Madness Live!
suru
guadalupeplata
abducidos
vagos
pendejo
morlanriver
gatoventura
eldromedariorobedvd
javiersolo
gritandoensilencio
leyendasdelrock
resurrection

Entrevistas |A Perfect Circle

«Aunque pase mucho tiempo entre la salida de nuestros discos, yo siempre estoy creando»

Por: Pau Peñalver

En mi lista personal de estrellas del rock a entrevistar siempre ha estado Maynard James Keenan. Quién no querría poder hablar cara a cara con el frontman de Tool o Puscifer. Pues bien, mientras ese momento llega, es genial poder charlar durante 15 minutos con alguien que lo conoce a la perfección. Su otro compañero de piso, Billy Howerdel, el mago que se esconde tras A Perfect Circle, una de las bandas que merece la pena ver en directo antes de morir. Llegan tras un largo hiato de 13 años, pese a lanzar ‘By And Down’ en 2013, con ‘Eat The Elephant‘, disco nuevo que verá la luz el próximo 20 de abril. Su próxima gira llegará a España. Esta vez nos visitarán sin James Iha (The Smashing Pumpkins), Twiggy Ramirez (Marilyn Manson) ni el polifacético Josh Freese (The Vandals, NIN y Guns N’ Roses). Pero…¿qué más da?

Me parece curioso que el disco se llame ‘Eat The Elephant’ pero en la portada sales tú o Maynard con un pulpo. ¿Me puedes explicar la relación entre ambos animales o el significado de esta incongruencia?

“En realidad, no te lo puedo explicar. Si tuviera que desgranar todo lo que rodea a la creación del disco… No tengo por qué hacerlo. Prefiero tu interpretación”.

Los dos primeros singles, “Disillusioned” y “The Doomed”, beben del pasado de A Perfect Circle de forma evidente, pero “TalkTalk” ya nos sitúa en pleno 2018 y lo que APC ofrece tras años de silencio.

“Tengo muchos problemas para intentar explicar o desentramar lo que rodea a mi proceso creativo, pero lo que te puedo decir es que, tras unas cuantas entrevistas, me doy cuenta de que lo bueno de la música es que cada uno hace su propia interpretación. Muchos periodistas han observado justo lo contrario a tu planteamiento. Yo no quiero añadir nada más ni justificarme, aunque me parece muy interesante lo que planteas. El producto que has escuchado sale directamente de mi interior”.

He escuchado con mucho detenimiento las letras y todas incluyen una crítica acérrima a temas tan dispares como la prensa, los políticos, las redes sociales… e incluso al sueño americano.

“No lo sé. Maynard es el encargado de hacer todas las letras, así que yo no puedo contestar a esto. Yo me encargo de la música. De nuevo, la interpretación corre a cargo del oyente”.

¿Es un acertijo que debemos solucionar o un puzle que minuciosamente habéis creado para el entretenimiento del público?

“Eso lo decides tú, Pau. Es como explicar qué te pone cachondo, o darte técnicas para conseguir que alguien se enamore de ti. Cuando intentas analizar tanto lo que sucede a tu alrededor, se convierte en algo clínico, como una clase donde impartes conocimiento, y entonces pierde toda su esencia y la magia se desvanece. Siempre hay capas en el arte y el mundo artístico no sé resuelve, sino que se disfruta y se goza”.


“No hay nada dejado a la improvisación en ‘Eat The Elephant'”


Hay muchos experimentos en ‘Eat The Elephant’. Hay fragmentos de piano, se oyen DJs, hay pasajes de puro tecno, un clavicémbalo he escuchado… ¿Cuántas piezas tuviste que descartar?

 “Yo no tengo filtro. Saco ideas musicales y envío grupos de ideas a Maynard. Entonces me toca esperar qué generan en él. En mi lista de canciones compuestas puede haber entre 150 0 200 ideas que pueden terminar en extractos perdidos o en cortes completos. No lo veo como escoger o descartar porque siempre puedo recuperar ideas en el futuro o utilizarlas en canciones que había planteado de otra forma. Pero mi objetivo es enviar las mejores propuestas para que Maynard se sienta cómodo y contento con el trabajo. Su empatía es uno de mis principales logros. Así trabajo”.

 Tu ritmo de trabajo está muy alejado del estrés y las fechas límite. ¿Te consideras un artesano de la música?

“Aunque pase mucho tiempo entre la salida de nuestros discos, yo siempre estoy creando. Si me viene una idea ahora mientras hablo contigo te voy a colgar y voy a sacarla de dentro. Sea donde sea que me venga la inspiración siempre intento grabar todo aquello que me viene a la cabeza, cualquiera atisbo de creatividad. Eso se puede convertir en una canción ahora o en el futuro, o simplemente pasar a la carpeta de mis archivos sonoros. Lo que está claro es que cuando tengo el presentimiento de que algo le va a gustar a Maynard y que me parece muy bueno para el grupo, enciendo máquinas, y así me pasó el enero pasado, cuando saqué la idea de “Disillusioned”. Desde el minuto uno supe que Maynard estaría encantado y que tocaba volver a sacar un disco”.

Me da la sensación de que hay bandas muy meticulosas con los nombres de las canciones y el orden en el que aparecen en el álbum, pero vosotros en ‘Eat The Elephant’ habéis lanzado todo sin sentido alguno y con mucha improvisación. La primera pieza homónima es una intro hacia vuestra música más reciente, pero luego aparece “DLB” en posición 9, que está en medio del disco, y no se sabe si es un outro u otra intro.

 “Nunca lo he pensado. Creo que alguien me hizo esa misma reflexión antes de sacar el disco. Para mí, la secuencia es muy importante. No hay nada dejado a la improvisación en este caso concreto. Pongo mucha energía y me pienso mucho cómo organizar las canciones. Todo depende de estados de ánimo, de secuencias sonoras que emanan ciertos sentimientos. Cada corte tiene su razón de estar en el lugar adecuado”.

Déjame ser un poco crítico. Yo veo un disco de doce piezas que en realidad es un álbum con diez cortes y luego al final el caos sonoro se apropia de todo. Después de “DLB” viene “Hourglass” un experimento que podría haber compuesto Nine Inch Nails o Ministry. Después “Feathers”…

“Estoy narrando un viaje que tiene sus momentos álgidos, sus paradas obligatorias, su locura pasajera… Mi viaje ideal está en este disco. “Feathers” tiene algo especial que no sé describir, y el cierre de “Get The Lead Out” es perfecto. No es correcto o incorrecto. No está mal o bien hecho. Es como es y no pasa nada. Como ya te he dicho: centrémonos en tu interpretación”.

 Si hablamos de sensaciones, siento una enorme conexión entre “The Contrarian” y “Delicious”. ¿Fue la misma idea y la tuviste que dividir en dos conceptos diferentes? ¿Voy errado?

“Podría ser. Me parece muy interesante esta reflexión. ¿Por qué no?”

 Por la nota de prensa deduzco que eres un ermitaño alejado de las redes sociales y con poco interés en la era digital. ¿Qué hay de cierto?

“Claro que tengo curiosidad, pero no lo utilizo quizás tanto como debería. De hecho, tengo una cuenta de Instagram, y allí empieza y acaba mi experiencia con las redes sociales. Imagino que dependerá de la franja de edad en la que estés. Si eres un adolescente, es un mundo de ego y aceptación, pero en mi mundo tiene que ver más con provocar, a través de plataformas como Facebook, la furia del público para que responda a unos estímulos determinados y no deje de ver o clikar en ciertos links. Es como ver las noticias llenas de desastres y porno. Esta es la parte de la que quiero huir. Por ejemplo, hay muchas cosas buenas en el networking, pero cuesta evitar según que conductas ocurren y nos afectan en el día a día”.


 “Siempre quise componer algo para cine”


En verano, estaréis en el barcelonés Be Prog! My Friend (29 y 30 de junio) o el madrileño Download (28 de junio). ¿Habrá gira de salas pequeñas en 2019?

“Ahora mismo estamos hablando de tocar en salas durante el año que viene, pero espero que no sean muy pequeñas (risas). Por ejemplo, durante este verano tocaremos en París, en la sala L’Olympia. ¿La conoces? Por otro lado, en Estados Unidos tocamos en sitios muy grandes”.

Antes de terminar, háblame de la película “D-Love”(2017), que has producido y en la que apareces como actor.

“Unos amigos míos me llamaron para hacer el score de su proyecto y ser el supervisor musical. Fue alucinante y siempre quise componer algo para cine. La historia es muy dulce y fue muy divertido trabajar con el director. Gracias a este film, salieron muchas ideas que aplicar en ‘Eat The Elephant’, ya que empecé a experimentar con teclados y piano y eso influyó en la composición de este disco. Su influencia es notoria. Pude disponer de una orquesta con muchos colores que han teñido la actual composición. Me lo pasé muy bien y aprendí mucho”.

 Gracias Billy. Ha sido un placer. Nos vemos en Barcelona.

“Gracias a ti. Hasta pronto”.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.