brunhilde
carmen molina
los ruidos
opera nera
sons of exodus

Crónicas

The Dead Daisies: rock n' roll entrañable y cercano

«Si The Dead Daisies pasan por tu ciudad no dudes en ir a verlos; creerás, de nuevo, en el verdadero rock n’ roll»

5 diciembre 2018

Sala Mon, Madrid

Texto: David Esteban. Fotos: Charlie rock n' roll

Dos giras prácticamente seguidas dejan en claro la actitud y la filosofía de una de las bandas del momento. Patearse el planeta sin descanso durante meses y meses indica que The Dead Daisies vive por y para lo que hace. Auténticos proletarios del heavy rock que, dejando a un lado su reconocido (y merecido) estatus de estrellas, han sido capaces de volver a los orígenes y no parar de enlazar una gira tras otra, tocar en aforos de tamaño medio/pequeño y entregarse al máximo cada noche.

Por si esto fuera poco, y como si de una banda novel se tratara, demuestran una cercanía, una simpatía y una sencillez que no concuerda con el pasado y el currículum de todos y cada uno de los miembros que conforman la banda. Como dato curioso, incluso los precios del merchandising resultan populares, hasta los vinilos firmados por la banda cuestan veinte euros. Incomparable con bandas de menor calibre que no venden sus reliquias por menos de sesenta euros. En definitiva, todo lo que rodea a la banda norteamericana se traduce en mundana y entrañable cercanía. Tanto es así que la banda lleva meses realizando una serie de conciertos acústicos bajo el nombre de “Daisyland” para los primeros cincuenta asistentes que se encuentren en la fila de entrada a la sala. Un bonito gesto que no hace más que acrecentar el cariño que la banda se gana noche tras noche.

Lamentablemente, por motivos laborales me fue imposible asistir a tan restringido evento. No obstante, las opiniones entre los asistentes eran más que favorables. Antes que The Dead Daisies, unos jovenzuelos locales, Catstrike, se presentaban ante su gente para deleitarnos con su hard rock de escuela añeja americana. Reminiscencias a Whitesnake, Ratt, Bon Jovi o Dokken llevadas a cabo con más ganas y actitud que acierto, pues los desajustes entre la banda fueron varios. Dicho esto como crítica constructiva, los madrileños tienen porvenir, ya que sus composiciones son excelentes y, desde luego, unos cualquiera no llegan a telonear a una súper banda como The Dead Daisies.

Llegó el momento del mega grupo liderado por el ex Mötley Crüe, John Corabi, el gran Doug Aldrich (Whitesnake, Dio), el carismático Marco Mendoza (Whitesnake, Thin Lizzy), el contundente Deen Castronovo (Journey) y el magnate australiano David Lowy. Sin variar demasiado el setlist con respecto a su anterior visita de julio de este mismo año, comenzaron el show con la gran “Midnight Moses”, versión de The Sensational Alex Harvey Band. “Evil” nos condujo a las participativas “Make Some Noise” y “Rise Up” con todo el mundo entregado a las sonoridades desprendidas desde el escenario. “Dead and Gone”, “What Goes Around” y “Resurrected”, de su álbum, ‘Burn It Down’ dejaron en claro qué clase de banda estábamos presenciando. Las siguientes, “Last Time I Saw the Sun” y “Join Together” de The Who, nos introdujeron en el ya clásico y maravilloso set acústico.

Con toda la banda al frente del escenario, nos deleitaron por medio de “Set Me Free”, la eterna “Let it Be” de The Beatles y la sobresaliente “Maggie May” de Rod Stewart con la fantástica voz del batería Deen Castronovo. Impresionante una vez más. Los decibelios se vieron inmediatamente aumentados por la incursión de “Burn It Down” y “All the Same” con un formidable y siempre simpático Doug Aldrig. Da gusto ver como este hombre toca la guitarra. Aldrich es ese tipo de músicos que hace fácil lo difícil y presenciarle sobre el escenario consigue que el resto de los mortales nos colguemos la guitarra y creamos posible emularle. Ilusos. Reseñable es también la entrega y actitud del bueno de John Corabi, quien a sus casi sesenta años está viviendo una segunda Juventud - ¡está en un excelente estado físico y vocal! - , siendo capaz sin despeinarse de seguir en movimientos y continuas muecas al incontrolable Marco Mendoza.

En la recta final, la movida y guasona “Mexico”, “Long Way to Go”, “Leave Me Alone” más “Bitch” de los Stones, “Helter Skelter” de The Beatles y la inmortal “Highway Star” de Deep Purple dieron por concluido un concierto sensacional que se veía claramente reflejado en la sonrisa de los asistentes. No hay mejor evidencia de haber pasado una buena tarde noche. Honestamente, si The Dead Daisies pasan por tu ciudad no dudes en ir a verlos. Creerás, de nuevo, en el original, honesto y verdadero rock n’ roll.

 

Redacción
Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    A pesar de ser los grandes músicos que son la humildad que destila la banda en escena y con esos temazos es de elogiar como he podido leer. Ojala vuelvan pronto a nuestro país porque por estos lares les adoramos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.