Madness Live!

34º aniversario del ‘Piece of Mind’ de Iron Maiden: Descubre todos sus secretos

16 mayo, 2017 11:14 am Publicado por 
Deja tus comentarios

portada-final-piece-of-mind-iron-maiden

En diciembre de 1982, después de casi un año de gira, terminaba en Japón el tour de presentación de ‘The Number of the Beast’. Se podía suponer que después del éxito obtenido con este álbum, Maiden se tomaría un tiempo de respiro para afrontar con calma su próximo proyecto. Nada más lejos de la realidad, las ideas de nuevos riffs para el siguiente disco rondaban ya la cabeza de Steve Harris y, prácticamente sin descanso alguno, la doncella entraba de nuevo en el estudio.

portada-iron-maiden-piece-of-mind-ddEntre enero y marzo del 83 se completaría su cuarto trabajo, al que titularon ‘Piece Of Mind’, editándose un 16 de mayo del 1983, por lo que tal día  como hoy se cumplen nada más y nada menos que 34 años desde que apareció por primera vez en las tiendas de discos.

Para la grabación de este nuevo álbum, Iron Maiden cambió los estudios Battery de Londres por las Bahamas, concretamente por los estudios Compass Point de Nassau, con la producción, como no podía ser de otra manera, a cargo del maestro Martin Birch. Era el estudio de moda del momento y, desde su fundación en 1977, se han pasado por él bandas como AC/DC, The Rolling Stones, Eric Clapton, David Bowie, Judas Priest, Whitesnake, Status Quo, Bad Company o Bon Jovi, por citar unos pocos ejemplos.

Como sucedería en el anterior trabajo, Steve Harris se encontraría de nuevo con el problema de sustituir a un miembro de la banda. Si con “el número de la bestia” Bruce Dickinson sustituía a Paul Di’Anno, en esta ocasión seria Nicko McBrain el encargado de sustituir a Clive Burr. Clive tenía problemas personales que le hacían tener problemas a la hora de afrontar sus giras, por lo que decidió abandonar la  banda, marchándose a la formación francesa Trust, en la que curiosamente militaba el propio McBrain. Con la entrada del nuevo batería, Maiden completaría el círculo, quedando cerrada la formación clásica de la banda.

iron-maiden-1983-bahamas

Harris y los suyos se enfrentaban a la difícil labor de componer un álbum a la altura de su predecesor. El primer título que se barajó para este nuevo trabajo era ‘Food For Thought’; en su portada, aparecería Eddie asesinado. Sin embargo, este concepto no terminaba de convencer a la banda. A última hora, con el disco a punto de ser completado, decidieron cambiar el titulo por el ya célebre conocido ‘Piece Of Mind’, (trozo de mente)  que juegan con la similitud de “Peace of Mind” (paz mental).

El proceso de grabación fue relativamente distendido, aun con la lógica presión que supuso el éxito de su anterior álbum; cualquier motivo era excusa para la celebración, según cuentan los propios miembros de la banda; terminar una toma era suficiente para que Nicko animara al personal a visitar el “Waterloo”, pub en el que hacía acopio de cócteles hawaianos montándose así la respectiva fiesta hasta altas horas de la  madrugada. No era de extrañar que, al día siguiente, tuvieran que tomarse el día libre.

En este ambiente tardaron tres meses en completar en LP. El primero en la escucha seria el corte “Where Eagles Dare”, compuesta en su totalidad por Steve Harris. Harris le pidió a Nicko un redoble de batería a modo de introducción del tema; tras improvisar varios intentos, consiguió contentar al bajista, obteniendo una brillante apertura no solo ya para el álbum, sino para el comienzo de los conciertos. El tema está inspirado en una obra escrita por Alistair McLean, novela bélica que fue llevada también al cine con el mismo título con una película protagonizada por Richard Burton y Clint Eastwood (este último, actor favorito de Dickinson). Con estos precedentes, no era de extrañar que utilizaran a modo de intro es sus directos el tema principal de la película, compuesto por Ron Goodwin.

El segundo corte en cuestión sería compuesto por Bruce Dickinson, quien ya liberado de sus problemas contractuales con su anterior banda, podía por fin acreditar sus propios temas, algo que no pudo hacer en su debut con la doncella. Llevaría por título “Revelations” y lo podríamos dividir en varias partes. El comienzo, con un verso extraído de un libro de un himnos ingleses escrito por G.K. Chesterton que el propio Bruce aprendió en la escuela; y la entrada de las guitarras, con el vocalista atreviéndose a la acústica. En definitiva, “Revelations” es un compendio filosófico inspirado en textos hindúes y del mismísimo mago de lo ocultismo Aleister Crowley.

Adrian Smith y Bruce Dickinson escribieron el que sería el primer single de este trozo de mente, “Flight Of Icarus”, publicándose el 11 de abril de 1983. El tema trata sobre el mito griego de Dédalo, que fue encarcelado junto a su hijo Ícaro por el rey Minos de Creta. Para escapar, fabricaron unas alas a base de plumas y cera, pero por desgracia Ícaro voló demasiado cerca del sol, derritiéndose la cera y pereciendo en su caída al mar. El mismo Dickinson cuenta que escribió la letra pensando en la rebeldía de los adolescentes frente a la autoridad de los adultos, no sabemos si con la intención de dar a entender que dicha rebeldía podía acabar tan mal como el pobre Ícaro. Para la promoción de este sencillo grabaron un vídeo en el que aparecía un monje con la cara pintada de azul. Fue el propio McBrain el que se “presentó” voluntario para realizar dicho papel (era el nuevo de la banda y no le quedaba otra).

“Die With Your Boots On” llevaría la firma de Harris, Smith y Dickinson, quien escribiría la letra, mientras que Smith y Harris se ocupaban de la parte instrumental. Es un tema con más acordes que riffs, siendo unos de los temas favoritos de Steve, según comento en su día. La pieza versa sobre la época de la guerra fría y el miedo apocalíptico sobre un holocausto nuclear, llamando a la resistencia y lucha contra los gobernantes que influyen el miedo a la población.

Si existe una canción por excelencia de Maiden, sin duda alguna es “The Trooper”; no en vano sigue formando parte actualmente en los setlist de la doncella. Fue editado como segundo single en junio del 83 y en la portada vemos al Eddie con su clásica casaca roja empuñando la Unión Jack, imagen que repite Bruce cada vez que interpreta el tema en directo. La composición va acerca de la célebre carga de caballería británica en la guerra de Crimea, una carga tan heroica como inútil, pues fue barrida por completo por la artillería rusa. El tema está compuesto en solitario por Harris, y se nota por el uso del bajo que imprime su toque clásico simulando el galope de los caballos. Es una descarga rápida y contundente ausente de estribillo alguno; sin duda, todo un clásico de la carrera de la doncella.

La historia de “Still Life” trata de una persona obsesionada con unos espíritus atrapados en una piscina; tal es su paranoia, que termina saltando en ella, llevándose a su amada con él. Es el único corte en el que participa Dave Murray en la composición, mano a mano con Harris. Como curiosidad, en este tema se respondió con sorna a todos aquellos grupos religiosos que les acusaron de incluir mensajes sublimares para que los jóvenes adoraran al diablo en ‘The Number of the Beast’. ¿Cómo? Con una intro grabada al revés que decía: “What had said the thing with three head? Don´t middle with things you don´t understood” (“¿Qué dijo el monstruo de las tres cabezas? No te metas en cosas que no  entiendes”). Aunque pueda parecer con los efectos oportunos una cita del mismísimo diablo, no deja de ser una cita de un célebre cómico ingles de los años sesenta llamado John Bird.

“Quest For Fire” (La búsqueda del fuego) llegaría inspirada por la película del mismo título del director franco-canadiense Jean-Annaud. En el film se narra la lucha de una tribu contra otra para recuperar el fuego que perdieron; en mi opinión, quizá es el tema más flojo del álbum. Cuando Dickinson dejo en su día Iron Maiden, en uno de tantos cruces de declaraciones, llegó a comentar que sintió cierta vergüenza al interpretar este tema. Harris le contestó que si hubiera sido así, que simplemente se hubiera negado a cantarla.

La vida del legendario samurái Mityamoto Musashi (considerado el mejor samurái que haya existido) sirvió a Dickinson y a Smith como inspiración para el siguiente corte: “Sun And Steel”.

Cierra el disco el tema más largo en duración, sobrepasando los  siete minutos de duración. Es un clásico corte épico de los que Steve Harris sabe bordar; comienza lentamente, pero acaba por romperse con un fuerte ritmo, uniéndose de nuevo a una sección instrumental inspirada en la obra clásica “Asturias” del compositor español Isaac Albéniz. Aunque lleva por título “To Tame A Land”, originalmente iba a denominarse “Dune”, pues está inspirada en otra obra literaria de mismo título que también fue llevada a la gran pantalla. Frank Herbert, autor del libro en cuestión, amenazó a Maiden con demandarlos y detener la salida del disco si finalmente no cambiaban de título, quedándose en el ya referido.

Como conclusión, estamos frente a una obra compleja repleta de riffs potentes y rápidos, adornados con la típica melodía de las guitarra gemelas de Murray y Smith, con el potente galopeo del bajo de Harris, la técnica en la base rítmica en el debut de Nicko McBrain y con la voz desgarrándose en cada tema de un gran Dickinson totalmente implicado en la composición; una obra maestra que cimentó la carrera ascendente de la doncella.

Micky Maiden

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción