guadaña octubre
jorge salan
puente rock 2021
eyrem
frack carducci
mar de fondo
higgs
hyde xxi
escuela de rock de palencia
pipo & travelin\
sodom
rob halford

Entrevistas |Johannes Carlsson (The Hawkins)

«Nos encanta compartir sudor con el público»

Por: Alfredo Villaescusa

Foto: Torbjörn Skogsberg

Seguro que no existen muchas bandas en el panorama que hayan grabado un directo en lugares tan pintorescos como un bosque, un granero o una fábrica de cerveza. Tampoco habrá demasiadas que se definan como “una salchicha puesta de speed” o como aquellos que se quedarían en la cocina durante un incendio. Estos tipos tan peculiares nos visitarán en una larga gira por la península de más de diez fechas a cuenta de su reciente EP ‘Aftermath’ y su vocalista y guitarrista Johannes Carlsson no pierde la oportunidad de contactar con Alfredo Villaescusa.

Estáis a punto de girar por España, ¿andáis con ganas?

“Por supuesto, llevamos ya un tiempo sin poder girar nada en absoluto y además nunca hemos estado en vuestro país, así que va a ser una experiencia nueva para nosotros. ¡Va a ser genial! Creo que la gente estará con muchas ganas de ver otra vez a bandas en directo, especialmente en España, donde hay una escena muy interesante en ese aspecto”.

Tenéis más de diez fechas por la península, os vais a quedar una temporada…

“Sí, quizás hasta sea demasiado para nosotros, pero está concentrado en unas dos semanas y siempre es agradable hacer giras largas, coges la verdadera esencia de estar en la carretera. Cuantos más conciertos hagas, más divertida se pone la cosa, y eso es bueno”.

¿Es vuestro primer periplo durante la pandemia?

“Sí, hicimos algunos conciertos en Suecia, pero esta es nuestra primera gira en condiciones. Sabemos que es una época muy especial para andar haciendo conciertos y por eso nos parece todavía más interesante y divertido”.

Habéis lanzado hace poco el EP ‘Aftermath’, ¿qué me puedes contar al respecto?

“Pues aborda el tema de la pena y sus diferentes grados en el contexto de una relación personal. Empezamos con esto al mismo tiempo que el álbum ‘Silence is a Bomb’, pero decidimos que queríamos hacer algo más y aprovechamos la pandemia para terminarlo, ya que tanto yo como los chicos teníamos bastante tiempo. Sería por tanto como una especie de apéndice de nuestro anterior disco”.

¿Hay alguna evolución entre este trabajo y ‘Silence is a Bomb’?

“Diría que este EP es algo más maduro. Nuestro sonido está ahí, pero quizás las canciones sean más oscuras, un poco más deprimentes…pero también más divertidas, tenemos sensaciones extremas, en definitiva”.

¿Qué significa el título “Svääng”?

“¡Buena pregunta! En realidad no se trata de una palabra sueca escrita de esa manera, cuando tiene solo una “a” con diéresis quiere decir “vuelta” o “giro”. La canción habla de estar a punto de sufrir un ataque de pánico, como cuando estás en el bar y sientes que lo has jodido todo, entonces tu ánimo cambia de repente, de ahí viene el título”.

¿Está inspirada en alguien en concreto “Turncoat Killer”? (ndr: asesino de chaqueteros)

“No, la verdad es que no recuerdo en quién estaba pensando al escribirla (risas). En líneas generales, diría que trata de todos aquellos populistas que conoces a lo largo de tu vida, gente que busca agradar a cualquier precio”.

¿Y “Jim & Kate” son modelos reales o de dónde salen?

“No, serían más bien un símbolo para las personas que estén en una relación similar a la suya. Los nombres están tomados de la película ‘¡Olvídate de mí!’ de Jim Carrey y Kate Winslet”.

Grabasteis un disco en un bosque, ¿cómo surgió esa idea?

“No podíamos tocar durante la pandemia, pero lo cierto es que nos apetecía grabar un álbum en directo, así que nos metimos en el bosque con todo el equipo. Hicimos cuatro canciones allí, dos en una fábrica de cerveza y una en un granero. Nos lo pasamos genial, era algo que debía hacerse sí o sí porque en esos momentos era imposible hacer conciertos y habíamos editado hace no mucho el álbum ‘Silence is a Bomb’. Fue una experiencia muy relajada y además todo sonó increíblemente bien. Coincidió también con buen tiempo, era una agradable tarde de verano, tomamos pizza, cerveza y se nos pasó el tiempo volando”.

¿Y lo del granero fue también similar?

“No en cuestión de sonido, y aparte de eso, nos llevamos a tres amigos para que nos ayudaran en los coros. Aunque fue diferente, también nos sentimos muy a gusto tocando allí. Muy divertido, sí”.

¿Llegasteis a captar por tanto la esencia del directo?

“Bueno, si echas un vistazo al vídeo que grabamos al respecto, parecemos un poco antisociales (risas), pero en realidad es todo lo contrario, somos muy sociables cuando tocamos. ¡Nos encanta compartir sudor con el público! Esa es la gran diferencia, creo que sí que hemos conseguido reflejar esa naturaleza”.

Foto: Torbjörn Skogsberg

Intentáis abarcar un amplio espectro al bascular entre el hard rock, el power pop o el punk, ¿hay que sorprender al personal?

“Nos gusta hacer cosas diferentes, creo que es fundamental que el sonido evolucione, por lo menos para estar contentos (risas). Probar e investigar otros estilos forma una parte muy importante de mi manera de componer. Lo cierto es que tampoco me suelo plantear eso de sorprender a la gente, lo primero es sorprenderme a mí mismo. Si consigo hacer eso, es una experiencia increíble, mirar un tema y pensar: “¿Cómo demonios he conseguido componer algo tan genial?”. Ese tipo de pensamientos son los que me vienen a la cabeza al escribir canciones”.

Diría que The Darkness parece una de vuestras principales influencias…

“No, para nada, creo que la única canción suya que he escuchado es “I Believe In a Thing Called Love”, que es un gran tema, pero no conozco más de ellos. Suelo escuchar mucho a un grupo canadiense de hardcore punk llamado Propagandhi y esos sí que me han influenciado bastante”.

Pues te juro que pensaba que el nombre del grupo venía por el vocalista Justin Hawkins…

“Lo gracioso de eso que comentas es que cada vez que damos una entrevista solemos mentir al respecto, así que al final nos hemos juntado como con seis o siete versiones diferentes acerca del origen del nombre de la banda (risas). Como me has caído bien, te voy a decir la verdad, aunque en realidad es un poco aburrida…Estábamos un día en el local de ensayo y empezamos a apuntar en una pizarra blanca todos los nombres que se nos ocurrían para el grupo y The Hawkins tenía buena pinta y sonaba bien, fue algo tan simple como eso. Nos inspiró Stephen Hawking, a pesar de que se escriba algo diferente”.

¿Es importante el sentido del humor en un grupo?

“Bueno, yo creo que un poco por lo menos sí es necesario. Nos lo pasamos genial cuando tocamos, así que es normal que esa diversión se exprese de alguna manera en la banda. Hay que tomarse la música en serio, no cabe duda, pero cuando se pueda aportar el lado cómico a algo tampoco hay que cortarse”.

El cartel de la gira recuerda un poco a Los Simpson, ¿sois muy fans de la serie o qué?

“Sí, somos como personajes de Los Simpson, con la piel amarilla, aunque en realidad nos parezcamos más a fantasmas (risas). No, en serio, conozco la serie pero tampoco nos obsesiona, ese diseño fue cosa de nuestro amigo Joel, que se encargó de la portada del disco y jugó un poco con ese concepto. A él hay que echarle la culpa” (más risas).

He encontrado por ahí definiciones la mar de curiosas para describiros, como aquella que decía que vuestra música era “como si Queen y la nitroglicerina tuvieran un hijo”…

“Supongo que en determinados momentos sí tenemos cierto aire a lo Queen, aunque la tónica general sea mucho más rápida y enérgica, de ahí viene esa comparación”.

Pero mi preferida era esa frase que decía que sonabais como “una salchicha puesta de speed”…

“Eso es verdad (risas). Es difícil de explicar, pero a veces se nos ocurren esas locuras, estoy convencido de que realmente sonamos así”.

Y vuestro amor por la cebada queda reflejado en una marca llamada “Que os jodan a todos, estoy bebiendo cerveza”

“Ya no está disponible, pero sí, llegamos a tener nuestra propia cerveza hace un par de años, podemos tachar ya eso de la lista de propósitos vitales (risas). Fue increíble, se vendieron todas las unidades y no hubo posibilidad de hacer más. También sacamos otra cerveza en 2020, pero la empresa entró en bancarrota y no pudieron terminar la producción programada. No abandonamos ese proyecto, esperamos poder volver a trabajar algún día con nuestros amigos de la fábrica de cerveza, son gente muy divertida”.

Alfredo Villaescusa
Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.