guadaña octubre
jorge salan
puente rock 2021
eyrem
frack carducci
mar de fondo
higgs
hyde xxi
sodom
fausto taranto
escuela de rock de palencia
pipo & travelin\

Painkiller Party

It´s Never Too Late To have a Happy Childhood

Dedication Records / Hopeless World Records (2021)

Por: Hernán Osuna

9

El verdadero pintor debe ser capaz de tener, con las cosas más insólitas, las ideas más inusuales.” La frase de Salvador Dalí es aplicable a todas las ramas del arte, y la música no es la excepción. La creatividad debe estar al servicio del arte, sin límites ni restricciones, y así lo han entendido los alemanes Painkiller Party, una peculiar banda que libera su tensión sexual en videoclips de divertido tono erótico y música definida por ellos mismos como electronicore, una mezcla de electrónica y deathcore, conjugada con trazas de reggae, punk y otros géneros.

Si quieres liberarte de todo tipo de prejuicios, Painkiller Party te invita a su fiesta de penes plásticos, porno, voces guturales y sonidos electrónicos en este nuevo trabajo de doce canciones y poco más de 40 minutos. La placa abre con "Rising Higher" (una puñalada de ritmos y guitarras asincopadas) seguida de "BKKK (This Party Sucks)", uno de los puntos fuertes -y calientes- del disco. Se trata de un tema en plan hardcore que básicamente habla sobre el bukkake (si no sabes qué significa, puedes consultarle al dios Google) y camina firme gracias a los guturales de la vocalista Jenny Josefine Schulz junto a un rollo electrónico y frenético que Skrillex bien envidiaría.

El segundo track, que lleva el nombre del álbum, suena como un viaje divertido y heavy en calesita con el cual terminas vomitando absolutamente todo. “Still Fucking True”, otro de los momentos más destacados del LP, es una ceremonia deathcore tamizada eficazmente con un sutil reggae que oficia como un descanso auditivo para el oyente. La mezcla es extraña, pero no por ello menos efectiva.

Luego, “I'm Empty, You're Full” demuestra por qué los alemanes son especialistas en el metal bailable y en la electrónica (¡gracias, Kraftwerk, por tantas alegrías!). Imagina a una banda sumamente agresiva irrumpiendo a las 3 de la mañana en una alocada fiesta capitaneada por un DJ que pone los mejores temas de dubstep. Ese es el aire de esta canción frenética y exaltada, quizás la más alocada del disco.

“Nerdlove” se pasea por una atmósfera de videojuegos y densidad, como si el hecho de jugar unas horas a la PlayStation hubiera despertado la furia de los gamers. En ella encontraremos un rollo chiptune, con agresividad y gritos forman parte de la escena. Posteriormente, la melancolía por la ruptura de una relación se transforma en gratitud -justamente por el hecho de que no haya funcionado dicho vínculo- en "I Am So Glad You Are My Ex". Una línea de pensamiento positiva, resiliente y a la vez irónica (“estoy muy contento –o contenta- de que seas mi ex”).

Sobre el cierre llega el trío – el ménage à trois musical- conformado por “Gang Bang Tango”, que mixtura deathcore, algunos pasajes con breakdowns, punk y más, de todo menos tango; “Party Edgy” (aquí escucharás sonidos de videojuegos y riffs en plan Rammstein) y, finalmente, “I'ts Always The Girlfriends (And Sometimes It's The Boyfriends)”.

La propuesta de Painkiller Party está anclada en la diversión y en el abordaje de una sexualidad libre, pero a la vez respetuosa. Algo es seguro: aquí no encontrarás a una banda “tradicional” en cuanto a su forma de concebir el arte y la música. ‘It´s Never Too Late To Have a Happy Childhood’ debe ser entendido como lo que es, un disco para despojarse de prejuicios, estar de buen humor, divertirse y pasarlo bien. De eso se trata, ¿no?

Redacción
Etiquetas: ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.