ivanallue2
blanco y en botella
cath gairard
hermana furia
kutxi romero
jei pir

“El “metalpaco” no existe, lo que existe es el “metalborja”, dado su pijismo intelectual”

12 marzo, 2021 6:03 pm Publicado por  21 Comentarios

Óscar Sancho, frontman de los segovianos Lujuria e ilustre colaborador de esta casa, ha realizado una interesante reflexión que ha compartido con todos sus seguidores acerca de la realidad que atraviesa el metal bajo este lapidario titular: El “metalpaco” no existe, lo que existe es el “metalborja”, dado su pijismo intelectual.

“Que el heavy metal alcanzó su auge en la década de los 80, es algo que hoy nadie duda. Tal vez si nos ponemos puntillosos tengamos que remitirnos a finales de la década de los 70 para situar su nacimiento, pero, para lo que hoy vamos a tratar esto no es lo relevante, no es esto un tratado de cuándo nació el heavy metal, es más bien aclarar (porque si se habla de “metalpacos” en los términos en los que se habla está claro… que no está claro) qué es el heavy metal”.

“Estábamos en los 80, situaros, cuando el metal estalla por todos los rincones. Un movimiento en el que todos nuestros músicos eran jóvenes y todos los seguidores también. Un movimiento que tiene su cuna en Inglaterra y especialmente en la ciudad de Birmingham, una ciudad de clase obrera, clase que hace del heavy metal su estandarte, identifica sus ideales con nuestra forma de vida y dota a esta música de unas ideas que la hace única y la convierte en algo más que música, en una forma de vida (que entre otras cosas repudia el status quo social). Y se convierte, y aquí la primera apreciación importante, en un movimiento contracultural. Se equivoca quien dice que el heavy metal es un movimiento cultural, no nacimos pasa asimilarnos a la sociedad (“Lilith”, la teclista de Lujuria, lo declaró en varias ocasiones: “No queremos cambiar para que nos acepte la sociedad, queremos que la sociedad cambie a ver si la aceptamos nosotros”)”.

“Por eso mismo, en esta país, nació “la movida”, el movimiento pijo, subvencionado, potenciado y ensalzado porque convertía a la juventud en “rebeldes de postal” a los que se permitía “desfasar” en su “alegre juventud” unos añitos y luego pasarían a ser parte del engranaje. El reflejo hoy día de aquello, la herencia de aquello, son Taburete, nunca el heavy metal. “La movida” fue el intento cultural de asimilar la rebeldía juvenil al sistema, el heavy metal fue el movimiento contracultural que combatió eso. Ahora entenderéis por qué me salen granos cuando oigo versiones “heavys” de temas de Mecano y esas cosas. No es por la música, eso es casi lo de menos, es por lo que significa que se asimile el heavy metal a lo que combatió en su nacimiento”.

“Ese movimiento juvenil, como todos los movimientos juveniles, adopta una estética que nos da identidad y nos distingue. Esa estética nos la proporciona, especialmente, Judas Priest y, más concretamente, su vocalista, Rob Halford. El cuero negro, las prendas ajustadas, los remaches, las muñequeras, las botas… Qué os voy a contar, lo conocéis de sobra. Esa estética pasa, también, a ser algo más, es nuestra identidad, somos nosotros. Gloriosas fueron las peleas de cada uno de vosotros (y las mías) con nuestros progenitores por dejarnos el pelo largo, pero era (y para mí aun hoy es) algo más, mucho más, que un peinado, era nuestra puta identidad, era la puta identidad de nuestra forma de vida, de nuestro movimiento contracultural, era, en definitiva, la puta esencia del heavy metal. (Si algo envidio, sanamente, en esta vida, es no haber sido yo quien escribiera “soy un macarra, soy un hortera, voy a toda hostia por la carretera”)”.

“Hago un aparte para dejar una reflexión que he hecho muchas veces: en aquellos años era rarísimo que alguien de nosotros se quedase calvo. Joder, apenas existía la alopecia. Recuerdo una apuesta en el concierto de Los Suaves en el Pabellón del Real Madrid que hice y gané. “¿Qué te apuestas a que doy una voz, solo una voz, y se giran y me saludan más de 100 pibes?” (Sí, troncos, por entonces empezábamos a usar la palabra “pibe”, era lo más). “Venga, coño, no jodas, a verlo”. “¿Va una birra?”. “¡Va!” Solo tuve que gritar: “¡Coño Pelos, qué pasa, pibe!”, y sí, se giraron mogollón de cabezas y se levantaron, en la oscuridad del Pabellón un buen puñado de manos saludando. Esa era la cosa, todos llevábamos melena, en cada pandilla había por lo menos un “pelos”, ¡Dios, qué bonito! De nuestros músicos igual, salvo la excepción de Carlos de Castro (hasta Jero y Paco Laguna tenían pelo, coño, hasta Halford, yo vi a Halford con melena), todos gastaban una mata increíble. Parece algo baladí, pero para mí no lo es, he meditado sobre ello y veo ahora chavales que desde los 20 años ya empiezan a tener la cabeza como una urbanización, carril de entrada, carril de salida y la rotonda en la coronilla y solo encuentro como explicaciones el stress, la dieta… En definitiva, hemos empeorado la forma de vida y todo se va notando, y eso me parece preocupante ya que uno de los valores de nuestra forma de vida era… Mejor cito al grupo Tiburón: “Amo la ecología y la libertad”. Os dejo meditando sobre esto y sigo…”

“En los 80 nace el heavy metal, se convierte en una forma de vida, se presenta como un movimiento contracultural y adopta una estética que, además, es santo y seña de rebeldía. Pasan los años, entre otras cosas llega el grunge (que ya no es heavy metal), que trata de dinamitar muchos de nuestros principios y, desde luego, nuestra estética. Sube deprisa, pero como todo lo que suba deprisa, baja a la misma velocidad mientras el heavy metal sigue vivo. Aparecen nuevas generaciones que aseguran ser heavys pero que se integran en el movimiento sin conocer, interesarse o preguntar por nuestra historia, y escuchando los mensajes de quien, precisamente, ha venido a acabar con el heavy metal. Su error fue la arrogancia y la falta de humildad. No preguntaron a los que estábamos. Bueno, no pasa nada. Pero leer a chavales que dicen que “Yo soy heavy, empecé en esto con Nirvana, o con Siniestro Total”, o con otra serie de nombres que suelen citar… En fin… Bien es cierto que otras y otros que no estuvieron en los 80 investigan, preguntan, escarban y dan con los tesoros, Dio, Judas, Saxon, Maiden, Barón, Obús, en fin, heavy metal”.

“El heavy ha permanecido varias décadas, ha visto llegar a varias generaciones de rockeras y rockeros y ha evolucionado. En los años siguientes asume las influencias de la música clásica, o del folk, o se mezcla con las raíces musicales de distintos países… En definitiva evoluciona, y surgen nuevos estilos. Y llegan nuevas generaciones que se incorporan al metal, ya no hablamos de heavy metal, es metal al que se pone por delante o por detrás otro nombre que define el nuevo estilo, folk metal, viking metal o metal celta… Y hasta una sucesión de palabros seguidos, symphonic technical melodic death metal… Pero todos esos géneros vienen de papá, vienen del heavy metal y, de hecho, hay quien a las y los que siguen esos géneros les llaman “heavys” aunque, como el pijsmo que nacimos para combatir empieza a hacer mella, ya se oye también la horterada de “metalhead””.

“Y aquí estamos, cerca de 50 años después, varias generaciones después, un buen puñado de gente que decimos con orgullo al mundo “somos heavys”. Es cierto que, como todo grupo social, tenemos clichés fáciles de los que sacar un poco de humor. Como que todos los españoles somos toreros y todos los chinos saben kung fu. Como que todos los andaluces bailan flamenco y todos los vascos levantan piedras. Pues claro. Y no tomarse esos clichés con humor es ser un sieso. Ya lo dijo Bon Scott “Si no te ríes de tu propio culo, acabarás por tomártelo en serio” Bienvenido es el humor, pero el humor tiene dos premisas importantes:

1º Hay chistes buenos y chistes malos.

2º Cualquier chiste, si se repite muchas veces, ya no tiene gracia. Si se repite muchísimas, empieza a ser ofensivo y si aún se reitera, estás presentando tu candidatura a un buen par de hostias y las encuestas te dan mayoría absoluta.

Estas dos premisas tienen su culmen en la fusión de ambas, si el chiste es malo y encima lo repites mucho e incluso muchísimo, no eres más tonto porque no se puede”.

“Dicho todo esto, una minoría formada por gente demasiado pija para ser rockera, demasiado tímida para ser músico, demasiado reprimida para poder llevar la estética heavy y demasiado frustrada por todo ello, empieza a utilizar un término nuevo que nadie conoce (normal, no ha surgido de la basca, ha surgido de “4 malcontaos”) y que no tiene definición salvo una, “metalpaco”. Serán todos aquellos que son lo que yo no soy. Y resulta que escuchar a los grupos que originaron el heavy metal es ser “metalpaco”. Esto es como decir que somos cristianos, pero si leemos la biblia somos “cristianopacos” Absurdo, ¿verdad?”.

“Y resulta que llevar la estética heavy es ser “metalpaco”. Esto es como decir que, si eres del Real Madrid, o del Barcelona o, como yo, del Rayo Vallekano, si llevas su camiseta eres “madridpaco”, barsapaco” o rayopaco”. Absurdo, ¿verdad? Y resulta que ira festivales como el Leyendas del Rock o el Rock Fest de Barna es ser “metalpaco”. Esto es como decir que a quien le gusta la pintura si va al Prado o al Reina Sofía es “Pradopaco” o “Sofipaco”. Y resulta que investigar, conocer y respetar nuestra historia es ser “metalpaco”, que esto es como ir a la facultad de Historia o a cualquier otra universidad donde se investiga, se conoce y se respeta y llamarles “historipacos” o más bien es “hacerse un Millan Astray” y gritar, con orgullo encima (la osadía del ignorante) “Muera la inteligencia” (que, por cierto, se remata con un “Viva la muerte”, que es a lo que se condena cualquier movimiento si no se conoce y respeta la historia)”.

“Resumiendo, resulta que ser heavymetalero es ser “metalpaco” y hay que imponer la pijería en nuestro movimiento para seguir siendo… esta palabra les va a gustar, la usan mucho, “cool”. ¿Y no se han parado a pensar que, si somos miles, cientos de miles incluso, los que caminamos en una dirección son ellas y ellos los equivocados? No sé, yo lo daría una vuelta. Me recuerda al chiste del borracho que conducía en dirección contraria por la A6 y pone la radio. En ese momento las noticias dicen “atención los conductores de la A6, hay un kamikaze conduciendo en dirección contraria” Y el borracho suelta ufano: “¿Uno? A miles tío, a miles””.

“No, definitivamente, el “metalpaco” no existe. Existe el heavy y existen los pijines que le ponen pega a todo y han inventado ese término sin darse cuenta de que con eso, son ellos los que van en dirección contraria y a los que habrá que bautizar. Dado su pijismo intelectual les cabe perfectamente el apelativo de “metalborjas” No, el “metalpaco” no existe, pero lo que sí ha aparecido es el “metalborja” Esperemos que se les pase la borrachera y den la vuelta al coche, que van en dirección contraria”.

Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

21 comentarios

  • Prisioner666 dice:

    Óscar, estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Pero los primeros que van en dirección contraria es la línea editorial de esta web para la que escribes.
    Ejs, a puñaos, como el de Pilar Rubio, promocionada hasta lo infinito en esta página, comentando conciertos de grupos cuando actúan en el wizink centre etc…Dónde estaba cuando esos grupos actuaban para 4 personas…
    Publicitar a los asiduos famosetes de zona vip en los conciertos, mientras otros nos hemos jugado la vida haciendo km y km para ver bandas.. .
    Este artículo estaría muy bien, si los primeros que estáis devaluando la escena heavy no fuerais vosotros, o al menos a los que apoyas

    • Oscar Lujuria dice:

      Pues te agradezco que compartas lo que comento y lamento no estar de acuerdo contigo en la apreciación en cuanto a Pilar Rubio se refiere. Que ella tenga dinero (me remito a la intervención de abajo de Pepe, no significa que ya no pueda ser Heavy. Es más, son ya muchos años demostrando que lo es. Ha apoyado el Heavy siempre que ha podido en sus apariciones televisivas y podría no haberlo hecho y en cuanto a dónde estaba cuando había grupos actuando para menos público te sorprendería saber a cuántos conciertos ha ido, a cuántos grupos ha apoyado… Tal vez en otro ejemplo estaríamos de acuerdo, en el de Pilar Rubio no puedo estarlo, ella es heavy, creéme. Y repito, cuando hablo de pijos no me refiero al dinero, me refiero a la actitud. Un saludo y gracias por la aportación

  • Pepe dice:

    Que manía de poner etiquetas a todo, como si fuéramos un paquete de arroz… A ver Oscar de Lujuria, veo que te molesta que en el heavy metal o en el rock, aunque supongo que más en lo primero…haya pijos, pijos que no entienden la “filosofía” del heavy, metalpacos o metalborjas como tu los llamas, pero hacen heavy metal. Vamos a ver, tu has visto la biografía de algunos músicos heavies o de rock, deberías saber que muchos de e ellos vienen de “buenas familias”, gente con pasta que se puede permitir tener un buen instrumento y un sitio para montar una banda, y sabes que? Hacen buena música. O sino fijaos en los países nórdicos, que desde hace mucho tiempo la meca del metal y del rock, incluso en los revivals de los ochenta y muy obreros no son, viven en casas de dos plantas con un garaje donde cabe un camión de bomberos.

    • Oscar Lujuria dice:

      Muchas gracias por tu comentario, creo que merece que me explique. Cuando hablo de pijos no me refiero tanto a que sean gente de familia pudiente (Buenas familias no me gusta para definir a las familias pudientes, de hecho hay muy malas familias ahí) me refiero a la actitud pijotera que muestran. Nadie elige dónde nacer y no voy a juzgar a nadie porque su familia, seamos claros, tengan dinero. Es más, tengo buenos colegas que su familia tiene pasta y son heavys de verdad, de corazón. Me refería a eso que te comento, a esa actitud de superioridad de “tu no eres como yo, tu eres menos, eres paleto, cutre… en definitiva un paco, espero que me entiendas.
      Por otro lado, igual ahí no vamos a estar de acuerdo pero debo ser fiel a mi ideas, el heavy no debe ser solo “hacer buena música” cierto que cuanto mejor sea la música pues genial, pero el heavy tiene, al menos para mi, algo más.
      Lo dicho, encantado de este tipo de debates donde cuando no se está de acuerdo con lo expuesto, se debate con educación, eso sí es de “buena familia” independienteente de la cuenta corriente. Un saludo.

  • metalperico dice:

    Con el tiempo el heavy metal ha perdido su razón contracultural y se ha centrado más en lo estrictamente musical.
    La sociedad es un rodillo inmenso que todo lo engulle.
    larga vida al heavy metal

  • Juandie dice:

    Totalmente de acuerdo en dicho aspecto por parte de Oscar Sancho. Que ganas tengo de que vuelva pronto a cabalgar con su ROCKZINANTE después de un año de ausencia debido al puto virus.

  • M dice:

    Sobre lo del pelo, no sé… habría que hacer un estudio. Yo creo que también había calvos en los ochenta. Lógicamente todos éramos más jóvenes y lo normal era ver más pelo en las cabezas.
    Y la movida creo que comenzó como movimiento cultural, musical, artístico, después de muchos años de no poder expresarnos con esa libertad.
    Quizá el sistema terminó por incorporar ese movimiento a su propio engranaje o sus miembros se fundieron con el sistema o se aburguesaron en cierto modo.
    Toda novedad o todo movimiento que explosiona en una época acaba por perder esa fuerza o ese ímpetu del principio cuando ya es conocido o asimilado por una mayoría.

    • Oscar Lujuria dice:

      Bueno lo del pelo era una meditación en alto, no hay un estudio sesudo detrás, pero sí te confieso que lo he pensado muchas veces, pensaba, joder antes no se quedaba tanta peña y tan pronto calva… pero vamos, no es un hecho relevante si no fuese prueba de que lo que ha cambiado es el modo de vida, más estress, peor dieta, contaminación,.. ese es el trasfondo que me preocupa.
      Me importa más lo que comentas al final, que todo movimiento acaba por perder fuerza y estando de acuerdo con eso, por eso escribo tochos como éste, para tratar de recuperar esa fuerza ya que no entiendo que el paso del tiempo deba quitárnosla. Gracias por tu aporte.

  • Anónimos S.A. dice:

    Los heavys son demasiados serios y se toman todo como si fuera una guerra. Siempre un enemigo a combatir, sea el pop, el grunge, etc… No utilizo el término metalpaco ,pero entiendo que la gente que lo utiliza, es para criticar a todo el que piensa que ese heavy de los 80 es lo mejor del mundo y que todo lo demás no vale, y los hay. Crecí con la música de los 80 que es tan válida como toda la que vino antes y después. No es ni mejor ni peor porque todo es subjetivo

    • Oscar Lujuria dice:

      También estoy de acuerdo contigo en que no es cierto que todo lo que salió después de los 80 no vale, pues claro que vale ¿Qué crees que originó, hace 16 años ya, mi programa en esta casa Rockcinante? Pues apoyar a las bandas que van surgiendo. El tema es que no comparto que quien seguimos disfrutando de la estética que nos dimos al nacer, de la música de aquellos años no merecemos ser ridiculizados y quien lo hace es el pijo en esta historia. A mi me gusta tanto e heavy de los 80 como lo que desde entonces hasta hoy se ha hecho, pero me sigue gustando llevar mi chupa de cuero, mis remaches… y no soporto que por ello se me ridiculice y se saquen conclusiones que, encima, no son ciertas. Un saludo.

  • Pablo Go dice:

    Madreee…Menudo nivel

  • The Rocker dice:

    Un metalpaco es justamente este panfleto, estar siempre contando batallitas de que yo viví tal época, yo vi a tal en su mejor época, yo fui a tal sala en su mejor momento… eso es ser un metalpaco, no los grupos que se oyen.

    • Oscar Lujuria dice:

      Pues me he releído el texto por si no lo recordaba bien pero no, debe ser que has leído otro texto. No hay una sola referencia a:
      YO viví tal época
      YO vi a tal en su mejor época
      YO fui a tal sala en su mejor momento
      Pero ni una ¿eh?

      Trastocar, poner en boca de alguien lo que no ha dicho, querer tener razón cuando se queda en evidencia… eso es ser un “Borja” de manual, y si quien hace eso dice estar en “el mundo del metal” pues ya tenemos a un “metalborja” de libro.
      Saludos.

  • Txus Tankian dice:

    Debemos tomarnos la vida con humor. No se si el término “metalpaco” vino con mala intención o ganas de hacer daño. Yo cuando supe de su existencia si se refiere a los que amamos el metal de los 80 ,apoyamos el underground y vamos con nuestras “pintas” no me importa decir que soy un Metal Paco con orgullo. (Si la definición es esa. Porque cuanto más vean que nos afecta, más se van a crecer .Si creamos el efecto contrario, eso es lo que más puede joderles. No vamos a tapar un definición por mucho que digas que no existe ellos van a seguir usando el término. Y aún más lo harán. Este artículo les da la vida, ver qué le estamos dando importancia. Por cierto, enhorabuena a Óscar por seguir escribiendo tan buenos textos ,a pesar de no estar de acuerdo al 100% siempre con ellos (a veces si) , es bonito como crea debates del rock con buena palabras y aportes. Y ver como tiene tanto respaldo por la comunidad rockera. Enhorabuena por ello. Sigamos hablando de Rock.

  • Oscar Lujuria dice:

    ¡Ay madre mía! ¡Ay virgen santa! Hasta las expresiones, nos están “borjarizando” hasta las expresiones…

  • Oscar Lujuria dice:

    Claro que debemos tomarnos la vida con humor, por ello abogo en el texto (sé que lo has leído tranquilo)
    En cuanto a lo de “ignorar y seguir” que todo el mundo me pide que aplique a todos los “fregaos” en los que últimamente me meto, es algo que he meditado mucho. Lo cierto es que cada uno de esos “fregaos”, personalmente, no me afectan, 31 años de carrera me han dado un callo que ríete tú de los que tiene Ingwie en los dedos, pero también esos 31 años me han demostrado que ignorar las cosas no son la solución, hay nombres que ya conozco (de leerlos) mejor que la alineación del Rayo Vallekano porque han permanecido 31 años tocando la moral (lo de la edad y la madurez no van con ellos, te lo aseguro) y, tras 31 años de paciencia, he llegado a la conclusión de que ya es hora de que sepan que hay quien piensa otras cosas y que quien calla no siempre otorga.
    Por último, puestos a agradecer, agradecerte tu labor con Rock Machine y ese pedazo de Cd en el que se apoyan a tantas bandas, gracias tron.

  • Paco McPaco dice:

    Joder, menuda pacada. ¿Te das cuenta de que el que es incapaz de reírse de sí mismo está condenado a no ser tomado en serio? El término “Paco” ha nacido como una coña para describir un estereotipo de manera jocosa. Todos somos Pacos en cierta manera y más nos vale reírnos cuando alguien nos lo señala.

    Pijería es ofenderse por chorradas y no por las cosas serias. Echa más humor, compadre.

    • Paco McPaco dice:

      Por cierto, intentar contraatacar creando el término “Borja” sin obedecer a ningún principio ni estereotipo reconocido queda muy infantil, tío.

  • Smiley_Ernie dice:

    Oscar, me caes de puta madre, me encantas como periodista y artista (más que en tu faceta de cantante o letrista, todo hay que decirlo). Hemos conversado en varios conciertos cuando te he visto entre el público, y espero que todo esto acabe para poder volver a verte en las pistas de las salas siempre con ese buen rollo que desprendes, o en la barra de algún festi, o sobre las tablas como tu disfrutas… pero en este artículo te has columpiado, siento decírtelo. Creo que no has entendido el concepto, no pasa nada. Si no te hace gracia, no hagas caso, así de simple. Es como si a los de Tomelloso les molesta el humor de José Mota. No es ofensivo, solo una parodia. Y es algo atemporal, no esta únicamente relacionado con los 80s.
    Lo dicho Oscar, sigamos disfrutando de la música, de la cerveza y del humor que es lo mejor que tenemos en la vida y sobre todo en esta época que nos ha tocado vivir. Cada cual que escuche lo que quiera y se ría con lo que le hace gracia, sin llegar a faltar el respeto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.