leyendas del rock
metal paradise
puenterock2020
isabel marco
inspector harry
dru
catstrike
Anightofblackstars
barbarablack
amyjo
The Apollardaos
graspop

40 años de la New Wave Of British Heavy Metal: la eclosión de Iron Maiden

Blog: Mariano Muniesa

2 febrero, 2020 9:12 pm Publicado por  18 Comentarios

Si hay una banda a la que está más anexionada que probablemente ninguna otra en la historia al fenómeno de la New Wave Of British Heavy Metal, esa banda es Iron Maiden. La Doncella de Hierro es en la actualidad un clásico absoluto ya de la historia del rock, que ha llegado a lo más alto del mainstream y de la denominada categoría de “rock de estadios”, como se ha puesto de manifiesto en su última gira ‘Legacy of the Beast’, que pasó por Madrid en 2018 y que finalizará el 25 de julio en el Estadi Olímpic Lluís Companys de Barcelona.

La historia de Iron Maiden comenzó en 1975, pero a pesar de que en 1979 editó el famoso ‘The Soundhouse Tapes’, realmente es en 1980, con la edición de su primer álbum unida a otros acontecimientos que hicieron que ese año resultase crucial en su futuro y significase el primer paso en esa larga trayectoria que 40 años después les ha llevado a llenar estadios en todo el mundo y a convertirse en autenticas leyendas vivientes, cuando se puede decir que empieza de verdad su historia.

Una historia que nace con la explosión de uno de los fenómenos de mayor trascendencia, repercusión y proyección en el rock, ciertamente de una duración relativamente reducida en el tiempo, pero en el cual se formó musicalmente una generación que ha dejado un legado en la música como quizá ninguna otra, a excepción de los pioneros del british blues, ha dado para la posteridad. Señoras y señores, sean ustedes bienvenidos/as a la historia de la New Wave Of British Heavy Metal explicada a través de sus momentos más icónicos, con Iron Maiden como hilo conductor.

Engendrando la bestia…

En 1979 el escritor, periodista y editor de la revista Sounds, Alan Lewis, en una crónica sobre un concierto en el que tocaban Samson, Angel Witch y Iron Maiden que escribió Geoff Barton, – un año y medio más tarde el fundador de la revista Kerrang! - tituló el reportaje: “La nueva ola del heavy metal británico”. Con toda seguridad Lewis nunca imaginó que ese titular se convertiría en la denominación de todo un movimiento musical, social y generacional, pero el impacto que tuvo sirvió para referirse a un incipiente resurgir, por parte de bandas muy jóvenes, incluso muchas de ellas provenientes de grupos punk del estallido del 77 que habían desaparecido con la decadencia y práctica desaparición del género, de un nuevo tipo de rock.

Esos músicos por un lado se reclamaban seguidores y continuadores del hard rock de los 70 y sus grandes formaciones (Zeppelin, Sabbath, Purple, Free, etc.), pero compartían el anhelo de llevar esas influencias a su propio lenguaje musical, su anhelo por dotarle de mayor intensidad, de mayor volumen, de endurecerlo, en definitiva. Inclusive, su propia actitud les llevó a revolucionar ese hard rock clásico, imprimirle más energía, más potencia y convertirlo en todo un nuevo movimiento que además de poner sobre la mesa una nueva propuesta musical, creó una estética propia, una imagen, un estilo y se dotó a sí mismo de un sentimiento de pertenencia a una comunidad – en cierta medida, lo que se empezó a llamar poco después una “tribu urbana” – que compartía unos valores de pasión por el rock, de unión, de camaradería, de libertad y de fraternidad como no se conocían desde la época del movimiento hippie.

Rock intenso y poderoso ejecutado al máximo volumen, recargado de fuerza, sentimiento y energía para unas masas de jóvenes que vivieron, sintieron e hicieron suya esa música con auténtica pasión, llevando su mensaje y su estética a todos los ámbitos de su personalidad. Eso, ni más ni menos, trajo a la música la New Wave Of British Heavy Metal.

Seleccionar solo diez hechos clave en lo que fue la NWOBHM es indudablemente hacer un retrato incompleto y con toda probabilidad  reduccionista acerca de todo lo que significó, pero en cualquier caso, creemos que realmente, si no están todos los que son, sí son todos los que están.


Publicación de ‘Iron Maiden’, el álbum debut homónimo de la Doncella de hierro

Enero de 1980: con un Clive Burr recién entrado en la banda y recién firmado su primer contrato discográfico con la EMI Odeón, Iron Maiden entraron en los Kingsway Studios de Londres para grabar su primer álbum en tan solo dos semanas y que se puso a la venta el 14 de abril de 1980.

La historia en torno a como se hizo ‘Iron Maiden’ es conocida; Steve Harris siempre se ha mostrado muy crítico con el a su juicio muy deficiente trabajo de producción que hizo Will Malone, quien por otra parte había hecho muy buenas producciones para grupos como Black Sabbath y Todd Rundgren. En efecto, el disco transmite un sonido plano, opaco, una producción manifiestamente mejorable, aunque sin embargo, fue todo un éxito comercial y gustó muchísimo a sus fans, a quienes les agradaba ese sonido crudo, poco trabajado, incluso con alguna reminiscencia punk.

Más aún: ‘Iron Maiden’ estuvo cinco semanas en el Top-10 de ventas oficiales de discos en Gran Bretaña, la prensa especializada habló muy elogiosamente sobre él, y es uno de los dos álbumes de la banda que figuran en el conocido libro antológico de Robert Dimery ‘1001 Albums You Must Hear Before You Die’, siendo el otro ‘The Number of the Beast’, mientras que en 2017, ocupó el puesto 13 en la lista de Rolling Stone de los "100 mejores álbumes de metal de todos los tiempos".

Es probable que Will Malone, del que se dice que se tomó esta producción con muy poco interés, pudiera haber hecho un mejor trabajo, pero en cualquier caso, la banda dejó en este debut alguna de las canciones más preciadas para sus fans: “Prowler”, “Iron Maiden”, “Running Free”, “Phantom of the Opera” y por supuesto, su más idolatrado instrumental, que estuvieron décadas sin tocar en directo: “Transylvania”. Y lo hizo sin imaginar que con ese disco estaban postulándose como los líderes de toda una revolución en el rock.


Edición de ‘British Steel’ de Judas Priest

Judas Priest existía desde mucho antes de que se crease la NWOBHM, de hecho, se encuentra en la actualidad celebrando su gira de 50º aniversario, pero es innegable, y ellos mismos lo han manifestado así en más de una ocasión, que no fue hasta la edición de este álbum, coincidente con toda la eclosión de este nuevo heavy metal, cuando realmente dieron ese salto de popularidad y poder de convocatoria que le convirtió en uno de los grupos más grandes del planeta en todo el ámbito del rock. No en vano se considera el sonido, la producción, el estilo de ‘British Steel’ una referencia fundamental para todo lo que fue la NWOBHM.

Fue el primer álbum de Judas Priest que entró en listas oficiales de ventas en Estados Unidos, contiene clásicos tan inmortales como “Breaking the Law”, “Living After Midnight”, “United” o “Metal Gods”, y comparte con el debut de Iron Maiden un dato que a mi juicio no es casual: ambos discos salieron al mercado exactamente el mismo día: el 14 de abril de 1980. Judas Priest empezó muy poco tiempo después una gira por toda Gran Bretaña para presentar este disco y llevaron como teloneros a… ¿lo adivináis? ¡Exacto! A Iron Maiden.


Edición de ‘Wheels of Steel’ de Saxon

No llegaron a nivel venta de discos a los niveles de éxito de Priest o Maiden, pero no puede explicarse ni entenderse lo que significó la NWOBHM sin Saxon. Uno de los grupos que dio gran parte de su estilo, de su identidad y de su personalidad a este fenómeno, formados en 1976 y que con este segundo disco, contribuyeron notabilísimamente a sentar las bases musicales del heavy metal clásico de los 80. Fue el disco que más éxito comercial ha tenido en su propio país, Gran Bretaña, alcanzando el quinto puesto como disco más vendido en la primavera de 1980 y llegando a ser disco de oro en enero de 1981. “(747) Strangers in the Night”, “Wheels Of Steel”, “Motorcycle Man”, “Machine Gun”… ¿Hace falta decir más?


Edición de los discos recopilatorios ‘Metal for Muthas’

Si ya en 1979 desde los artículos y reportajes de Geoff Barton en Sounds la New Wave Of British Heavy metal era dada a conocer a la gente, la radio rock británica tampoco fue ajena en modo alguno a difundir y apoyar a los nuevos grupos que formarían parte del movimiento. Por supuesto, Tommy Vance desde su “Friday Rock Show” en la BBC Radio 1 fue un soporte fundamental, y en cada uno de sus programas Iron Maiden, Girlschool, Tygers Of Pan Tang, Diamond Head o Saxon sonaron frecuentemente, y paralelamente a todo ello, el club londinense The Bandwagon Heavy Metal Soundhouse, conocido popularmente como “The Bandwagon” desde que abrió sus puertas en 1975, estaba dirigido por un DJ, Neal Kay, que no tardó en convertir ese club en el cuartel general de la New Wave Of British Heavy Metal en la capital británica.

Viendo como crecía el trasiego constante de bandas que iban a su club y le dejaban sus maquetas, Neal Kay pensó que se debería, si no era posible crear un sello discográfico que pudiera dar una oportunidad a todas estos grupos, sí por lo menos hacer un disco recopilatorio. Kay, apoyado por Geoff Barton, convenció a la EMI Odeon de la idea y así nació ‘Metal for Muthas’, un recopilatorio editado en febrero de 1980 con muchas de las bandas más representativas de esa NWOBHM más primigenia, entre los que estaban Sledgehammer, Angel Witch, Praying Mantis, Samson, Ethel The Frog, Toad The Wet Sprocket, los suecos The E.F.Band, Nuts y por supuesto… Iron Maiden, que antes incluso de la salida de su primer larga duración a la calle, incluyeron en ese compilado “Sanctuary” y “Wrathchild”.

La presencia de la doncella indudablemente dio a ese disco el carácter de leyenda que desde entonces ha tenido, y no es disparatado imaginar que el inesperado éxito comercial que tuvo para ser un disco de tirada relativamente corta y con bandas que no eran conocidas más allá del circuitos más underground – llegó en marzo de 1980 al nº12 en las listas oficiales de venta de discos en el Reino Unido - tuvo mucho que ver con la presencia de dos temas de Iron Maiden en su tracklisting.

De hecho, ese mismo año se publicó un segundo volumen, ‘Metal for Muthas II’, con temas de White Spirit, Trespass, Eazy Money, Xero, Dark Star, Horsepower, Red Alert, Chevy y The Raid, e inspiró la organización de un gira, el Metal For Muthas Tour, que recorrió toda Gran Bretaña durante febrero y marzo de 1980 con los grupos que formaron parte del recopilatorio, a la que se sumaron Motörhead y Diamond Head entre otros, y en la cual, Iron Maiden, quienes formaron parte del pack de grupos que la integraron en la mayor parte de los conciertos, empezaron a cimentar también su leyenda como banda en vivo absolutamente espectacular.


Monsters of Rock 1980: El primer festival de Donington Park

El festival que a lo largo de toda la década de los 80 se convirtió en el escenario que consagraba a los grandes de verdad, la auténtica Meca del heavy metal, esa suerte de templo sagrado al que todo el que amase de verdad el heavy metal debía acudir - aunque tuviera que recorrer todo el continente - al menos una vez en su vida, no nació en principio con la idea de convertirse en un evento con periodicidad anual. De hecho, la idea no fue de ningún promotor, sino del guitarrista y líder de Rainbow, Richie Blackmore.

Rainbow habían editado en 1979 su álbum ‘Down to Earth’, que había resultado un gran éxito y había sido el telón de fondo de una gira en la que el grupo hizo conciertos realmente apoteósicos. Por tal motivo, Blackmore propuso a los promotores de la gira inglesa, Paul Loasby y Maurice Jones,  hacer el último show en un gran recinto al aire libre y con precios muy populares a modo de agradecimiento a sus fans por el éxito de la gira. Loasby y Jones se pusieron manos a la obra, y ante la posibilidad de hacerlo en el circuito de motor de Donington Park, propusieron a Blackmore no hacer solamente un gran concierto de su grupo, sino convertirlo en un gran festival con otros grupos invitados, cerrando ellos a lo grande como cabezas de cartel. Así nació el primer Monsters Of Rock, que se celebró el 16 de agosto de 1980 y en el que actuaron como teloneros de Rainbow Touch, Riot, April Wine, Scorpions, Saxon y Judas Priest. Se vendieron un total de 35.000 tickets y no puede decirse que fuera un éxito económico, aunque a pesar de ello Loasby y Jones apostaron por convertir el evento en un festival anual compitiendo con el Reading Festival y en 1981, con la presencia de AC/DC como headliners, el Monsters Of Rock se convirtió en la leyenda que sería hasta la celebración de su última edición en 1996.


Reading Rock Festival’80

El Reading Festival, uno de los más veteranos de toda la escena de grandes conciertos de verano al aire libre en Gran Bretaña, nació a comienzos de los años 60 como un festival de jazz, que progresivamente se fue abriendo al rock y al blues a medida que estos estilos crecían en popularidad –una de las primera actuaciones que tuvo repercusión a nivel nacional de los Rolling Stones tuvo lugar en Reading, cuando aún se llamaba National Jazz & Blues Richmond Festival en el verano de 1963 - y que en los 70 era uno de los festivales de más prestigio a nivel internacional.

En su edición de 1980, que tuvo lugar los días 22, 23 y 24 de agosto, los organizadores fueron plenamente conscientes de que la New Wave Of British Heavy Metal había surgido con una fuerza arrolladora y que era sin duda, el fenómeno del año y bien pudiera ser el de toda la década de los 80. Por tal motivo, se decidieron a hacer de esa edición del festival un acontecimiento histórico relacionado con toda esta nueva revolución, e indudablemente lo lograron.

El 22 de agosto actuaron en Reading’80 Red Alert, O1 Band, Hellions, Praying Mantis, Fischer Z, 9 Below Zero, Krokus, Gillan y Rory Gallagher, el 23 de agosto Trimmer and Jenkins, Quartz, Broken Home, White Spirit, Grand Prix, Samson, la Pat Travers Band, Iron Maiden y UFO completaban el cartel, y el 24 de agosto, Sledgehammer, Praying Mantis, Angelwitch, Tygers Of Pan Tang, Girl, Magnum, Budgie, Slade, Ozzy Osbourne, Def Leppard y Whitesnake pusieron el broche de oro a una de las más sensacionales ediciones del mítico festival de Reading. La New Wave Of British Heavy Metal en su máximo esplendor.


Gira británica y europea de Motörhead + Girlschool + Tank

A comienzos de 1981, Motörhead y las Girlschool, a raíz de haber coincidido en diversos festivales y packs de gira, habían trabado una buena amistad y se pusieron de acuerdo para grabar conjuntamente un EP al que titularon ‘The Saint Valentine Massacre Day’, lanzado en la primavera de ese año y que contenía una versión del “Please Don´t Touch”, el primer hit-single de Johnny Kidd & The Pirates editado en 1959, otra versión del “Bomber” de Motörhead y otra de “Emergency” de las Girlschool. Se puso a la venta en formatos de vinilo de 7" y 10" con la misma portada y lista de canciones, alcanzando una vez más un inesperado éxito comercial: nº5 en el UK Official Singles Chart.

E incluso para promocionar en la televisión este trabajo, Motörhead y Girlschool se fusionaron en una efímera banda llamada Headgirl, que actuó en programas televisivos de Inglaterra y Alemania tocando los temas del EP.

Por consiguiente, el siguiente paso era hacer una gira. Y así, con la adición de Tank, entre los meses de noviembre y diciembre de 1981 este trío letal salió a las carreteras británicas y europeas, las españolas incluidas – Donostia, Barcelona y Madrid- siendo una gira muy recordada, a la que se refiere profusamente Lemmy Kilmister en su autobiografía y que fue una celebración más de la explosión del fenómeno a nivel internacional.


Reading Rock’82

Parecía difícil superar el hito de 1980, pero en la edición 1982 del festival de Reading la apuesta por el heavy metal fue aún más fuerte y se volvió a poner en pie fabulosa una edición que en España recordamos especialmente por lo que supuso de reconocimiento internacional y de éxito para nuestra música la inclusión de Barón Rojo en el cartel de Reading’82, tras el arrollador éxito de su ‘Volumen brutal’, que se comercializó internacionalmente grabado en inglés por el sello Kamflage.


Against The Grain, The Angels, Overkill, Stampede, Tank, Praying Mantis, Barón Rojo, Randy California, Diamond Head y Budgie el 27 de agosto, Bow Wow, Rock Goddess, Grand Prix, Bernie Torme, Cheetah, Gary Moore, Blackfoot, Tygers of Pan Tang y Iron Maiden el 28 de agosto y Terraplane, Spider, Marillion, Twisted Sister, Wilko Johnson, Bernie Marsden, Dave Edmunds, Y&T y el Michael Schenker Group el 29 de agosto conformaron otro cartel irrepetible, único, en el que además del mítico show de nuestros Barón Rojo, Iron Maiden, en plena gira de presentación de ‘The Number of the Beast’ y con Bruce Dickinson estrenándose como cantante de la doncella en ese tour, esa noche ante 50.000 personas, se consagraron en uno de los escenarios que hacían historia, como la banda más grande de la New Wave Of British Heavy Metal.


Nacimiento de la revista Kerrang!

El primer número de la revista que con los años llegaría a ser considerada “la Biblia” del Heavy Metal se puso a la venta el 6 de junio de 1981, en un primer momento como un suplemento de Sounds, aunque no tardó en editarse como revista independiente y conformarse como la publicación de referencia para todo el mundo del heavy metal. Geoff Barton y Michael Jeffries, al lado de un staff de redactores y colaboradores de la talla de Howard Johnson, Mark Putterford, Malcolm Dome, Mick Wall o Dante Bonutto crearon, justamente para apoyar y difundir la New Wave Of British Heavy Metal, una revista que aún hoy se sigue publicando, aunque desde mediados de los 90 su línea editorial cambiase radicalmente y se desligara prácticamente por completo del heavy metal para centrarse en otras tendencias. En opinión de muchos de los músicos que hemos entrevistado en numerosas oportunidades, entre ellos el propio Steve Harris, todo lo que significó y aportó la NWOBHM al mundo del rock nunca habría sido tan relevante y trascendente sin la existencia de una revista como Kerrang!, que, de hecho, el mismo equipo de nuestra revista Heavy Rock, ahora La Heavy, editó en castellano entre 1992 y 2010.


Iron Maiden en Top of The Pops 1980

El programa estrella de la televisión musical en Inglaterra, que tenía desde sus primeras ediciones en 1964 unas audiencias espectaculares, era un show en el que solo llegaban a actuar los verdaderamente grandes. Lograr colocar a cualquier artista en ese plató era siempre objeto de una dura negociación por parte de las compañías discográficas con los responsables del programa.

EMI logró convencer a los jefes de programación de TOTP que Iron Maiden fueran a presentar allí su single “Running Free”, pero la banda, cuando supo que no tocaría en directo, sino que se limitarían a hacer playback de la canción, se negó a acudir al programa. Anteriormente le habíamos dicho a nuestro sello EMI que nunca haríamos TOTP a menos que lo hiciéramos en vivo”, declaró el manager de Iron Maiden, Rod Smallwood a Mick Wall en su libro ‘Run to the Hills: The Official Biography of Iron Maiden’. “Después de todo, éramos una banda de heavy metal, no un divertimento pop. Nos presionaron, pero fuimos tajantes: si no tocamos en vivo, Maiden no actuará en el Top Of The Pops”. 

Por primera vez desde que The Who tocó en directo en el show en 1972, un grupo de rock se negaba a la pantomima del playback y exigía mostrarse al gran público tal y como era, y mostrando su música en riguroso directo, tal y como hicieron el 22 de febrero de 1980. Otro síntoma de que la New Wave Of British Heavy Metal y más en concreto, Iron Maiden, habían venido a cambiar muchas cosas al rock.


El final

Tras provocar una auténtica convulsión en el mundo del rock, propiciar el nacimiento de multitud de bandas y poner al Heavy Metal en la vanguardia del mundo del rock, hacia el otoño de 1983 la NWOBHM empezó rápidamente a entrar en recesión. Por un lado, la desaparición del Festival de Reading, que celebró en su formato tradicional su última edición en 1983, la eclosión y la penetración en el mercado del rock desde Estados Unidos del glam metal y el hair metal y la desafección que la prensa musical con excepción de Kerrang! trató al género propició que la industria musical, con la excepción de los propios Iron Maiden, perdiera interés en el género, cuyas bandas, además, empezaron a evolucionar hacia cánones musicales mucho mas standard con objeto de tratar de entrar en el mercado USA. Def Leppard, Ozzy Osbourne o Saxon se decantaron a partir de 1983 por el hard rock con desigual suerte, mientras que Diamond Head o Tygers Of Pan Tang, que también lo intentaron, fracasaron estrepitosamente.

Sin embargo, la New Wave Of British Heavy Metal, a pesar de que su periodo álgido fue relativamente corto, ha sido con toda seguridad el estilo cuya proyección ha sido más larga en el tiempo dentro del rock y fue la cantera de una generación de músicos cuya trayectoria es historia del rock en sí misma. Musicalmente, el legado más importante que dejó la NWOBHM fue generar un efecto multiplicador de tendencias, estilos y lenguajes que con los años, se convertirían en géneros con entidad y personalidad propia. Ya sea el thrash, death, black, doom, power o progresivo, cada uno de estos subgéneros principales tiene raíces que se remontan claramente a la NWOBHM, ya sea por filosofía inspiradora o por bandas específicas cuya influencia resultaría determinante. Dicho de otro modo: el thrash metal debe gran parte de su complejidad cruda y agresiva a la influencia de grupos como Raven, Diamond Head, Blitzkrieg y Holocaust, entre otros; el black metal extrajo su inclinación por el ocultismo y su extremismo puro del exceso teatral de Venom, Withfynde y Angel Witch e incluso el renacimiento del Doom, más allá del prototipo de Black Sabbath guarda una conexión evidente con Witchfinder General o Pagan Altar.

Y, por encima de todo, fue el movimiento que hizo posible el nacimiento, desarrollo y establecimiento como verdadera leyenda del rock a esa magistral banda de cuyo debut discográfico se cumplen 40 años: Iron Maiden.

Mariano Muniesa

Mariano Muniesa
Sígueme
Etiquetas: , , , , , , , ,

Categorizado en: , , , ,

Esta entrada fue escrita por Mariano Muniesa

18 comentarios

  • Ros says:

    Maiden cambiò la mùsica heavy para siempre. Remodelò un estilo que llega a nuestros dias. Todo lo que se hizo desde entonces està en los 4 primeros albumes de los maiden.

  • Josetr says:

    Muy acertado artículo sobre la NWOBHM. Está claro que los que más lejos han llegado han sido los Maiden. Ya en aquellos tiempos pasaban del playback que en TV estaba generalizado. Auténticos hasta el fin.

  • Fernando López says:

    Iron Maiden supo, de la mano de Steve Harris, recoger el legado de bandas como Purple, Sabbath o Priest, pero al mismo tiempo beber en influencias como UFO o Jethro Tull y amplificar exponencialmente el Heavy Metal. Se juntó la disciplina y el saber hacer de Steve Harris, la visión del negocio de Mr. Rod Smallwood y la fuerza de Bruce \"Air Raid Siren\" Dickinson. Junto con la maestría del resto de la banda: los que estàn y los que ya no estàn.
    Hoy día, siguen siendo los mejores.

    • Sabbath Fans says:

      Muy de acuerdo en que Maiden son los mejores, pero de la mano de Priest??? estas errado amigo; Sabbath, Zeppelin y Purple y otras bandas como las que mencionas y otras que muchos no conocen como Blue Cheer, Budgie, etc, antes de Judas sentaron las bases del genero, y de hecho Harris comenzó con la precuela de Maiden Gypsy Kiss y Smiler en 1971 cuando Judas ni siquiera existian o ni quiera sacaban algún album, recien en 1974 y 1975 eran apenas una copia hippie de Budgie con Rocka Rolla. Hasta el mismo Halford en el Documental MetalEvolution que Judas se inspira en Maiden y Motorhead cuando ellos eran una banda naciente y estilo hippie.

      • Fernando Lòpez says:

        Efectivamente Purple, Sabbath y Zeppelin sentaron las bases del gènero (podríamos remontarnos a las influencias de estos, pero no es el caso). A lo que me refiero es que he leído alguna entrevista a Steve Harris (puede que conserve la revista aún) donde hablaba en el año 1982 (yo ya tengo unos años) de los grupos que le gustaban y le habían influido y hablaba de Wishbone Ash por las guitarras "dobladas", hablaba de UFO por su bajista Pete Way, hablaba de Priest y hablaba de Kiss y Jethro Tull.

    • pepeillo says:

      Serán los mejores de su género, el único que tocan, ya ves lo limitaditos que son, no los saques del heavy metal que no saben tocar una nota estas criaturas.

  • Juandie says:

    Pedazo de resumen hacia uno de los estilos musicales más grandes como fue la New Wave Of British Heavy Metal a través de sus bandas mas destacadas y sus grandes albumnes como uno de los festivales más míticos como fueron READING y DONINGTON PARK junto con la pionera KERRANG.

  • Anónimo says:

    JUDAS PRIEST+IRON MAIDEN+SAXON...grupos y tiempos gloriosos del metal.

  • Ros says:

    Y que festivales los de antes. Un escenario, pocas y muy buenas bandas. No como hoy donde solo se lleva el relleno para sacar pasta

  • pepeillo says:

    ....entonces llegó Metallica y el aprendiz superó al maestro con creces.

  • Ros says:

    Ya tardaban los de metallica en decir...y metallica màs! Cógete el ride the lightning y el master y dime que no notas la influencia de maiden y de la NWOBHM. Que si...que sois los mejores...gracias a la mtv y vendiendo miserias tipo aficiones y demàs. Ahora solo falta Esther diciendonos que guapo es James y que se lo follaria. Madre mìa...

  • MANEL says:

    buen articulo,actualmente hay una serie de asociaciones de metaleros, pounding(Madrid),metalmeria(almeria),bats(Valencia),espectros(Murcia) ,metalcoca(Barcelona ,de la cual soy socio hace años) que cada año montan festivales donde a parte de apoyar bandas jóvenes también traemos aquellas bandas de la NWOBHM que no triunfaron tanto..entre otras han pasado DEMON,PRAYING MANTIS,TIGERS OF PAN TANG,SATAN,RAVEN,KILLER,PICTURE,QUARTZ,MYTHRA,RAVEN...

  • MANEL says:

    metalcova,perdon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.