parabellum
color mendigo
dinky dau
nurcry sin temer al sol
devil\\\
serafin mendoza
proyectoplasma
brunhilde
dirty honey

Entrevistas |Caro Loy (Brunhilde)

«Es una pena que todo sea tan rápido y efímero»

Por: Alfredo Villaescusa

Acordarse de los músicos que nos dejaron sin haber llegado a la treintena nos recuerda que el rock n’ roll en realidad siempre tuvo un componente peligroso, ese mismo miedo que sobrecogía a muchos cada vez que Jim Morrison o Iggy Pop pisaban un escenario. Pero la música no fue terreno exclusivo para llevar una vida desgraciada, eso nos lo demuestran estos alemanes con ‘27’, su disco más reciente en el que caben desde astros fundamentales hasta tipos anónimos cuyas circunstancias pueden sobrecoger igualmente. La espectacular frontwoman y vocalista Caro Loy atiende a Alfredo Villaescusa en este descenso a la galería de los horrores.

¿Cómo se os ocurrió la idea para el álbum conceptual ‘27’?

“Estaba buscando un buen tema. Al principio pensé en el club de los 27 y empecé investigando por Google, pero después de un rato me aburrí porque demasiada gente hablaba y cantaba sobre esas personas. Coincidí con Charlie en el estudio y le dimos de nuevo una vuelta al concepto. Lo pensamos y decidimos centrarnos en gente que también murió a los 27, no estaba en el ojo público y tenía una historia que contar. Así comenzó el proyecto. Todas las historias que aparecen en las canciones están basadas en hechos reales”.

¿Crees que existe algo especial respecto al número 27?

“Tal vez… Hay 27 libros en la biblia, pero no creo en el mito del club de los 27…”.

Vuestro anterior trabajo ‘To Cut a Long Story Short’ era de 2021. ¿Es posible componer tan deprisa?

“Después de ‘To Cut a Long Story Short’ empezamos a componer nuevas canciones inmediatamente, pero en realidad no eran para ‘27’, sino para el tercer álbum de Brunhilde, lo que vendría tras ‘27’, pero no lo sabíamos por aquel entonces…Compusimos y producimos ‘27’ en seis meses. Estamos listos para editar ‘27’ y a la vez trabajar en nuevo material, otra vez (risas). El proceso de composición fue muy intenso, ya que las historias eran muy tristes. La búsqueda también resultó muy dura, leí muchas cosas horribles que no olvidaré… Eran personas reales con un destino trágico y hubo mala gente que se lo provocó en parte… A veces pienso que necesito terapia con delfines después de la investigación” (risas).

¿Qué diferencias señalarías en términos musicales respecto al álbum precedente?

“Creo que ‘27’ es más metal, más profundo y más oscuro que ‘To Cut a Long Story Short’…”.

En “Girl with 1000 Scars” tenemos la impactante historia de una stripper que sufrió abusos durante toda su existencia y acabó en la calle, ¿cómo disteis con ese desgarrador relato?

“La verdad es que buscamos en Bing o Google acerca de personas que habían muerto a los 27, no fue complicado toparse con la historia de esa chica…Es un relato que me tocó la fibra sensible”.

También tenemos a un deportista que dejó a su equipo para servir a su país…

“Esa historia dio la vuelta al mundo, porque fue a la guerra por su país y murió por fuego amigo. Intentaron tapar el caso, pero al de un tiempo la verdad terminó saliendo a la luz”.

“Are The Kids All Right?” hace referencia al mítico “The Kids Are All Right” de Who, ¿verdad?

“Eso es. Hubo un concierto en los setenta donde murieron once personas. Les pisotearon hasta la muerte después de que una tardía prueba de sonido provocara que los fans entraran en el recinto y se desatara el pánico. Una de las víctimas tenía 27 años, no usamos sus nombres porque queríamos proteger la intimidad de las familias y no sacar ningún rédito por ello. Son las historias y la suerte de esta gente lo que merece mayor atención”.

¿Por qué os animasteis con la versión “The End” de The Doors?

“Jim Morrison murió a los 27 y además era un miembro oficial del club. “The End” era una gran canción para terminar el álbum, pero también para terminar cualquier mierda: el coronavirus, la guerra, la gente cabreada, la tristeza, la depresión y demás. Cualquier cosa que te ponga triste, debe desaparecer”.

¿Hay planes de girar por la península?

“He estado en España de vacaciones y era precioso, lamentablemente, todavía no hemos tocado allí. No resulta fácil girar tras la pandemia porque todos los grupos quieren tocar y los conciertos se han pospuesto durante dos años, aprovechamos cualquier oportunidad para subirnos a las tablas”.

¿Cómo definiríais vuestros conciertos, por cierto?

“Ruidosos, con música directa y enérgica”.

Os movéis en una suerte de limbo entre punk y metal, ¿cuáles serían vuestras influencias?

“Hay muchas, desde Nirvana a Rammstein, de Limp Bizkit a Bob Dylan, de Stevie Nicks a In This Moment, de Motörhead a System of a Down, de Bush a Godsmack, de Marilyn Manson a Iggy Pop, de Bob Seger a Creedence Clearwater Revival, de Prodigy a Danzig o Red Hot Chili Peppers. Tenemos muchas influencias, en definitiva, nos encanta la música sin importar el género. Todo artista que vive para su música y pone su corazón en ello merece que se le escuche”.

Lleváis ya dos discos trabajando con el prestigioso productor Charlie Bauerfeind, ¿cómo resultó esa experiencia?

“Pues como siempre, fascinante y genial. Siempre saco partido de su saber hacer y además es muy divertido trabajar con él y ser creativo. ¡A menudo me sorprende el gran resultado final! Estoy deseando ya volver a trabajar con él en el próximo álbum de Brunhilde”.

Cogisteis el nombre del grupo de la película de Tarantino ‘Django desencadenado’, ¿por qué?

“No lo sé exactamente…Vi la película, escuché el nombre de la esposa de Django y justo en ese momento pensé: “Este es el nombre del grupo, es sencillo, pegadizo y todo el mundo se acuerda de él, aunque suene extraño al principio”. Fue un momento de inspiración, una decisión tomada desde las entrañas”.

La portada del disco ha quedado muy llamativa, ¿cómo surgió?

“Quería algo que fuera impactante y oscuro al mismo tiempo. Debería mostrar del mismo modo vulnerabilidad y miedo, pues que se trata de un álbum oscuro sobre tipos malos haciendo maldades  o gente a la que el destino no le sonrió”.

Parece que el aspecto visual es fundamental en una banda como vosotros, ¿creéis que hoy en día no se le presta demasiada atención?

“Sí, es muy importante para mí. Es muy complicado ser coherente y sobrevivir en las redes sociales en estos tiempos de algoritmos y otras directrices, personalmente pienso que esto último es una pena. Creo que la música debería ser lo primero y lo más importante a la hora de configurar una banda. Es una pena que todo sea tan rápido y efímero. Ojalá se apreciara más la música”.  

Alfredo Villaescusa
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

1 comentario

  • Juandie dice:

    Cañeros estos 4 temas como sus currados videoclips para lo nuevo de los germanos BRUNHILDE el cual será un muy buen álbum.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.