magictostadora

Paradise Lost

Obsidian

Nuclear Blast (15 de mayo de 2020)

Por: Yorgos Goumas

9

La banda inglesa vuelve a ofrecernos una buena dosis de metal gótico, más variada después de aquel ‘Medusa’ (2017), que era un intento consciente de hacer el disco más doom de su carrera, y siempre fieles a la idea de ofrecer algo diferente con cada lanzamiento.

El tema que  abre el disco, “Darker Thoughts”, nos sorprende por medio una primera parte muy pausada, con solo guitarra y sección de cuerdas, aunque después ya explota con sonidos a los que la banda nos tiene más acostumbrados: el metal gótico noventero a lo ‘Draconian Times’ (1995).

“Fall from Grace” tiene ese aire a lo ‘Gothic’ (1991) pero sin la voz femenina; doom gótico de la mejor cosecha.

“Ghosts” es todo un homenaje al rock gótico ochentero de unos Sisters of Mercy, por ejemplo, pero pasado por el filtro particular de la banda, que debería gustar hasta a los fans más ortodoxos del género y que también debería sonar en las pistas de baile de las sesiones oscuras que se precien… “For Jesus Christ”, tal como apela el vocalista Nick Holmes en el estribillo repetidamente.

“The Devil Embraced” arranca con un órgano eclesiástico y unos teclados misteriosos, casi amenazantes, antes que la banda estalle en otra buena muestra de doom gótico marca de la casa y con un buen juego entre voces melódicas y guturales por parte de Holmes. Uno de los temas más melódicos y melancólicos a la vez de todo el disco y con unas líneas de guitarra y un solo por parte de Greg Mackintosh que ponen los pelos de punta. Para escuchar en una capilla a solas bajo la luz de las velas.

“Forsaken” es otra maravillosa muestra de rock/metal gótico ochentero (con el añadido de unos coros majestuosos), e igual que “Ghosts”, agradará hasta al fan más recalcitrante de la música dark, mientras que con “Serenity” volvemos a la época de discos como ‘Icon’ (1993) o los más recientes. Un tema que invita al headbanging y acaso el más heavy del disco. Como si quisieran compensar, es seguido por “Ending Days”, una canción más tranquila y melancólica, con acompañamiento de violín y cello y otro maravilloso solo de Mackintosh incluido.

El disco cierra con “Hope Dies Young”, su última incursión al rock gótico ochentero, y “Ravenghast”, otra muestra de su amor por la pomposidad oscura de unos Dead Can Dance, por ejemplo, y el doom gótico marca que les caracteriza.

Los ingleses nunca y siguen siendo los reyes del metal gótico tres décadas después de su incepción. Tal como dice Holmes en este tema, “Thy (Gothic) Kingdom Come” (“Venga tu reino”).

Para estar al tanto de toda la actualidad musical, date una vuelta por nuestra sección de críticas de discos.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.