Madness 2
gusylosimpostores

Crónicas

Crónica de Oker + Sovengar: Despedida por todo lo alto

«Mucha caña, actitud rebelde y entrega absoluta. La banda puso toda la carne en el asador. ¡Hasta siempre, Oker!»

10 febrero 2018

Sound Stage, Madrid

Texto y fotos: Clara S. Gallego

El sábado 10 de febrero vivimos una fecha muy especial en Madrid. Sin embargo, al mismo tiempo, fue una noche triste, ya que presenciamos la despedida de Oker con el fin de su gira “Diez años dando caña”. La banda vallecana de heavy metal ochentero puso así un punto y aparte a una década llena de buena música y muchos momentos únicos. Como no podía ser de otra manera, el grupo se despidió por todo lo alto, ofreciendo una fiesta en la sala Sound Stage digna de recordar. Sin embargo, no vinieron solos. Para abrir el concierto, esta vez les acompañó los murcianos Sovengar, para aportar el toque más vikingo a la noche. Formados por Wulfgar (David Pérez) a la voz, Hjalmar (Manolo Parra) y Björn (Jorge Pérez) a las guitarras, Eiggnar (Juan Carlos Soriano) al bajo y Jötum (Amador Casado) a la batería, se formaron en 2013 y cuentan con dos discos de estudio.

Sovengar

El concierto comenzó de forma inminente tras la apertura de puertas. Con sus cinco miembros ya sobre la tarima, los Sovengar arrancaron con su “Warlords Of Metal” de su segundo álbum ‘Metal March’ (2016). Su habitual look vikingo es la principal puesta en escena, junto a su gran garra. Seguidamente, continuaron dando cera con “Eternal Destiny”, siguiendo con el repaso a su segundo trabajo. Fue entonces cuando el vocalista Wulfgar, con su Roland Keytar en mano, se quitó su característico casco vikingo, dando paso después a “The Pursuit Of Vikings” de Amon Amarth. Aunque al inicio el público no estuvo muy receptivo, el entusiasmo fue creciendo a medida que pasaban los minutos. El recorrido por su discografía continuó con dos piezas imprescindibles: “Final Victory” y “You Are Metal”. Un sonido potente y una actitud decidida son los ingredientes básicos de un directo de Sovengar. Asimismo, pudimos apreciar el buen rollo que se respira entre los integrantes. Antes de despedirse, los vikingos sacaron toda su artillería pesada y nos hicieron sentir el “martillo de los dioses” con su “Hammer Of The Gods” de su segundo LP. Lo mismo hicieron con el “Call To The Battle” de su primer álbum (‘Vindicta et Gloria’, 2014), convirtiendo la sala en todo un campo de batalla. La performance de Sovengar concluyó al grito del “Brutal Battle” de su debut, haciendo corear a todo el público. Un show breve, pero muy potente, en el que el humor también estuvo muy presente.

El paso de Sovengar fue muy corto, pero tras ellos llegó el plato más fuerte de la noche: los rebeldes y cañeros Oker. Hasta nuevo aviso, fue el último encuentro de Xina (voz), Lolo (guitarra), Luisito (bajo), Alberto (guitarra) y Sergio (batería) sobre un escenario. Una introducción con la banda sonora de “Saw” fue el preludio del inicio del concierto, que contó con un extenso repaso a su discografía. Con su habitual look ochentero, los chicos arrancaron con “Culpable”, gran tema de su LP homónimo publicado en 2013. Demostraron toda su garra dedicando “Sangre y sudor” a todo el público, y haciéndonos saber que, a pesar de su partida, para Oker siempre será “La hora de actuar”. “Traidor” fue la que siguió a continuación, con el que dejaron bien claro qué es lo que mejor se le da. Con “Burlando a la muerte” llegó la primera de las múltiples colaboraciones de la noche. Se trata de Juanky, gran amigo de la agrupación, que se unió como segundo bajista. Por supuesto, tampoco pudo faltar el himno a la ciudad que les vio nacer y crecer: “Vallecas”. Otro de los invitados fue Álvaro Destroyer, que se subió a tocar las seis cuerdas en “Yo mismo”, muy aclamado por el público.

Oker

Fue una actuación muy emotiva en el que todos los miembros del grupo tuvieron voz. Comenzó hablando Alberto, agradeciendo el apoyo del público, antes de despegar de nuevo con “Carroñeros del rock”. Sin embargo, a diferencia de la versión de estudio, Óscar Sancho (Lujuria) no pudo estar, ya que se encontraba recogiendo su premio a Mejor Frontman por La Heavy. A gran parte del público se le encogió el corazón al escuchar a Xina cantando el desgarrador “Héroe perdido” mientras trataba de contenerse las lágrimas. En este tema contaron con “Cachorro” a la guitarra. El siguiente en dar su pequeño discurso fue Lolo, y tras ello, volvieron con “Dale caña”, algo que sin duda se le da muy bien hacer. Xina, ahora con nuevo look, siguió demostrando sus buenas dotes de front woman. “Heavy metal” fue el siguiente corte, para el que se unió la aguda y potente voz de Silver, vocalista de Silver Fist. “Este concierto significa que cada vez queda menos para la vuelta de Oker”, aseguró el cantante. A continuación, el combo se preparó para dar el “Último adiós”, con el que Xina derrochó su voz demostrando que se ha ganado a pulso uno de los puestos a mejor vocalista femenina del país. “Siempre os llevaré en el corazón”, le dedicó a sus compañeros casi entre lágrimas. Luisito fue el siguiente en hablar, para después dar paso a “Sobre el papel”. Tras ello, dos invitados de lujo como son Glory y Salva de Guadaña, compartieron con la banda “Vuelvo a resurgir”. Antes de echar el cierre al primer bloque del concierto, Oker lanzó su “Magia negra”, con Xina envuelta en su capa negra de encaje.

Oker

Tras una breve pausa, en la que Xina aprovechó de nuevo para lucir otro cambio de look, pisaron fuerte de nuevo la escena para tocar su tema homónimo: “Oker”. Este fue el mejor momento para presentar a los miembros de la agrupación y añadir una nueva dosis de emotividad al concierto. Con una fuerza imparable, Xina invitó a cantar al público el estribillo de la canción, que sin duda hizo que todos los asistentes se entregaran. Poco a poco se fue acercando el final. Sin embargo, Oker no se fueron sin antes demostrar que no tienen ningún “Miedo”, pieza  con la que una sala llena se dejó la voz acompañando al grupo. Como fin de fiesta, Oker guardaron una sorpresa especial e invitaron a todo el público a subir al escenario a cantar el himno “Rebeldes de acero”, poniendo el broche a una despedida inigualable. Mucha caña, actitud rebelde y entrega absoluta. La banda puso toda la carne en el asador. ¡Hasta siempre, Oker!

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • JOSE LUIS ALONSO says:

    Yo los vi en Barcelona en Diciembre y derrocharon mogollón de entusiasmo en su concierto, es una lastima pero hemos de acceptar sus decisión, eso sí, nos dejan unos cuantos himnos heavys para seguir teniendolos en nuestra mente. saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.