bones factory 2
magictostadora
dragonfly
swimming in a pan
lady tattoo
zalez
samu ortiga
grimner
beyond dystopia
haches
invaders
soul teller
brotherhood of wolves

Swimming in a Pan

Unlabelled

Resilient Records (2022)

Por: Alfredo Villaescusa

9

Hay veces en las que te encuentras propuestas que parecen salidas de alguna especie de limbo musical en el que se ha parado el tiempo en ciertas décadas y adentrarse en ese universo casi se antoja una puerta a otra dimensión. Un umbral hacia un mundo diferente en el que da igual lo que lo esté petando en ese momento y uno solo se guía por los principios y el criterio más absoluto.

Esto último es un poco lo que sucede con Swimming in a Pan, combo nacido en la Costa Brava allá por 2020 al que costaría encasillar en un género determinado, pues en ocasiones se acercan al indie rock de poso elegante tipo Arctic Monkeys mientras que otras veces nos viene a la cabeza una leyenda como Elton John. No en vano ellos mismos se autoproclaman piano rock alternativo, por lo que el emblemático compositor de “Crocodile Rock” y tantos temones algo tendría que decir sobre el asunto.

Mucho nivel destila desde el principio este soberbio debut dividido en dos volúmenes que se inicia con la evocadora “Laura”, una pieza que podría sonar en cualquier tugurio de mala muerte que por lo menos mantenga la dignidad suficiente para conservar un gran piano en una esquina del local. “Left & Right” posee un comienzo marcial enorme que te agarra por la solapa y te mete de inmediato en su rollo indie alternativo muy en la senda de lo que anda haciendo en los últimos tiempos Alex Turner con su banda.

En “Winter Wind” se aprecia de lleno ese influjo del responsable de “Rocket Man” del que hablábamos antes y en “Redemption” bajan las revoluciones, apagan la luz, pero lo hacen con tanta clase que uno solo puede maravillarse ante semejante talento. Y “Nancy Hater” introduce brío rockero al conjunto, aunque este aspecto nunca se echó en falta con composiciones redondas tan solventes.

“Men on the Road” saca el sombrero de cowboy, por lo que se podría canturrear por una carretera solitaria, antes de cierto giro de timón en “Kisses in Virus Times”, otro corte muy apropiado para un garito en los bajos fondos. Cierra el primer volumen “The Escape”, que posee un aire épico en plan musical que te hará mover la pierna, la cabeza o alguna otra articulación seguro.

En cuanto a la segunda parte, “Get a Master” sigue conservando la clase del trabajo precedente, aunque uno no pueda evitar pensar de nuevo en Arctic Monkeys. “Like a Lioness” se encuadra en esa atmósfera indie rock británica a lo Kaiser Chiefs que predomina en unos cuantos temas de esta colosal obra.

“Mama Said” se convierte en otro remanso sosegado para repantigarse en el sofá y beber o fumar lo que cada cual estime oportuno, mientras que “Unlucky Man” no permite tampoco demasiado desmelene, pero la voz de Quim Sánchez quizás nos lega una de las mejores interpretaciones de este conjunto.

“My Little Son-g” nos demuestra con un rotundo argumento la impresionante versatilidad de estos artistas, capaces de controlar el tiempo a su antojo y de llevarnos en una montaña rusa de acelerones y frenazos. “Yo te quiero amar” pone el broche a un monumental trabajo, con el piano en posición estelar y tonos que van desde lo rudo a medio falsetes que te podrían hacer pensar en Prince. Es lo que tienen estos tipos, su creatividad parece indomable.

Desde luego no está al alcance de cualquiera editar un debut tan repleto de matices que a veces no entran en la primera escucha, pero no pasa nada, pues aquí tenemos un suculento plato de gourmet, auténtica ambrosía en el paladar para melómanos que se te deshace en la boca. Rebañen hasta la última gota.

Alfredo Villaescusa
Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *