javier garcia pelayo
keith richards
el rey salitre
johnnybzero
la jaula
flesh for shredder
nuclear chile
cives
evil seeds
luback
retales
maldito stravaganzza-zenobia-alderaan
ayra

In Flames

Clayman (20th Anniversary Edition)

Nuclear Blast (2020)

Por: Juan Destroyer

7

Acababa de concluir el proceso de masterización cuando viajé a Gotemburgo, cuna del death melódico sueco, para escuchar ‘Clayman’ a todo rabo en los altavoces de los Fredman Studios donde se le había dado forma. Tal y como quedó reflejado en el reportaje de la revista Heavy Rock, enseguida supe que me hallaba ante un disco singular, que marcaría un antes y después para In Flames y para toda la escena de la ciudad.

Fue toda una inflexión para los suecos, era su quinto LP y establecí la analogía con el black album de Metallica, pues la banda había modelado su sonido hasta alcanzar un punto en el que abría las puertas del melodeath a un público más amplio. A partir de ahí, cada cual que juzgue los senderos tomados por In Flames hasta nuestros días, pero que nadie me toque ‘Clayman’, todo un clásico del metal europeo que sale el 28 de agosto en edición 20º aniversario.

¿Y qué nos ofrece ‘Clayman (20th Anniversary Edition)’? Lo primero de todo, una remasterización del álbum original a cargo de Ted Jensen, un monstruo de los botones que desde mediados de los 70 ha trabajado con decenas de bandas de todos los géneros, también con muchas de metal, como Pantera, Deftones, Gojira, Megadeth, Korn o Within Temptation. La elección parece un movimiento más en pos de incidir en el mercado estadounidense. ¿El resultado? Notable, porque es respetuoso con las pistas originales pero le otorga a todo el conjunto un punch de fuerza adicional, y eso que la producción original de Fredrik Nordström ya era un sopapo de aúpa.

Pero sin duda lo más novedoso es la inclusión de un EP llamado ‘Clayman 2020’. En él, la actual formación del grupo, en la que solo quedan dos miembros clásicos –el cantante Anders Fridén y el guitarrista Björn Gelotte– regraban cuatro de las canciones bajo el mando de Howard Benson, el productor norteamericano de sus dos últimos LPs. La mezcla es obra de Chris Lord-Alge (Green Day, Rob Zombie).

No me gusta el nuevo “Only for the Weak”, puesto que precisamente me resulta una poco débil (weak en inglés) con respecto al original, tanto en el enfoque de la producción como en los nuevos arreglos vocales de Anders, que tira de una octava más aguda en las estrofas que no les favorece.

“Bullet Ride” sí conserva su poderío, aunque opino que el sonido de caja de Tanner Wayne está en un plano inadecuado, no suena cohesionado con el resto de la música.

“Pinball Map” me parece la más lograda, con unas guitarras menos elásticas pero aún más rotundas, ofreciendo un nuevo punto de vista que creo que sí puede hacer que nos cuestionemos si suena mejor que lo grabado dos décadas atrás. Y hablando de las guitarras, es el primer trabajo en el que figura el ex Megadeth Chris Broderick como miembro oficial del grupo; algo me dice que los nuevos solos en esta, adornados con armonías, son aportación suya.

“Clayman”, el tema título, comienza con el sonido de un sintetizador que te pone en guardia, pero es solo un detalle inicial que no implica que la máquina se haya hecho con él, se mimetiza con el conjunto como en el original.

Las cuatro regrabaciones vienen precedidas por la pieza instrumental “Themes and Variations in D-Minor”. En ella, Johannes Bergion -violonchelista de Diablo Swing Orchestra que ya colaboró con el grupo en el disco ‘Sounds of a  Playground Fading’- toma melodías de varias canciones (“Bullet Ride”, “Square Nothing”, “Suburban Me”,  “Another Day in Quicksand”, “Swim”, “Satellites and Astronauts” y “Only for the Weak”) para crear algo más grande que una simple intro: toda una nueva perspectiva de la música del grupo.

También la portada ha sido sustancialmente cambiada, de manera que el hombre de Vitruvio, de tanto estar en llamas, se ha carbonizado.

En fin, que esta no es una anodina reedición al uso, la banda la ha utilizado para seguir haciendo lo mismo que en los últimos 20 años: desafiarse a sí misma y, de paso, poner a prueba también a sus seguidores.

@JuanDestroyerMR
@juandestroyeroficial
@juandestroyerRock

In Flames en 2020, de izda. a dcha: Bryce Paul, Chris Broderick, Björn Gelotte, Anders Fridén y Tanner Wayne. Foto: Stephanie Cabral.

Redacción
Etiquetas: , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.