kelevra
Gernika Fest
adamantia
duro
fantactels
wrathnoise
láudano
all sounds
four trips ahead
bow
aie
Deskarria2
escuela de rock de palencia
tridente

Wolves In The Throne Room

Primordial Arcana

Century Media (2021)

Por: Alberto Zamora

7

El bodegón satánico que ilustra la portada de ‘Primordial Arcana’ (a la venta aquí) ya deja claro que Wolves In The Throne Room no van a tirar de sonido guarro y punkarra precisamente. Al contrario, la producción de su último álbum, el séptimo para más datos, es rica en detalles y atmósferas, siendo un gustazo zambullirse en la elegancia de los siete (¿casualidad?) temas que lo conforman.

Sin llegar a los extremos de unos Deafheaven, temas como “Mountain Magick” buscan que el oyente se sumerja en su particular universo, sin obviar en ningún momento los blast beast y las voces típicamente black; pero, desde luego, un comienzo bucólico como el de “Spirit Of Lightning” no os hará desempolvar vuestro viejo LP del ‘Deathcrush’. De hecho, dejando a un lado ciertos desarrollos y riffs, algunas de sus guitarras no desentonarían en un trabajo de Amorphis.

“Throuhg Eternal Fields” se lo toma con calma y las guitarras vuelven a tener ese tono épico y melancólico, mayor mérito teniendo en cuenta la procedencia americana del combo. A pesar de algún arranque fiero, se trata de un medio tiempo de desarrollo pausado y varios elementos melódicos. “Primal Chasm” sí resulta más ortodoxa en su acercamiento al sonido más puramente black metal, pero, de nuevo, vuelvo a echar de menos algo de velocidad en la composición. Más descolocan los teclados electrónicos de “Underwolrd Aurora”, que perfectamente podrían aparecer en un disco de Gost.

“Masters Of Rain And Storm” es probablemente el tema más agresivo del disco, pero no por ello renuncia a complejos desarrollos y a algunos elementos casi sinfónicos que enriquecen el tema, además de unas fantásticas guitarras acústicas que parten la canción por la mitad. Por su parte, “Eostre” cierra el disco con la noble intención de transportarnos a un bosque y casi lo consigue.

No soy especialmente partidario de los malditos discos en los que todos los temas tienen intros y outros. No os digo nada sobre los albums con canciones de siete minutos de media, pero sería de necios negar que Wolves In The Throne Room han parido un disco muy competente que, eso sí, necesita de un determinado estado de ánimo para ser disfrutado en todo su esplendor. La voz podía tener algo más de variedad, que si no lo digo reviento.

Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.