Madness 2
noctambul
dobleesfera
azrael
elhombredelvalle
marionettes
puenterock
rulo
strangers
effe
javiersolo
graspop
ironmaiden

Entrevistas |Niilo Sevänen (Insomnium)

«Es alucinante saber que nuestra música ha ayudado a alguna gente»

Por: Jason Cenador

Encumbrado como referencia inapelable del death metal melódico finlandés del presente siglo, el combo de Joensuu reconvertido en quinteto ha pasado página del episodio marcado por ‘Winter’s Gate’ y tiene en ‘Heart Like a Grave’ su primer álbum de temas convencionales desde que en 2014 publicase ‘Shadows of the Dying Sun’. Pocos amantes del estilo dudan de que se trata de uno de los discos del año, y aún menos de los que puedan acudir se perderán los conciertos que la banda ofrecerá esta semana en nuestro país junto a The Black Dahlia Murder y Stam1na. El momento era ideal para que JASON CENADOR mantuviese una amena charla con el vocalista y bajista, NIILO SEVÄNEN, con quien se entendió la mar de bien. He aquí la prueba.

¿Cómo  ha sido para vosotros componer un nuevo disco de canciones al uso después de haber publicado aquel disco de un solo y larguísimo tema titulado ‘Winter’s Gate’?

“’Winter’s Gate’ era algo especial que queríamos hacer, simplemente por intentar algo diferente y comprobar si podíamos hacer una canción realmente larga. Por supuesto, resultó genial y a todo el mundo pareció gustarle, así que fue un buen experimento que realmente disfrutamos. También creo que fue divertido defenderlo en directo, pero después de dos años tocándola en vivo todas las noches, sentimos que era momento de darnos un respiro de eso e ir a por algo normal de nuevo. Todos estábamos de acuerdo, después de eso, en hacer un disco normal, y lo sentimos como algo natural y sencillo, de modo que todos nos pusimos a escribir canciones y el resultado es ‘Heart Like a Grave’”.

¿Todos estos temas han sido compuestos a lo largo de todo el tiempo desde el lanzamiento, ya lejano, de aquel ‘Shadows of the Dying Sun’, o comenzasteis al terminar la última gira de presentación?

“Diría que el noventa por ciento del material ha sido compuesto en el último año antes del lanzamiento de este disco. Hay algunas partes que son más antiguas y no habían encontrado su sitio hasta ahora, pero la mayoría del material fue compuesto el año pasado. Pedimos a Jani Liimatainen (Ndr: nuevo guitarrista, ex Sonata Arctica) que se uniera la banda el verano pasado, y fue en ese punto cuando despegó el proceso de composición. Jani también se ha involucrado mucho en la elaboración de este álbum”.

No sois de ese tipo de bandas que se encuentran en un constante proceso de composición, incluso cuando están en plena gira.

“Necesitamos paz y tranquilidad, poder permanecer en casa y concentrarnos en sentarnos a componer nueva música, a tocar la guitarra y a jugar con nuevas ideas. Nunca ha funcionado para ninguno de nosotros lo de componer música mientras estamos de gira. Yo llevo mi ordenador de gira y puedo trastear con programas musicales, hallar nuevos sonidos y nuevos arreglos, pero lo que es el proceso de composición, de fabricación de nuevas melodías y canciones, necesito hacerlo en casa”.

¿Cuál es el secreto para preservar vuestra música tan melancólica y emotiva? ¿Os obligáis a vosotros mismos a sentiros tristes de vez en cuanto para que surja con naturalidad?

“(Risas). Es una buena pregunta. Este tipo de música simplemente nos sale con naturalidad. No tenemos que intentar estar tristes ni depresivos. Cuando estamos felices hacemos esta música y también queremos escucharla, así que es normal para nosotros”.

“Puedo empezar mi día poniendo bandas sonoras de los ochenta o una playlist de esa época y sintiéndome de buen humor, o puedo poner Emperor y estar del mismo buen humor. Depende del día”

Pero si letras tan tremendamente oscuras, tristes y depresivas como muchas de las que tiene Insomnium surgen con naturalidad, tiene que haber necesariamente sentimientos cercanos a esos. Si no, sería imposible que fueran tan naturales.

“Tienes razón en eso. Diría que ahora que tengo cuarenta años y con todo lo que me ha ocurrido en la vida, cuento con algunas experiencias vitales a estas alturas que puedo relacionar con muchos de estos sentimientos. Ha habido momentos duros en la vida y los recuerdo muy bien, aunque ahora puedo decir que me va realmente bien y estoy disfrutando de todo. Ha habido subidas y bajadas, y hay diferencias entre lo que escribe un tipo de veinte años y las letras de uno de cuarenta. Ha dado tiempo a que ocurran muchas más cosas”.

Pero cuando estabais en vuestra veintena, vuestras letras no eran tampoco muy positivas que digamos.

“¡No! (risas). No sé, siempre he estado muy metido en ese tipo de arte de historias tristes, letras tristes, poesía triste… Otra cosa a tener en cuenta es que, aparte de la música, a mí me gusta escribir, para lo que se necesita tener una buena imaginación. Cuando tratas un personaje, tienes que saber qué es lo que él piensa, que clase de persona es, que haría en esta situación… Se necesitan buenas cualidades de empatía. No necesito estar necesariamente desesperado o suicida para ponerme en esa situación y pensar en los pensamientos que esa persona tendría. Es una ventaja. Llevo haciendo este tipo de letras veinte años”.

¿Qué propósitos u objetivos persigues al escribir este tipo de letras tan tristes junto a una música tan melancólica?

“Se trata simplemente de hacer arte hermoso, no hay una agenda escondida tras eso. Simplemente hacemos lo que realmente amamos, y nos encanta la música triste y melancólica. Es genial saber que mucha gente ha encontrado algo de ayuda en nuestra música; siempre que vamos de gira, recibo mensajes de este tipo casi todos los días, en Facebook o en otros sitios, de gente que ha pasado por una etapa dura de su vida y que al escuchar nuestra música han hallado fuerza y una manera de seguir adelante. Siempre es alucinante escuchar historias de este tipo, saber que nuestra música ha ayudado a la gente”.

Sea alegre o triste, luminosa u oscura, lo más importante en la música es que resulte emocional, que apele a las emociones. Y es algo que siempre buscáis.

“Tienes toda la razón. La mayoría de fans del metal saben bien que siempre quieren escuchar música triste, y eso les hace sentir bien (risas). Habrá gente que pregunte: “¿Por qué queréis escuchar eso, que es tan triste? ¿No os hace sentir tristes?” Y no, no es el caso, amamos esta música y nos hace sentir mejor”.

Niilo Sevänen (Insomnium)

La verdad es que a mucha gente, si está triste, escuchar música demasiado alegre le hace sentir todavía peor.

“Probablemente, sí. Estoy de acuerdo. Está claro que hay tiempo para todo tipo de música. A veces me apetece escuchar hits de los ochenta y me hace sentir bien en ese momento. Hablo de los grandes hits de pop de los ochenta, en plan “Take On Me” de A-ha, “Africa” de Toto o “The Boys of the Summer” de Don Henley, esas canciones que escuchaba cuando era niño”.

Cualquiera que no te conozca, no te imaginaría escuchando esa clase de canciones.

“Lo sé (risas), pero me encanta la música de los ochenta. Claro, crecí en esa época y hay una sensación de mucha nostalgia con esas canciones. Tengo un gusto muy blanco para la música, diría, así que puedo escuchar música de los ochenta, música de sintetizadores, me gustan las bandas sonoras, todo tipo de rock y metal, por supuesto…  Hay muchos tipos de música que disfruto. Puedo empezar mi día poniendo bandas sonoras de los ochenta o una playlist de esa época y sintiéndome de buen humor, o puedo poner Emperor y estar del mismo buen humor. Depende del día”.

¿Te imaginas tocando otro tipo de música que no sea death metal melódico?

“Bueno, hago todo tipo de música por mi cuenta. Voy probando cosas y demás; como te dije, me gusta mucho la música hecha con sintetizadores. Ya veremos si puedo llegar más lejos en mis experimentos, pero me gustaría hacer también algún tipo de música electrónica, del rollo de las películas de Blade Runner. Me encantan ese tipo de bandas sonoras”.

Volviendo al nuevo trabajo, os mantenéis realmente fieles a vuestra razón de ser. ¿Encuentras novedades muy palpables que hayáis incorporado al sonido de este disco?

“Es una pregunta difícil. Pienso que suena a Insomnium, eso seguro, lo cual significa también hacerlo todo tan bien como podemos o incluso mejor que antes. Creo que el mayor cambio es que tenemos a Jani Liimatainen en la banda. ¡Pero sigue sonando todo a Insomnium! (risas)”.

“Queremos hacer cosas nuevas, pero tienen que seguir sonando a Insomnium”

No es sencillo lograr una personalidad sonora tan marcada, sobre todo en este ámbito de estilos. Es complicado encontrar un carácter muy reconocible y específico en el marco del melodeath.

“Es un punto a favor, y es difícil de explicar cómo se consigue, cómo se alcanza eso. Los componentes del grupo simplemente compartimos el mismo tipo de idea básica de qué clase de música queremos hacer y cómo suena Insomnium. Nadie intenta hacer nada que sea realmente extraño y que no tenga cabida aquí. Aun así, somos bastante abiertos y podemos intentar cosas nuevas, como hicimos en ‘Winter’s Gate’, y podemos experimentar. Queremos hacer cosas nuevas, pero tienen que seguir sonando a Insomnium”.

¿Qué clase de cosas nuevas tienes en mente?

“Simplemente incorporar nuevos elementos a nuestra música. No queremos repetirnos y que la gente diga que suena igual que lo anterior y resulta aburrido. Queremos hacer canciones buenas, claro, pero pienso que tenemos que seguir sonando a Insomnium, que no tenemos que perder lo que nos hace ser como somos, aquello por lo que le gustamos a la gente. Siempre es peligroso cuando las bandas tratan de cambiar, y muchas veces solamente pierden aquello que tenían de bueno. Hay muchos ejemplos de eso”.

Sobre todo cuando esos cambios son artificiales o forzados, no suceden con naturalidad.  La gente también se da cuenta de eso.

“Desde luego, están completamente en lo cierto. Yo lo digo muchas veces, la clave de nuestro éxito o de por qué seguimos haciendo música después de 22 años es que siempre hemos hecho lo que hemos querido hacer realmente, exactamente este tipo de música triste, melancólica, finlandesa… Queríamos  hacer esto, es lo que amamos, sale del corazón y la gente puede sentir eso, perciben que somos reales, que les damos lo que queremos hacer y que no necesitamos seguir las tendencias. Ni se nos pasa por la cabeza pensar si el death metal melódico ya no es tan popular y si deberíamos cambiar nuestro estilo. Nunca pensamos ese tipo de cosas, simplemente hacemos lo que nos gusta y la gente puede sentir eso”.

En canciones como “Twilight Trails”, entre otras muchas de este álbum, el teclado tiene un peso importante en la base, haciéndolas más atmosféricas y envolventes. ¿No habéis pensado en incorporar un teclista como tantos otros grupos de death metal melódico?

“En cierto momento lo discutimos con Aleksi Munter, quien ha estado metiendo los teclados desde hace no sé cuántos años, más de diez años ya. Pero en este punto, él seguía tocando en Swallow the Sun y estaba ocupado, así que pensó que no tendría tiempo de girar con dos grupos, algo que estoy convencido de que era verdad. Después de aquello no hemos vuelto a discutir si necesitamos un teclista permanente que también esté con nosotros en directo. Creo que nosotros sentimos como normal que Aleksi sea como el miembro extra de la banda, siempre está ahí haciendo sus arreglos de sintetizadores y sus orquestaciones,  pero no gira con nosotros, y no creo que quiera hacerlo. Es como un miembro de la banda que no está realmente en ella pero que sigue siendo uno de nosotros”.

Este disco cuenta con un puñado de canciones realmente largas, especialmente “Pale Morning Star”, que además de ser de las más destacadas, es la más prolongada de todas. Estos temas son como viajes musicales con diferentes cambios y variaciones. ¿Estáis tratando de huir cada vez más de las estructuras convencionales?

“Nosotros también utilizamos esa palabra, son viajes musicales. Tanto “Pale Morning Star” como “Twilight Trails” son canciones-viaje que fluyen y van recorriendo diferentes lugares. Es como si fueras por un oscuro camino en el bosque y al final de él encontraras algo. Es un ejemplo de que queremos intentar cosas nuevas y no plegarnos a las estructuras tradicionales de las canciones. Nos gusta hacer este tipo de temas largos con diferentes partes y cosas distintas ocurriendo en ellos. También la última canción, el outro llamado ‘Karelia’,  es diferente, es instrumental y no es algo que hayamos hecho demasiado. También hay muchos sintetizadores en ella; es un tema mío y como he estado tan metido en la música con sintetizadores últimamente, esa es la razón por la que se pueden escuchar tanto en esa canción”.

Supongo que, de cara a vuestros próximos conciertos, habrá sido bastante estimulante para vosotros configurar un nuevo setlist sin tener que tocar un único tema de cuarenta minutos que abarque el sesenta o el setenta por ciento del show.

“Sí, desde luego. Antes de esta gira, apenas hicimos conciertos este año más allá de cuatro festivales de verano, porque estábamos enfrascados en el nuevo disco, y estábamos deseando volver a la carretera. Es genial tocar los nuevos temas en directo. Estamos de gira con The Black Dahlia Murder y Stam1na, ambas grandes bandas que están haciendo que cada noche sea emocionante. Nos plantamos tres bandas que buenas en directo, que ofrecen mucha energía y mucho headbanging”.

Me imagino que estáis dejando de lado el tema “Winter’s Gate” para dar paso a muchos temas nuevos, pero también incorporar algún clásico anterior y recuperar temas más antiguos. ¿Qué nos puedes avanzar sobre el repertorio que llevaréis a cabo es vuestros conciertos por España?

“Así es, no queremos tocar nada de “Winter’s Gate” porque sentimos que o la tocamos entera o mejor no tocamos nada de ella. Nos parecería estúpido tocar solamente una parte. Por supuesto, habrá una combinación de temas del nuevo disco con canciones más antiguas. Queremos incorporar al setlist temas que no han estado en él durante bastante tiempo, de modo que los fans que vengan a vernos también encontrarán algunos “nuevos temas antiguos”. Habrá un par de sorpresas que la gente no ha escuchado nunca o desde hace mucho tiempo”.

Jason Cenador
Algún día en

Jason Cenador

Periodista y redactor at Mariskalrock
Periodista musical por vocación y Licenciado en Periodismo. Apasionado del rock y el metal en toda su riqueza. Libertario convencido.
Jason Cenador
Algún día en
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Jason Cenador

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.