ivanallue2
blanco y en botella
cath gairard
hermana furia
kutxi romero
jei pir

Crónicas

Gato Ventura + Deltó

«El rock nacional no ha muerto»

24 febrero 2018

Cabaret Club, Madrid

Texto y fotos: Cristina González (@mafias_drummer)

Fuera de lo común es telonearse a sí mismo, pero Gato Ventura nos sorprendió con el rock urbano que inunda con eclecticismo su nuevo proyecto antes de dar paso a su banda Deltó, tributo a Extremoduro.

En el recorrido por su debut bajo el nombre de Gato Ventura, ‘Delirios Parte 1: Golpes de alma’, el formidable artista cordobés y su banda nos hicieron sentir como en casa, llenando de cachondeo y risas la sala y desplegando sus letras inmersas en poesía lorquiana y plasmadas en una voz afín a un rock andaluz sincero y colmado de la garra típica de bandas como Marea, Extremoduro o Poncho K.

Con todo el público emocionado por verle presentar su disco en Madrid, el técnico de sonido pareció hacer lo imposible porque el concierto no sonase como debiera. En el ambiente se notaba la tensión y desde el público íbamos dando indicaciones cual prueba de sonido. Más allá de la incidencia todo transcurrió con normalidad.

Riffs y punteos clásicos del rock nacional, palmeos flamencos, ritmos bailables donde el público lo dio todo empapando sus camisetas forjaron un ambiente inmejorable. Bañados en un estilo tan cercano a los padres de nuestro rock como a una frescura y personalidad únicas por parte de su principal artífice, fueron haciéndonos disfrutar canciones como “Delirio”, “Condenados”, “¿Dónde estarán tus pies?”, “Flamenco”, “Liberación” o la concluyente “Mis últimas palabras”, cada una con su tesitura y su alma propias, cada una con un mensaje que trasladar y un buen puñado de melodías de esas que te conquistan en el disco y te terminan de atrapar por completo cuando suenan sobre un escenario.

Ha crecido rodeado de música – no en vano es el hijo de Paco Ventura, guitarrista de Medina Azahara – y por eso no es de sorprender la naturalidad con la que Gato Ventura se desenvuelve bajo los fotos. La actuación de aquella noche fue prueba más irrefutable de que su trayectoria en vivo tiene visos a ser venerada como referencia de este siglo por el público que pone a rebosar los principales festivales de rock del país.

Con el tributo a Extremoduro que nos ofreció Deltó se cerró la noche, cumpliendo con el horario estipulado – poco más de las 00 – y con el público más entregado aún, cantando a viva voz las maravillosas versiones que nos ofrecieron de lo mejor de la legendaria banda capitaneada por Roberto Iniesta.

Simpáticos, agradables, gente llana, compartieron con el público madrileño un buen rato y nos hicieron olvidar con su jarana los incidentes del sonido. Banda para apuntarse a ver cada vez que toquen en directo, porque lo dan todo por y para el público con su arte andaluz-extremeño, su vitalidad y su frescura.

 

Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Jason Cenador

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.