijo: “Nunca tocamos para audiencias segregadas y no vamos a empezar ahora. Preferiría perder el dinero de nuestro caché”.

  1. Madrid y Barcelona, julio de 1965: ¡Qué noche la de aquel día!

Con el recelo e incluso la actitud abiertamente hostil de las autoridades de la época, los Beatles llegaron a la España en blanco y negro de los 60 en plena dictadura para dar dos conciertos, el 2 de julio de 1965 en la Plaza de Las Ventas de Madrid y el 3 de julio de 1965 en la Plaza Monumental de Barcelona que indudablemente marcaron para muchos jóvenes un antes y un después. Como bien afirmó el profesor e historiador de la Universitat de Barcelona Magí Crusells, autor junto a Alejandro Iranzo del libro ‘The Beatles, una filmografía musical’, “Los conciertos de los Beatles en Madrid y a Barcelona supusieron la mayoría de edad del rock en España. Es cierto que ya se habían producido conciertos de rock en espacios como palacios de deportes y similares, pero ahora por primera vez se realizaba en un espacio abierto y ante más de 15.000 personas, en su mayoría jóvenes y con una afición común. La primera vez que diferentes jóvenes de una generación estaban reunidos descubriendo la magia de la música en vivo y en directo en un concierto multitudinario y al aire libre”.

En Madrid, paradójicamente, solamente se llenó algo más de la mitad del aforo y tanto para los que pudieron pagar la considerablemente cara entrada para la actuación como para los que se congregaron en la puerta para al menos, escuchar al grupo en directo – los precios de las entradas oscilaron entre las 75 pesetas y las 450 pesetas las localidades con silla en la arena, una fortuna en aquellos tiempos- la experiencia fue inolvidable, a pesar incluso de la intimidatoria y amenazadora presencia de la policía armada, que llegó a emplearse violentamente contra algunos fans del grupo. En Barcelona en cambio sí que la afluencia fue masiva y estuvo a la altura de lo esperado.

  1. La primera canción de rock psicodélico: “Tomorrow Never Knows”

La pieza que Lennon llamó “mi primera canción psicodélica” supuso uno de los momentos más emblemáticos de ‘Revolver’, el primer disco experimental del grupo. Es posible que a “Tomorrow Never Knows” le hayan faltado las voces de los miles de monjes que Lennon había planeado originalmente para la grabación, pero en cualquier caso es una de esas canciones que sin ser un clásico, muestra el genio compositivo y la creatividad de John Lennon.

“John escribió la letra de la versión de Timothy Leary del ‘Libro tibetano de los muertos’. Era la Biblia de todos los seguidores psicodélicos, y la canción en realidad era puro LSD musical. Probablemente la primera en la que nos introducíamos en ese mundo. La gente siempre pensó que “Lucy in the Sky With Diamonds” era sobre el LSD, pero en realidad no lo era”, señaló en una entrevista Paul McCartney en 1984

  1. ‘How I Won The War’ (Como gané la guerra)

En los años en los que los jóvenes de todo el mundo se movilizaban contra la guerra de Vietnam, John Lennon aceptó la oferta del director de cine Richard Lester para hace un papel secundario en la película ‘How I Won The War’ –estrenada en España como ‘Como gané la guerra’-, una parodia anti-belicista que narraba las peripecias del perdulario Teniente Goodbody, personaje protagonizado por Michael Crawford, un militar inepto que dirige una compañía de soldados no menos ineptos que él durante la segunda guerra mundial, que afronta la inefable tarea de construir un campo de cricket en pleno desierto del Sahara por detrás de las líneas enemigas. En la película, que se filmó en el desierto de Almería, John Lennon daba vida al oficial Private Gripweed.

La película en sí no puede decirse que sea un clásico de la historia del cine, ni la interpretación de John Lennon especialmente destacable, pero siempre tuvo el valor de ser un experimento cinematográfico muy característico del espíritu desenfadado, aconvencional y rupturista del cine inglés de los años 60, al margen de su crítica al militarismo y al belicismo.

  1. “Strawberry Fields Forever” (I): La canción

El primer dato conocido sobre esta casa, cerca de la cual creció y pasó parte de su infancia Lennon – solía acudir de niño con su tía Mimi cada verano a una fiesta que se celebraba en sus jardines-, data de 1870. En 1912 fue comprada por un comerciante cuya viuda vendió la propiedad al Ejército de Salvación en 1934. Se inauguró el 7 de julio de 1936.

​La zona boscosa detrás del edificio, que Lennon apodó en plural, “Strawberry Fields”, fue donde él y sus amigos de la infancia, Pete Shotton e Ivan Vaughan jugaban a menudo. Varios biógrafos del músico aseguran que este lugar inspiró a Lennon a dedicarse a la música.

“Strawberry Fields Forever” fue compuesta en su primera versión justamente durante la estancia de John Lennon en Almería rodando ‘How I Won The War’ y es otra de las canciones que tras el aire nostálgico y con referencias a diferentes recuerdos de infancia, posee connotaciones surrealistas y psicodélicas, con algunos pasajes muy crípticos que bien podría hacer referencia a la propia situación emocional de Lennon a mediados de los 60. Y fuera de la música, ha sido una pieza que ha inspirado multitud de obras, en especial en el cine y en la literatura.

  1. “Strawberry Fields Forever” (II), la película: ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’

En 2013 se estreno ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’, película dirigida por David Trueba, ganadora de seis premios Goya y una de las mejores road-movies que se han filmado en los últimos años en el cine español. La aventura inspirada en una historia real de un profesor de inglés de Albacete, devoto fan de los Beatles que de hecho usa sus canciones en sus clases para estimular a sus alumnos, que al conocer que John Lennon está en Almería rodando ‘How I Won The War’, se decide a ir hasta allí para conocerle dejó una película muy bien ambientada, que refleja muy bien como era la España de los años 60 y que está llena de referencias a los Beatles y al propio John Lennon. De hecho, se dice que el profesor real que inspiró el argumento de esta película, Juan Carrión, consiguió que en las sucesivas reediciones de los álbumes de los de Liverpool se incluyeran las letras de sus canciones.

  1. “Strawberry Fields Forever” (III), la novela: ‘Campos de Fresas’.

Esta canción inspiró a uno de los novelistas de mayor éxito editorial en España y América Latina de las últimas décadas, Jordi Sierra i Fabra, a su vez uno de los pioneros del periodismo musical especializado en rock en nuestro país, autor de la primera Historia del Rock escrita en castellano y confeso admirador de John Lennon a la publicación de la que ha sido una de sus obras más apreciadas y más vendidas de toda su dilatada trayectoria literaria, ‘Campos de Fresas’, escrita en mayo y junio de 1966 y publicada a comienzos de 1997. La trama se centra una investigación policial organizada para descubrir a los traficantes de drogas que proporcionaron a la protagonista de la novela una pastilla de éxtasis que le ha llevado a ser hospitalizada en estado de coma. Se dice que en tanto que la letra de ‘Strawberry Fields Forever’ hace alusión a los “campos de fresas” por lugares para evadirse de la realidad y escapar de los problemas de la vida cotidiana, esos “campos de fresas” bien podrían ser una metáfora sobre lo que rodea el consumo de drogas de diseño.

  1. “All You Need Is Love”

Poco o nada quizá valga la pena añadir sobre esta canción, el más emotivo himno que John Lennon escribiera reivindicando la necesidad de amar y de poner el amor en el centro de nuestras vidas. Ha pasado a la historia fundamentalmente porque fue la contribución británica al programa ‘Our World’, la primera transmisión de un programa televisión vía satélite a todo lel mundo. En la noche  del 25 de junio de 1967, la interpretación de los Beatles de “All You Need Is Love” desde el estudio, con la presencia como invitado de Mick Jagger, llegó a ser vista por más de 400 millones de personas.

“No hay nada que puedas hacer que no pueda hacerse / nada que puedas cantar que ya no fuera cantado / no hay nada que puedas decir / pero puedes aprender a jugar / es fácil . No hay nada que puedas construir que no se haya construido / nadie a quien puedas salvar que no fuera salvado / no hay nada que puedas hacer pero puedes aprender a estar al día / es fácil / todo lo que necesitas es amor”.

 

All you need is love Beatles from Arturo on Vimeo.

 

  1. Desmitificó las drogas: “Lucy in the Sky with Diamonds” no trataba sobre el ácido

Durante muchos años circuló la teoría de que “Lucy In The Sky With Diamonds”, era una suerte de metáfora sobre el LSD. Su letra, críptica y onírica, daba elementos para pensar que el ácido lisérgico había inspirado esta pieza, pero Lennon siempre lo negó y en más de una ocasión contó la historia real de la canción: “Es muy simple. Mi hijo llegó a casa con un dibujo y me mostró a una mujer de aspecto extraño volando por ahí. Le pregunté: “¿Qué es?” y él respondió: “Es Lucy en el cielo con diamantes”, y pensé: “Eso es hermoso”. E inmediatamente escribí una canción sobre lo que me sugirió aquel dibujo”.

  1. The Beatles, el álbum

Este fue el primer disco en el que cada uno de los Beatles compuso temas en solitario, rompiéndose el tándem Lennon-McCartney, una de las razones, según Lennon, de que McCartney nunca haya apreciado el white album, en tanto que su posición predominante como compositor perdía fuerza con este método de trabajo.

Este fue el disco más experimental, arriesgado y variado que grabaron nunca los Beatles: había desde hard rock a baladas acústicas, pasando por ejercicios de instrumentación experimental inéditos, y siempre se ha considerado que de haber continuado juntos en los años 70, habría marcado indudablemente su evolución musical.

  1. Con Jagger en “Rock and Roll Circus”

    “Revolution”

Una canción magistral, en la que por un lado el grupo se adentra en una sonoridad y una instrumentación más dura, más fuerte, próxima incluso a la del incipiente hard rock que está naciendo en ese momento, y cuya letra, la primera que ya empieza a mostrar la vocación política de John Lennon contra el capitalismo y el imperialismo, aunque no habla expresamente de política, de hecho, hay una velada critica a los manifestantes de los movimientos revolucionarios de mayo del 68 – “Ya lo sabes, deberías liberar tu mente / pero si en vez de eso solo llevas posters del camarada Mao / no vas a conseguirlo con nadie de ningún modo” – sí habla de revolucionar las mentes, las conciencias, los corazones, siempre de forma no violenta.

  1. “Yer Blues” y The Dirty Mac: John Lennon en el ‘The Rock ‘n’ Roll Circus’ de los Rolling Stones

El famoso show televisivo que los Stones organizaron en diciembre de 1968 y que permaneció inédito hasta 1995 contó con muchos momentos realmente memorables: desde el inmenso “A Quick One While He´s Away” de los Who a Jethro Tull con Tony Iommi de Black Sabbath pasando por los propios Stones con su sensacional versión de “Sympathy For The Devil”, y otro de ellos fue ver a John Lennon haciendo “Yer Blues” de los Beatles con un grupo formado expresamente para aquella ocasión llamado The Dirty Mac en el que se hizo acompañar nada menos que por Eric Clapton en la guitarra, Keith Richards en el bajo y Mitch Mitchell de la Jimi Hendrix Experience en la batería. Irrepetible. Un trozo de genuina historia del rock inglés.

  1. “Bed-In” por la paz en Amsterdam

El 25 de marzo de 1969, pocos días después del día de su boda, John Lennon y Yoko Ono invitaron a la prensa a su suite en el Amsterdam Hilton Hotel mientras para tratar de convertir su luna de miel en una campaña de concienciación sobre la necesidad de luchar por la paz mundial.

Lennon declaró: “Sabíamos que todo lo que hiciéramos saldría en los periódicos. Por tanto, decidimos utilizar el espacio que ocuparíamos de todos modos, casándonos, con un anuncio y una llamada a la paz. Venderíamos nuestro producto, al que llamamos “paz”. Para vender un producto, una idea,  necesitas un buen reclamo y el que se nos ocurrió fue “cama”. ¿Por qué “cama”? era la forma más fácil de hacerlo, lo reconozco, somos vagos “.

Si bien las imágenes de Lennon y Ono esperando que una sirvienta les haga la cama produjo críticas muy duras en determinados sectores, el hecho de que la pareja estuviera dispuesta a usar su intimidad como plataforma para concienciar sobre el pacifismo marcó un momento histórico en los años 60. La pareja volvería a irse a la cama en otro “Bed-In” por la paz en Montreal.

  1. “Give Peace A Chance”

“Todos hablan sobre arrestismo, sexismo, obstruccionismo, colerismo, harapismo, rotulismo / Este ismo, el otro ismo / No es lo más importante / Todo lo que decimos es / démosle una oportunidad a la paz /  Vamos

 / todos hablamos sobre ministros, siniestros, besamanos y pesados / obispos y pescadores / adioses, hasta las vistas, hasta luegos, hasta prontos / Todo lo que decimos es / démosle una oportunidad a la paz”

  1. Live Peace In Toronto

El legendario álbum en directo de John Lennon y Yoko Ono grabado en 1969 en Toronto, Ontario, Canadá es indudablemente otro más de los discos que nos llevan a amar a John Lennon. Con Eric Clapton, tras la separación de Blind Faith, en la guitarra, Klaus Voormann en el bajo y el futuro batería de Yes, Alan White, la Plastic Ono Band se completó con John y Yoko más los músicos que eventualmente colaborasen con la pareja bien en estudio o en sus conciertos.

En un primer momento, ‘Live Peace In Toronto’ no era sino la BSO de una película documental sobre el concierto que este grupo dio en septiembre de 1969 y que se filmó por D.A. Pennebaker, el conocido director de la película ‘Monterey Pop’. Sin embargo, conflictivos desacuerdos entre los productores de la película y las compañías discográficas que debían otorgar los permisos de difusión de sus temas hicieron naufragar el proyecto, aunque muchos años más tarde, las filmaciones fueron editadas y comercializadas oficialmente en DVD. Lo que sí se publicó fue este excelente disco en directo, de lo mejor de la producción en solitario de John Lennon de comienzos de los 70.

  1. Devolvió la medalla de Caballero Miembro de la Orden del Imperio Británico en protesta por la política belicista del gobierno inglés

El 25 noviembre de 1969, Lennon devolvió la medalla honorífica que le acreditaba como Caballero Miembro de la Orden del Imperio Británico (MBE). Su chófer, Les Anthony, hizo entrega de la medalla envuelta en papel higiénico en el Palacio de Buckingham.

“Rechazo esta medalla MBE como gesto de protesta contra la implicación de Gran Bretaña en el conflicto Nigeria-Biafra, contra nuestro apoyo a Estados Unidos en la guerra de Vietnam y contra el descenso de ‘Cold Turkey’ en las listas de las canciones más escuchadas”. Así rezaba la nota escrita por el propio Lennon y que acompañó la devolución de la condecoración

  1. “Imagine” (1971)

Siempre lo defenderé: “Imagine” es la canción de rock más revolucionaria, anarquista y rebelde que se haya escrito en la historia del rock, a pesar de su sonoridad melódica y baladística. Un himno de lucha que reniega de las fronteras en nombre de la hermandad universal del género humano, que nos llama a imaginar una sociedad sin propiedad privada, y que reniega de la estúpida convención del conservadurismo bienpensante que considera las utopías revolucionarias sueños románticos. No, como bien dice John Lennon, “Tu puedes creer que soy un soñador / pero no soy el único / y espero que algún día te unas a nosotros”. John Lennon nunca abandonó la idea de ser parte de una lucha revolucionaria por la liberación de la humanidad del imperialismo, el capitalismo y el belicismo

  1. “Working Class Hero”

Podría decirse sin temor a estar equivocado que el mejor momento de la carrera en solitario de Lennon se produjo con la edición de su mejor álbum en solitario para muchos críticos y especialistas en su figura, ‘John Lennon / Plastic Ono Band’ de 1970, en gran medida porque en ese magnífico álbum se incluyó otro de los himnos que nuestro hombre dio a la conciencia colectiva de su generación: “Working Class Hero”.

Como cualquiera podría imaginar, es una canción profundamente personal, que apela a su pasado, al chico de la clase trabajadora de Liverpool, que atacó al sistema de clases británico en este conmovedor tema.

Dijo Lennon sobre esta canción en 1971 a ‘Rolling Stone’: “Creo que es para las personas como yo, que son de clase trabajadora, que se supone que deben ser procesadas y asimiladas a la clase media, a través de la maquinaria industrial y comercial. “Working Class Hero” es mi testimonio, mi experiencia y espero que sea una advertencia para la gente. Sostengo que es una canción revolucionaria; es una canción para la revolución”.

  1. Mezclando “Merry Xmas (The War Is Over)”. Iain McMillan

    “Merry Xmas (War Is Over)”

No hay muchas canciones navideñas que realmente valgan la pena. Por lo general, se graban simplemente para ganarse un extra en la época más consumista del año, las fiestas de navidad. El lucrativo gancho de un gran cheque repleto de ceros cada mes de enero es suficiente para atraer a algunos músicos seriamente creíbles a hacer pop cursi muy por debajo de su estándar.

En modo alguno fue así para Lennon. El icónico “villancico” de John Lennon “Happy Xmas (War Is Over)”, llegó como parte más o menos comercial de su campaña por la paz, pero es una composición sólida y, como todas las grandes canciones navideñas sinceras, auténticas y que no son un mero pastiche, ha resistido a la perfección la prueba del tiempo.

  1. Con Chuck Berry en el Mike Douglas Show de la televisión norteamericana

La unión de dos genios absolutos: Chuck Berry y John Lennon, 1972. Sobran las palabras…

 

  1. Apoyó a los sindicatos de trabajadores y a la clase obrera no solo con canciones…

En 1971, ante el cierre del consorcio escocés de empresas de construcción naval Upper Clyde Shipbuilders (UCS), creado en 1968 como resultado de la fusión de cinco grandes constructores navales del río Clyde –situación muy parecida a la que el gobierno de Felipe González provocó en España con la llamada “reconversión industrial” cerrando astilleros como Naval Xixón y dejando en la calle a miles de obreros navales en los años 80- sus trabajadores, en lugar de hacer huelga lucharon por su derecho a trabajar cumpliendo las órdenes que tenían los astilleros. Las mujeres y hombres que trabajaban sin pago de sus empleadores, con el apoyo de sus comunidades cercanas y lejanas, enviaron un poderoso mensaje de contestación al gobierno conservador británico que había decidido que los astilleros debían cerrar.

De manifestación. Foto: Nic Knowland

La lucha de estos hombres y mujeres se ganó los corazones y las mentes de la gente en todas partes. Muchos nombres famosos prestaron su talento y tiempo a la causa y ayudaron a difundir un mensaje de esperanza para la clase trabajadora, basado en la fuerza de la unidad. Hubo cartas de todo el mundo y donaciones al “Fondo de lucha” de los trabajadores y evidentemente sus partidarios más entusiastas fueron Yoko Ono y John Lennon, quienes enviaron rosas rojas, una tarjeta personal de apoyo y solidaridad y una donación de 5.000 libras para apoyar a los hombres y mujeres que lucharon por mantener con vida al Upper Clyde Shipbuilding.

  1. Se posicionó contra el gobierno británico ante la masacre del “Bloody Sunday” en Irlanda del Norte

El 30 de enero de 1972 tuvo lugar uno de los actos de terrorismo de estado más trágicos de la historia de Gran Bretaña: el tristemente célebre domingo sangriento, el “Bloody Sunday”. En el transcurso de una multitudinaria marcha pacífica por el centro de la ciudad de Derry convocada por la Asociación por la Defensa de los Derechos Civiles de Irlanda del Norte en protesta por la política penitenciaria contra los “sospechosos” de pertenecer al IRA, tropas del ejercito británico dispararon con fuego real contra los manifestantes, provocando un baño de sangre que se saldó con un total de 13 muertos e innumerables heridos de bala.

Lennon estaba tan indignado por el asesinato de 13 manifestantes desarmados por parte del ejército británico en Derry en que aceptó mantener conversaciones con un representante del IRA en Nueva York poco tiempo después. Su relación circunstancial con el IRA en aquel momento fue confirmada por el ex oficial de prensa de la ‘Brigada de Belfast’ Gerry O’Hare, en una entrevista con el biógrafo Johnny Rogan. De hecho, grabó canciones de apoyo al movimiento de los católicos irlandeses como “Sunday Bloody Sunday” y “Luck Of The Irish”, donando todos los beneficios generados por derechos de autor a la Asociación por la Defensa de los Derechos Civiles de Irlanda del Norte y se había unido a las marchas contra el internamiento de detenidos “sospechosos” el año anterior.

  1. Dio su apoyo al movimiento de los Panteras Negras en Estados Unidos

En una aparición en 1972 en el programa de televisión estadounidense ‘The Dick Cavett Show’, Lennon manifestó sin reservas su apoyo al Programa de Diez Puntos de los “Black Panther” y su apoyo a la estrategia de autodefensa que defendían. Este programa propugnaba la defensa de la autodeterminación de la población negra, educación pública de calidad para los niños y niñas negras libres de prejuicios racistas e históricos, así como la materialización del lema “Tierra, Pan, Vivienda, Justicia y Paz” que este movimiento político y social preconizaba.

Los Panteras Negras fueron criminalizados y duramente perseguidos por el estabilishment y la estructura de poder blanco de los Estados Unidos. Llegó a ser considerado por Nixon como la mayor amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos y lo sometió a la vigilancia del FBI, debido a su convicción de establecer la autodefensa armada y sus programas comunitarios que buscaban conseguir atención médica y ropa gratuitas para los pobres, así como desayunos calientes para los niños en las escuelas.

John Lennon escribió canciones para la famosa y prestigiosa activista de los Black Panthers Angela Davis y para el cofundador del Partido Pantera Blanca, John Sinclair. Este último había sido condenado a diez años de prisión por un cargo de posesión de drogas en 1969, que se demostró años después que fue un burdo montaje político-policial para desacreditarle en los medios de comunicación.

  1. ‘Some Time In New York City’

Todas las inquietudes y preocupaciones sociales y políticas quedaron genialmente plasmadas en otro de sus discos más legendarios de su carrera en solitario, ‘Some Time In New York City’ de 1972. En este excelente trabajo, mitad disco de estudio mitad álbum en directo, se contienen entre otras auténticas gemas de la historia del rock “Woman is the Nigger of the World”, frase acuñada por Yoko Ono a finales de los 60, que asimilaba el heteropatriarcado y el machismo al racismo blanco ejercido por la clase dominante blanca sobre la población negra. Aún cuando tuvo un notable éxito como single en los USA, los lobbys ultraconservadores presionaron para que su emisión fuera prohibida en muchas importantes cadenas radiofónicas del país. “Sisters O Sisters”, “John Sinclair”, “Angela”, “Sunday Bloody Sunday” o “We’re All Water”, en cuya letra se incluyen referencias a personajes públicos como Nixon, Mao Zedong, Lenny Bruce, Marilyn Monroe, Raquel Welch, Charles Manson, la Reina Isabel II de Inglaterra o el Papa Pablo VI, otras de las piezas más significadas de este magnífico disco, que nos mostraba al John Lennon más radical, más comprometido y más luchador.

  1. Foto: David Nutter

    Plantó cara al imperialismo estadounidense y desenmascaró la hipocresía de la administración Nixon

A comienzos de los 70 y en gran parte debido a las actividades y posicionamientos políticos que hemos relatado anteriormente, John Lennon y su mujer Yoko Ono fueron el objetivo de una larga campaña de vigilancia del FBI. Bajo la dirección del presidente Richard Nixon, se le negó la ciudadanía estadounidense utilizando como excusa una condena por posesión de cannabis que databa de 1968, aunque la razón real era tratar de sacar de Estados Unidos a todo un icono del antimilitarismo, del pacifismo, con opiniones y puntos de vista claramente de izquierdas, que además era nada menos que un ex – Beatle y que se había convertido en su carrera en solitario en toda una estrella de rock seguido y admirado por millones de jóvenes norteamericanos, la mayoría de ellos contrarios a la política de Nixon en Vietnam y Camboya.

Sin embargo y a pesar de la durísima campaña legal, política y mediática que la administración Nixon desplegó para intentar negar a John Lennon su derecho a vivir y a trabajar en Estados Unidos –perfectamente relatada en el magnífico documental ‘Los Estados Unidos contra John Lennon’, dirigido por David Leaf y John Scheinfeld- , el ex – Beatle y su equipo de abogados ganaron el caso deteriorando si cabe más todavía la figura de Nixon, que tuvo que dimitir y abandonar la presidencia de los Estados Unidos en 1974 al demostrarse que había mentido en sus declaraciones sobre el caso Watergate. Lennon recogió su ansiada “Green Card”, su tarjeta verde que le convertía en un ciudadano estadounidense de pleno derecho en 1976 y su caso sentó un importantísimo precedente para las posteriores reformas de la legislación sobre inmigración en los USA .

  1. Creó su propia filosofía: “Bagismo” (o “Bolsismo”)

Mientras Ono y Lennon continuaban su campaña por la paz en 1969, la pareja también comenzó a vender una de sus teorías filosóficas: el “bagismo”. La idea consistía en que si todos estuvieran vestidos con el mismo atuendo, un atuendo al que llamaban “bolsa” cubriéndose de la cabeza a los pies, no habría prejuicios entre los seres humanos. Lennon nunca explicó claramente esta idea y más de un periodista lo consideró simplemente una boutade o una forma más de llamar la atención sobre su campaña por la paz. Pero el trasfondo igualitario de esta teoría, aunque no estuviera especialmente elaborada ni desarrollada, es otro de los valores que nos llevan a apreciar a Lennon como campeón de las utopías.

  1. Admiraba a Eric Clapton y quiso que se uniera a los Beatles

Puede que fuera el mejor amigo de George Harrison, pero John Lennon adoraba a Eric Clapton tanto o más que George. Además de pedirle al afamado guitarrista que se uniera a él en una gira alrededor del mundo haciendo conciertos por la paz, Lennon también estaba ansioso por tener a Clapton en The Beatles en la última etapa de la carrera del grupo.

Después de que un día particularmente estresante en medio de una grabación George Harrison se marchara iracundo del estudio, aparentemente dejando la banda para siempre, Lennon se apresuró a pedirle a Clapton que le reemplazara. “Creo que si George no regresa el lunes o martes, le pediremos a Eric Clapton que se una a nosotros, por lo menos para terminar el disco”, le dijo al director de la película ‘Get Back’, Michael Lindsay-Hogg. “Deberíamos seguir como si nada hubiera pasado”.

  1. ‘Rock & Roll’

Más allá de su vertiente política y su compromiso social, John Lennon nunca abandonó sus raíces más intrínsecamente rockeras, y tras varios álbumes más o menos experimentales y en los que la influencia más vanguardista de Yoko Ono siempre se dejaba sentir, en este periodo en el que estuvo separado de ella y tras una tormentosa relación de trabajo con Phil Spector en la que hubo por medio hasta disparos de arma de fuego, John grabó entre 1973 y 1974 un formidable discazo de puro y duro rock´n´roll que se editó en febrero de 1975, homenaje a sus maestros que es un auténtico placer disfrutar y escuchar para conocer al John Lennon más puramente rockero.

  1. ‘Double Fantasy’

Después de cuatro años de retiro voluntario del mundo de las giras y la grabaciones, John Lennon inició la década de los 80 regresando al estudio y cortando un álbum, el que sería casi su álbum póstumo, llamado ‘Double Fantasy’. Este disco nos dejo ver a un Lennon que volvía a sus raíces musicales más primigenias, tanto haciendo rock como baladas y entrañables canciones de amor, como por ejemplo la preciosa “Beautiful Boy (Darling Boy)”, una canción sobre su hijo Sean. Un álbum sincero, transparente, de un músico consciente de que a las alturas de 1980 no tenía ya nada que demostrar y que quiso mostrarse tal y como era, al cumplir 40 años de edad y ser además un inmenso artista y un auténtico revolucionario, un ferviente amante de su esposa y el padre de familia que no siempre fue en otras épocas de su vida.

  1. Su obra literaria

Además de ser un compositor formidable y un gran letrista, Lennon también fue un buen escritor que cultivó con brillantez e imaginación el campo de la narrativa. El cantante lanzó dos libros en su vida, el primero de ellos, ‘In His Own Writer’, una suerte de memorias que se publicó en 1964, al que siguió en 1965 ‘A Spaniard In The Works’, ambos con un profundo y a menudo surrealista sentido del humor. Escritos irónicos, en los que al igual que en la música, jugó con la experimentación del lenguaje, las imágenes y los conceptos de manera excepcional.

“Nunca pensé realmente en escribir libros”, dijo más tarde. “Fue algo que se convirtió en una bola de nieve. Si no hubiera sido un Beatle, no habría pensado en publicar el material; hubiera estado arrastrándome sin dinero y simplemente escribiendo y tirando a la basura después lo que escribiera. ¡Podría haber sido un poeta Beat!”

  1. Era un verdadero rockero

Amante del rock ‘n’ roll más puro, John Lennon tenía el corazón de un verdadero rockero y así lo manifestó tanto en el ‘White Album’ de 1968 con los Beatles como en 1975 con ‘Rock ‘n’ Roll’. A pesar de las imágenes esterotipadas de los primeros años con los Beatles, Lennon nunca se quitó la cazadora de cuero de los primeros años salvajes del grupo en el Hamburgo suburbial del barrio rojo y del Star Club . “Quiero seguir haciendo rock ‘n’ roll porque lo que realmente somos por encima de todo es rock´n´roll. Es simplemente algo natural. Todo el mundo dice que debemos hacer esto y aquello, pero lo nuestro es simplemente rock. De eso se trata este nuevo disco. Definitivamente rock ‘n’ roll”, afirmó en 1969.

  1. John Lennon siempre creyó en el amor como la fuerza motor del progreso de la humanidad

John Lennon, pese a sus posibles contradicciones y aristas tanto en su faceta artística como humana era un creyente en el poder del amor y todo lo que de él se derivaba, algo que siempre formo parte de su música y sus canciones. Pocas frases como esta reflejan con tanta claridad esa filosofía de vida:  “Vivimos en un mundo donde tenemos que escondernos para hacer el amor, mientras que la violencia se practica a plena luz del día”.

  1. Mariskal en el maratón de 48 horas tras el asesinato del genio

    Por el maratón radiofónico de Mariskal Romero en Radio Centro, 1980

La muerte de John Lennon a manos de aquel enfermo mental – quizá nunca se sepa si inducido por otros o actuando como un “lobo solitario”- produjo una conmoción en el mundo pocas veces repetida desde entonces. La tragedia suscitó miles de gestos, conciertos, homenajes y actividades de condena de su asesinato y de reivindicación de su legado, pero dicho sea con toda la humildad del mundo, ninguna en todo el planeta como las 48 horas de emisión ininterrumpida del maratón radiofónico tributo a John Lennon que nuestro Mariskal Romero protagonizó en la ya desaparecida Radio Centro de Madrid pocos días después del luctuoso suceso.

El evento adquirió fama y repercusión mundial, como Mariskal y quien firma este blog contamos en el libro-disco ‘Mariskal Romero, 50 años de radio y rock’, contó con la participación no solamente de grandes nombres del rock español –Barón Rojo o Ramoncín entre muchos otros- sino de destacadas figuras del periodismo, la cultura y la sociedad de 1980 en España.

15 años después, de nuevo Mariskal y yo, esta vez durante 24 horas, repetimos el maratón en diciembre de 1995 en la emisora musical de Onda Cero, Onda 10, uno de los eventos radiofónicos de los que más orgullo me produce haber podido formar parte y que siempre recuerdo con sana nostalgia y gran placer cuando cada año llegan los primeros días de diciembre…

Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , , , ,

Esta entrada fue escrita por Mariano Muniesa

6 comentarios

  • Juandie dice:

    Menudo pedazo de resumen que se ha marcado Mariano Muniesa hacia estas 40 anécdotas sobre todo un revolucionario del Rock y de la Paz como fue John Lennon hacia ese 40 aniversario de su muerte a manos de un puto lunático. Ojala que para el 8 de Diciembre hagan otro resumen hacia el mejor hacha de Metal de los 90 como fue Dimebag Darrell en su decimo sexto aniversario a manos de otro jodido lunático.

  • Jacobo dice:

    Felicidades mariano por este pedazo de artículo de míster lennon

  • Rocio dice:

    Razones para no idolatrarlo:
    Era un asco como persona y un maltratador

  • Cesar pita dice:

    Lennon fue un ser. Humano creativo. Los. Beatles fueron su. Creación. Y. Aún así. Los. Crítico. Evidentemente no. Era. Dios. Pero en la. Música sí lo. Fue

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.