Madness Live!

Crónica de John Mayall: Transmitir, comunicar, emocionar

14 febrero, 2017 6:01 pm Publicado por 
Deja tus comentarios

Teatro Nuevo Apolo, Madrid.

Quizá sea inevitable refiriéndose a John Mayall caer en toda una serie de tópicos muy al uso, pero que en cualquier caso, no dejan de ser verdad; actualmente, es el artista del mundo del rock con más edad que se sube a un escenario (83 años) a la espera de que Chuck Berry se anime a hacerlo con 90 recién cumplidos, sigue desprendiendo una energía y una fuerza en directo verdaderamente descomunal, y sobre todo, transmite, comunica, emociona. El llamado padre blanco del blues, ese maravilloso multinstrumentista que está indisolublemente unido a la historia del rock, ofrece hoy por hoy uno de los mejores espectáculos que se pueden ver en directo de la escena del rock y del blues.

Este concierto del Teatro Apolo en Madrid era el segundo de la gira europea que acaba de comenzar, pero el grupo, el poderoso trío que enchufó los amplificadores y nos regaló dos horas de pura emoción blues parecía que llevasen tocando juntos toda su vida. La compenetración era sencillamente perfecta, un banda sólida, compacta, formidable, en la que Mayall se siente bien apoyado, a la que cede el protagonismo en varios momentos del show, solos de bajo y batería incluidos y con la que se nota que fluye sin obstáculos la comunicación musical.

Greg Rzab -tomad nota de su currículum: guitarrista de estudio y directo con Jimmy Page, Carlos Santana, Eric Clapton, Jeff Beck, The Allman Brothers Band, Stevie Ray Vaughan, Gov´t Mule y Black Crowes- es un extraordinario bajista que de hecho, hizo las veces de un guitarra en muchas partes del concierto pues Mayall se centró más en los teclados, un virtuoso de las cuatro cuerdas como muy pocos he visto arriba de un escenario en los últimos años. Y en cuanto a Jay Davenport, uno de los baterías más reputados de la escena blues de Chicago. Indudablemente, alguien que descubrió y lanzó a la fama a guitarristas como Eric Clapton, Peter Green o Mick Taylor, si algo puede saber es elegir bien a los músicos de su banda.

john-mayall-directoPor ello precisamente extraña, y es quizá la única nota negativa que le daría a esta presentación en Madrid de John Mayall, el poco protagonismo que la guitarra tiene en este formato de concierto que lleva en la actual gira. Cierto es que Mayall la toca, pero solo en la mitad del show, y que este formato teclado-bajo-batería, sin lugar a duda es efectivo, funciona bien, y como decía al principio, transmite ese sentimiento y esa fuerza que el blues posee para conmocionar cuando se toca bien y se siente desde las vísceras, pero yo eché de menos más guitarras.

En cuanto al repertorio, básicamente intercaló algunos temas de su nuevo trabajo de estudio, ‘Talk About That’, como “Going Away Baby”, una maravilla al que la armónica, la siempre sensacional armónica de John Mayall le dio un punto de sensibilidad fabuloso, con piezas escogidas del pasado y de su larga carrera, así cómo distintos homenajes a clásicos del blues y grandes coetáneos suyos. A destacar su “Early In The Mornin´” de Louis Jourdan y el “Checkin´Up On My Baby” de Sonny Boy Williamson, al que se refirió como uno de sus mejores amigos en los años 60, sin dejar de mencionar el guiño musical que se marcaron al “Smoke On The Water” de Deep Purple al final del solo de bajo.

E inevitablemente, el recuerdo a los grandes tiempos de los Bluesbreakers, que tuvo esta noche dos momentos especialmente inspirados; “California”, que inevitablemente nos llevó a recordar aquella obra maestra de 1969 llamada ‘The Turning Point’ y como es ya tradición con solera, el cierre final del concierto a modo de bis con el mítico “Room To Move” ante un público, que aunque permaneció sentado en sus butacas la mayor parte del show, en ese momento en su práctica totalidad se levantó, bailó y llenó de calor el teatro aplaudiendo y aclamando al grupo en su despedida. Precisamente entre el público vi a varios músicos de blues, en especial a Jeff Spinoza, que estaba en primera fila disfrutando intensamente de la actuación.

E igual que en su última visita a Madrid, nada más terminado el show, la banda al completo posó en un reducido puesto de merchandising para poder hacerse una foto con ellos, previa compra, eso sí, de su último CD. Genio y figura…

Un privilegio absoluto poder disfrutar de un músico que a su edad, sigue encontrándose en un estado de forma excelente, y que a juzgar por lo visto, no está pensando para nada en absoluto en la retirada. Por muchos años, maestro.

Texto y foto: Mariano Muniesa

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción