skirl
catrina
blackbomber
psychic equalizer
oeste
tadini

Canciones que pensaste que eran suyas. Cuarta entrega: La lucha contra la ley de The Clash que The Crickets no ganaron

11 abril, 2020 5:20 pm Publicado por  1 Comentario

Rescatar joyas de las catacumbas es una labor arqueológica que debería reconocerse con los mismos honores que a los autores originales de una canción. La historia de la música está plagada de casos en los que auténticos temazos han pasado sin pena ni gloria hasta que han caído en otras manos. De hecho, esta sección va un poco sobre eso, es decir, sobre gestas de alquimistas que transformaron en oro materia prima cuyo potencial pocos advirtieron antes. Eso que en otros ámbitos se conoce como olfato periodístico, una cualidad que permite anticiparse a los hechos antes de que ocurran y ver el éxito donde otros ni siquiera levantaban la ceja.

De ese don parecían andar bastante sobrados los británicos The Clash, que gracias a una mera casualidad del destino lograron dar con el método para introducirse en el ansiado mercado norteamericano.  A mediados de 1978, mientras andaban preparando su segundo disco ‘Give ‘Em Enough Rope’, el cantante Joe Strummer y el guitarrista Mick Jones volaron hacia los estudios Automatt en San Francisco. El dueño de dicho lugar tenía situada en varias habitaciones del complejo una notable colección de máquinas jukebox, esos artilugios que hemos visto mil veces en películas en los que uno puede seleccionar algún tema para escuchar a todo volumen. Y en uno de ellos sonó la versión de “I Fought The Law” de The Bobby Fuller Four.

La canción les gustó tanto que a su vuelta a Reino Unido empezaron a tocarla en directo con asiduidad antes de registrarla finalmente para su EP ‘The Cost Of Living’. Su popularidad fue tal que muchos pensaban que en realidad se trataba de una composición suya y además les valió para hacer sus pinitos en EEUU, al convertirse en el primer single del grupo editado en el país de las oportunidades. Apareció incluso en la edición americana de su álbum homónimo.

Aunque The Clash pegaron el pelotazo con esta adaptación, no siempre fue así. Otros lo intentaron antes y sucumbieron en el intento. La ley ganó, como dice la letra. El verdadero artífice de todo fue Sonny Curtis, el guitarrista que sustituyó al mítico Buddy Holly en The Crickets cuando el texano falleció en 1959. Sin apenas apoyo radiofónico, el lanzamiento original de “I Fought The Law” pasó completamente desapercibido, al igual que les sucedió en 1962 a Paul Stefen And The Royal Lancers, pese a alcanzar una tímida repercusión en el circuito local.

Tuvo que ser un cuarteto liderado por Bobby Fuller el que consiguiera sacar la espada de la piedra y alcanzar las listas de ventas. Un éxito que fue bastante efímero, puesto que seis meses después el propio Fuller fue encontrado muerto asfixiado en el coche de su madre. La policía concluyó que se trató de un suicidio, aunque otras fuentes apuntan que pudo haber sido un asesinato. Dejemos el misterio para los estudiosos del asunto.

Volviendo a lo que nos interesa, “I Fought The Law” ha sido versionada cientos de veces por diversos artistas, muchos basándose en la enérgica interpretación de Joe Strummer y compañía, por mencionar algunos, podríamos citar a Mike Ness de Social Distortion, Dead Kennedys, Green Day, Bruce Springsteen, Bryan Adams o Johnny Cash, aparte de otros ejemplos patrios como Loquillo (tanto junto a Fito como en el disco con Nu Niles) o Ska-P. A modo de curiosidad, añadir que la versión de The Clash también fue utilizada en 1989 por las tropas estadounidenses para doblegar al dictador Manuel Antonio Noriega en la operación Causa Justa. Porque en realidad luchar contra la ley significa luchar contra las costumbres y todos esos miedos atávicos que impiden progresar a la sociedad. Una suerte de contraseña que ha pasado de mano en mano.

Alfredo Villaescusa

¿Has leído ya las anteriores entregas de Canciones que pensaste que eran suyas?

 

Alfredo Villaescusa
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.