sons of exodus
brunhilde
carmen molina
los ruidos
opera nera

Entrevistas |Tomorrow's Eve

«“No tengáis miedo al metal progresivo”»

Por: Alfredo Villaescusa


Guardar un equilibrio entre las divagaciones inherentes a ciertos géneros y los ritmos contundentes puede convertirse en un verdadero encaje de bolillos. De eso saben bastante estos germanos que en 2003 inauguraron una ambiciosa saga que ya va por su tercera parte y aborda temas tan trascendentales como los diferentes desastres que ha soportado la humanidad. ‘Mirror Of Creation III – Project Ikaros’ es su último esfuerzo y el voceras Martin LeMar se pone en contacto con Alfredo Villaescusa.


¿De dónde sale el enigmático nombre de ‘Project Ikaros’?

“Hay varios motivos para elegir este título, para serte sincero. El principal es que esto de Ícaro era algo que tenía en mi cabeza desde hace tiempo, un concepto muy desarrollado, pero que cambió bastante respecto a la idea original. Se trataba de un plan perfecto para la humanidad que consistía en alcanzar un mundo sin odio, guerras o crímenes. Y al igual que Ícaro, cuanto más perfecto es todo, más dura se torna la caída”.

¿Qué habría de especial en esta nueva entrega de ‘Mirror Of Creation’?

“Bueno, la anterior parte de ‘Mirror Of Creation’ estaba mucho más conectada con la primera, como si fuera la segunda parte de un libro que empieza donde se acabó la historia inicial. En esta ocasión quería un enfoque diferente, está situada en el mismo universo, pero todo es parte de un sueño del protagonista principal, no sé si te has dado cuenta…Se trataría de reflejar en una especie de espejo nuestra sociedad actual, aunque desde que comenzamos con esta aventura han cambiado bastante los miedos que nos atenazan, por ejemplo, “Bread and Circuses” más que retratar un ambiente distópico, mostraría diversos aspectos del mundo en el que vivimos hoy en día. En definitiva, ‘Project Ikarus’ no retomaría el hilo argumental donde se quedó la segunda parte, sino que sería parte de la misma, un aspecto diferente”.

¿Habrá más entregas entonces de esta saga?

“Sí, por supuesto. Lo hemos discutido varias veces y no estoy seguro de si será nuestro próximo proyecto, pero nos ceñiremos a este universo en más ocasiones en el futuro, desde luego”.

El último álbum de Tomorrow’s Eve se remonta a 2008, ¿qué os ha mantenido inactivos durante una década?

“Muchos motivos, tanto personales como profesionales, uno de nuestros miembros se divorció y lo pasó bastante mal hasta el punto de ser incapaz de hacer nada. Y luego cada uno de nosotros tenía sus historias particulares al margen, como yo con Mekong Delta (ndr: Martin LeMar es el actual vocalista de esta banda). Tuvimos que dispersarnos un tiempo, por lo menos hasta que el tipo que te comentaba pusiera cierto orden en su vida privada. Pero no fueron exactamente diez años sin hacer nada, puesto que comenzamos a preparar este material hace ya tres años”.

¿Os costó pillar de nuevo la dinámica compositiva?

“No, para nada, tenemos una descomunal fuerza creativa y se han quedado en el tintero muchos temas que no han entrado en el disco. Yo me encargué de las letras, el concepto general del álbum y de componer algunas partes vocales, pero diría que en ese aspecto siempre hemos sido muy eficientes, las cosas suelen salir rápido”.

Creo que habéis conseguido un sonido moderno y clásico a la vez, ¿era esa la intención?

“La verdad es que esta vez cambiamos de productor, algo que a mí me daba cierto miedo, y también volvimos al mismo estudio en el que grabamos ‘Mirror Of Creation I’. Cuando terminamos toda la composición, la mayor parte de los chicos abogaron por no repetir los esquemas del disco anterior y he de reconocer que acertaron de pleno porque el productor Markus Teske (UDO, Vanden Plas) tuvo un gran oído y una gran visión acerca de lo que queríamos exactamente”.

En “Morpheus” abordáis el tema del insomnio, ¿alguno lo ha experimentado recientemente?

“Cuando era pequeño estaba aterrorizado por las pesadillas, afortunadamente hoy en día las mantengo bastante a raya, pero por aquel entonces era una verdadera obsesión porque se trataba de las mismas noche tras noche y por eso no quería ir a dormir, de eso habla en concreto “Morpheus”. Luego también habría otra lectura que tendría que ver con el miedo de la gente a hacer cosas diferentes, algo que también te puede llegar a paralizar”.

Y en “Bread and Circuses” sacáis vuestro lado más crítico con la sociedad actual, ¿verdad?

“Sí, lo divertido de estas ideas distópicas que aparecen en el disco, como que una máquina nos controle a todos, es que aunque en estos momentos no sean una realidad plena, vamos camino de ello. Existe tanto miedo en general que eso podría aprovecharse de una forma muy sencilla para tenernos más controlados. No podemos alimentarnos a base de McDonald’s y Burger King hasta convertirnos en el país más obeso mientras a escasos metros hay gente durmiendo en la calle sin nada que llevarse a la boca, es una locura…Y aquí todos tenemos que hacer autocrítica, porque es muy sencillo tirarse en el sofá y ponerse a ver la televisión o series como si fuera opio”.

¿Qué planes de gira hay en este punto?

“Ahora estamos más centrados en la promoción, no tendría ningún sentido embarcarse en una gira después de haber estado desaparecidos del panorama una década. Luego también necesitamos buscar un bajista y batería para el directo, porque a los chicos que han grabado el disco les gustaría seguir con nosotros, pero tienen otros compromisos. Si vemos la posibilidad de encadenar varias fechas por Europa, lo haremos, por supuesto”.

Lleváis en este proyecto casi veinte años, ¿en qué etapa os encontráis ahora?

“Bueno, he de decir que he estado hasta el año pasado al frente de una banda alemana de folk metal muy conocida por aquí llamada Nachtgeschrei, aparte de ser el vocalista de Mekong Delta, mientras que los otros componentes han estado más centrados en componer. No queremos dejar a la gente esperando tanto tiempo otra vez, así que nuestros próximos esfuerzos irán encaminados a editar lo antes posible nuevo material en estudio”.

A algunos les echa para atrás el término prog metal, ¿cómo los atraeríais a vuestra causa?

“Lo cierto es que estamos muy influenciados por Dream Theater y hacemos cualquier cosa que se nos pasa por la cabeza, aunque desde que estoy en Mekong Delta no soy fácil de impresionar (risas). Yo siempre digo que esto no se trata de ganar una medalla olímpica en el dominio de algún instrumento, sino de romper barreras y trascender las etiquetas de género. No obstante, me gustaría decir a la gente que no tengan miedo al metal progresivo, que no es tanta locura” (risas).

Etiquetas: ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.