Madness Live!

Crónica del Pinkpop 2017: Un festival con mucha historia

11 julio, 2017 4:43 pm Publicado por 
Deja tus comentarios

Megaland, Limburgo, Países Bajos

Sábado 3 de junio

Es el primer día del festival más antiguo de Europa (48° edición), hoy el cartel no tiene muchas bandas interesantes, menos aún para los adeptos al rock y metal ya que Pinkpop simplemente no es un festival exclusivo de estos estilos, más bien es uno con todo para todos: padres de familia con sus hijos, amantes de música popular y también aficionados a música más rockera. El organizador del festival siempre ha invitado bandas de rock y eso hace que haya un buen número de rockeros a lo largo de los tres días del fin de semana de pentecostés. El nombre del festival viene justamente de la palabra pentecostés en holandés, Pinksteren.

webGreen-Day-10

Ambiente durante el concierto de Green Day

En la primera jornada está programado Five Finger Death Punch como última banda antes del cabeza de cartel del primer día, un tal Justin Bieber. Que no sorprenda mi marcha del recinto después de la actuación de Five Finger Death Punch ya que Justin Bieber no toca exactamente el tipo de música preferida de los lectores de La Heavy. Además, la gerencia del canadiense solo admitió fotógrafos de la prensa nacional holandesa, sea prensa impresa, televisión o radio del país.

Para calentar cámara y pluma decidí ir a ver dos bandas que tocaban en las horas previas a la actuación del conjunto estadounidense; los australianos naturales de Melbourne, Pierce Brothers y la banda de indie británica, Kaiser Chiefs.

A las ocho en punto  los integrantes de Five Finger Death Punch invadieron el stage 3FM, el segundo escenario, con los dos guitarristas vestidos con camisetas de béisbol multicolores poco estéticas y un Ivan Moody con aparentemente muchas ganas de montar su espectáculo. En los últimos meses surgió una controversia en torno al vocalista, que dejando la banda después de problemas debidos a su adicción al alcohol y a las drogas. Luego de burlarse un poco de Justin Bieber, Moody y la banda empujaron el acelerador a tope para frenar, por primera vez, media hora después del inicio de la única actuación heavy del día. El setlist es un vuelo por toda la carrera de los americanos debido a que no tienen nuevo disco bajo el brazo. También hubo tiempo para una cover, el tema homónimo de Bad Company, que ha sido parte del repertorio desde hace un buen tiempo.

Los metaleros no tuvieron mucha suerte en la selección de grupos para el primer día y encima tuvieron la desgracia de ser sorprendidos por un aguacero después de media hora mientras la banda interpretaba “Remember Everything” con las palabras cínicas “If I could hold back the rain”. Según terminaron el tema todos los integrantes del conjunto desaparecen sin decir una sola palabra, para después de minutos de gritos de la audiencia reclamándolos, volviesen para tocar dos temas más.

¿Los tipos duros tienen miedo de un poco de agua? En Nevada, naturalmente, están menos acostumbrados a la lluvia, pero el segundo escenario estaba bien protegido, mientras que la asistencia se queda durante el chaparrón. Al final la lista de canciones se limita a solo ocho y ni siquiera llegan a 40 minutos. Un buen setlist pero demasiado corto, además de ser uno de los últimos espectáculos de Moody, que actualmente está buscando ayuda profesional para combatir sus adicciones.

Domingo 4 de junio

webThe-Charm-The-Fury-2

Caroline Westendorp, vocalista de The Charm The Fury

Hace solo unas semanas tuve la suerte de ver The Charm The Fury abriendo para Spoil Engine y Bury Tomorrow. Hoy disponen de una hora completa para presentar su nuevo disco en su tierra natal.
La cantante Caroline Westendorp lanza el setlist con furia, comenzando con el primer sencillo del nuevo disco, “Echoes”. Detrás de ella se encontraba la portada del segundo y exitoso álbum en un inmenso mural amarillo pintado con una calavera violeta. Si ayer pasó un pequeño tornado sobre el recinto Megaland, hoy pasaba un torbellino procedente de Ámsterdam.

En lugar del habitual Rolf Perdok, el guitarrista de hoy era Koen Stokman (STAT!C).  ¿Bronca en la banda? No, en absoluto. Perdok se rompió la muñeca derecha hace unos días saltando sobre un ventilador y Koen tuvo cinco días para aprender los nuevos temas del grupo y sustituirlo el tiempo necesario. Es durante “No End In Sight” que el mismo Rolf hace su breve aparición en el escenario con la muñeca y el antebrazo escayolado.

Westendorp, pasando de gruñidos profundos a voces limpias como si nada, no tiene que esperar mucho tiempo para obtener lo que quiere al pedir el primer circle pit de la tarde, incluso un muro de la muerte espontáneo poco después.

Hacia el final del show, la deslumbrante cantante se pone contra la barrera del foso de fotógrafos, lugar en el que termina la canción para más adelante, y durante un periodo breve de tiempo, surfear de espalda sobre las manos del público con el micro en la mano. Cuatro de los seis temas del quinteto holandés vienen de su nuevo y segundo álbum, “The Sick, Dumb & Happy”, un disco que se vende como pan caliente en la tienda de Oor (revista holandesa de rock). Poco después del concierto participaron en una sesión de firmas.

Hace unos meses, los rockeros escoceses Biffy Clyro lanzaron su séptimo álbum, ‘Ellipsis’, con el exitoso corte “Wolves of Winter”. Si en sus discos la banda tiene un sonido bien sólido, en sus directos suenan mucho más fuerte.

Como estatuas fijas los tres miembros permanentes y los dos músicos de gira miran hacia el horizonte durante la introducción de “Wolves of Winter” y, como es habitual, los hombres no llevan camiseta para que el respetable pueda admirar su arsenal de tatuajes. Mira que sus pantalones son muy feos, pero su música y energía son simplemente impresionantes desde hace más de dos décadas. No puedo imaginar una mejor banda de rock alternativo, ya que la energía que desbordan Simon Neil y los gemelos pelirrojos James y Ben Johnston, simplemente no conoce límite alguno. Con un acento escocés jocoso Neil habla con el público entre temas, y casi como si estuviera en trance sigue con canciones de los cuatros últimos álbumes. No hay duda, Biffy Clyro es una de las mejores bandas en vivo del hemisferio norte.

webBiffy-Clyro-4

Simon Neil, guitarrista y vocalista de Biffy Clyro

Tras los escoceses, nos toca esperar dos horas para ver la siguiente banda rockera, Rancid. La banda de punk californiana de Berkeley tocó a las 20:30 horas en el escenario Brightlands, y sirvió com último calentamiento para otra (ex) banda de punk californiana, Green Day. Hace más de veinte años ya pasaron por aquí cuando los integrantes aún eran jóvenes, aún así siguen con la misma energía de cuando apenas eran unos chavales, con la excepción del batería.

Los veteranos del punk rock cuentan con un soporte sólido, manifestándose con los fans cantando todas las canciones vigorosamente. Las dos fuerzas motrices detrás de la banda, los dos guitarristas, no tienen necesariamente el aspecto de punks; el vocalista y guitarrista, Tim Armstrong, con su larga barba, la cabeza calva tatuada y chaqueta vaquera sin mangas, tiene más la apariencia de un motero de los Hells Angels, eso sí, uno con las uñas pintadas y una vieja guitarra Gretsch. El otro guitarrista, vestido de pantalón blanco y camisa de cuadros, tiene más bien un aspecto que tira al del suegro ideal. Pero eso son solo detalles, musicalmente traen el más puro punk rock sin el toque comercial de la banda cabeza de cartel de hoy en día.

Una brillante actuación de Rancid, con un espectáculo sin desvíos o estupideces y con aproximadamente la mitad de sus canciones de su álbum más famoso “… And Out Come The Wolves” del año 1995. A las 9:30 PM  los contemporáneos de Green Day se despiden para dar paso a sus amigos en el escenario principal delante de mucha más cantidad de gente.

webGreen-Day-3

Mike Dirnt, bajista de Green Day

La tormenta alrededor de la popular banda de punk rock ha bajado en los últimos años después de un par de álbumes con poco éxito, pero esta noche son cabeza de cartel de posiblemente el festival más antiguo de Europa con un cartel muy ecléctico. Antes de ver a los integrantes de la banda escuchamos “Bohemian Rhapsody” seguido de “Blitzkrieg Bop” de los Ramones para finalmente ver subir a los tres protagonistas de Green Day bajo los tonos de “The Good, The Bad & The Ugly”; el primero de ellos, Tré Cool, haciendo algunas piruetas.

Es con “Know Your Enemy” que Billie Joe Armstrong agita la audiencia y corre encima de la pasarela donde momentos antes un gigantesco conejo blanco hacia lo mismo. Alrededor del cuello, el cantante de Green Day, lleva una guitarra adornada con la bandera de EE.UU. (apostamos que un poco más tarde criticará a su país o, al menos, a Donald Trump). Inmediatamente después del primer tema disparan dos sencillos del último álbum, “Revolution Radio”, el cual lanzaron en octubre del año pasado. Durante el segundo Billie Joe llama a un fan al escenario y lo anima a tirarse sobre la multitud desde la pasarela después de haber cantado unas líneas junto a él.

Como es costumbre en algún momento del espectáculo, mientras tocan “Knowledge”, Armstrong invita a otro fan al escenario para tocar un par de acordes juntos. Esta vez se trata de un cierto Giel, un chaval de 11 años que por su edad no toca nada mal la guitarra e incluso canta bien. Cuando el cúmulo de emociones hace que el chico no aguante más, escucha que puede llevarse la guitarra a casa y se despide de Green Day con un salto de alegría.

Después de dos horas y pico se acaba el espectáculo, un set lleno de energía con un cantante que corría y saltaba constantemente por todos lados del escenario. Un show, quizás, un poco largo por culpa de algunos rellenos, lo que hace surgir la cuestión de que sería mejor que se cortara un poco dejando así atrás todo lo que no sea música.

Lunes 5 de junio

Empezamos el tercer y último día de Pinkpop con un sol abrasador y Seasick Steve en el escenario principal. Para aquellos que aún no lo conocen, es un guitarrista estadounidense de blues de 76 años tocando instrumentos oscuros muy sencillos, entre los que destaca una vieja guitarra con sólo tres cuerdas, la Three-String Trance Wonder.

Al hombre se le vio con ganas y, además de llevar su batería Dan Magnusson, también trajo una botella de vino tinto que planta al lado de su vieja silla de madera donde pasaría la mayor parte del show. Se vio de forma bastante evidente que el batería tampoco es adepto de los instrumentos nuevos ya que uno de sus platillos parecía haber sido atropellado una docena de veces por una serie de tanques del ejército.

Musicalmente todo suena bastante blues y el número de asistentes es reducido. Las jóvenes de las primeras filas probablemente no vinieron tan temprano para ver a Steve pero sí a Imagine Dragons. El hombre alrededor del cual gira todo cambia de instrumento en cada tema; unas veces la guitarra y otras el banjo. Esto parece un concierto aperitivo muy exitoso, pero pega más para bar muy grande. Después de poco menos de una hora, Seasick se despide del público con su botella de vino en mano para dar paso a Guus Meeuwis, un cantautor holandés muy popular en medios estudiantiles. Por mi parte me acerco al escenario 3FM donde pronto tocarán Sum 41, Prophets of Rage y System of a Down.

A pesar de que Sum 41 existe desde hace casi veinte años nunca puede admirarlos en directo hasta hoy. Los canadienses de Ajax, – no Ámsterdam, más bien Ontario -, tuvieron un parón debido a la adicción al alcohol del cantante Deryck Whibley. Por suerto fue de corta duración y su sexto álbum fue grabado con un nuevo sello, mientras que el guitarrista Dave Baksh regresaba después de nueve años de ausencia en la banda que fundó con el cantante en 1998.

Baksh iba vestido con una camiseta de In Flames, mostrando al público que no solo toca los pocos acordes de punk, teniendo definitivamente algo más que ofrecer tocando unos fragmentos de “Master of Puppets”, famoso tema Metallica.

Por lo demás, la banda trae una mezcla de sus mejores canciones y su propia versión de “We Will Rock You,” quedando bien chula y con un sólido solo de Baksh. Luego del cover siguen tres de sus canciones más conocidas: “Still Waiting”, “In Too Deep” y “Fat Lip”, para acabar el setlist delante de un público que está inmerso en la locura.

webProphets-of-Rage-16

Ambiente durante el concierto de Prophets Of Rage

Una hora después de Sum 41 es el turno de la gran pregunta del día y de todo el fin de semana: Prophets of Rage. Un supergrupo estadounidense nacido de tres ex miembros de Rage Against the Machine y Audioslave, dos de Public Enemy y el cantante/rapero de Cypress Hill, con el fin de motivar a la gente americana a votar contra Donald Trump. Lo demás es historia.

La primera cosa que me viene a la mente viendo los nombres de varios integrantes es “rap”, pero sabiendo que el guitarrista y activista político Tom Morello es aficionado al metal podría bien ser algo explosivo. El verano pasado la banda estuvo de gira por Estados Unidos, ahora les toca Europa y sus festivales de verano. No me sorprendería si volverían en otoño o invierno con una gira por las salas de conciertos del viejo continente ya que el primer disco completo del conjunto saldrá a la venta  a partir del 15 de septiembre. Dos días antes de la apertura de las puertas de Pinkpop un primer sencillo del nuevo disco fue lanzado, “Unfuck The World”, con un muy buen video.

Todos los miembros de la banda miran hacia el horizonte con el puño derecho en el aire antes de tocar “Prophets of Rage” de Public Enemy. El rapero y vocalista B-Real canta durante todo el espectáculo con una bufanda similar a la que siempre llevaba Yasser Arafat en la cabeza, acentuando los temas izquierdistas.

Después de que Tom Morello enseñara la parte posterior de su guitarra con el mensaje político “Fuck Trump”, la banda toca tres canciones consecutivas del catálogo de Rage, seguido de un discurso con inspiración social. Alrededor de la mitad del set vemos un nuevo telón de fondo mientras que la banda trae una mezcla de hip hop de la mano de los miembros de Public Enemy y Cypress Hill con “Insane In The Brain”  y “Jump Around”, temas que cuentan con gran participación del público holandés.

webProphets-of-Rage-11

Tom Morello, guitarrista de Prophets Of Rage

Y qué decir del homenaje a Chris Cornell, amigo y ex colega de los integrantes de RATM y Audioslave, tocando “Like A Stone”, acompañados por Serj Tankian de System of a Down. Sin duda, el momento mágico por excelencia del Pinkpop 2017 y en exclusiva para estos lares, los dos miembros de Axis of Justice (movimiento musical y de inspiración política fundado por Serj Tankian y Tom Morello) juntos tocando bonito homenaje.

El final del espectáculo de una hora es para chuparse los dedos con la nueva canción “Unfuck The World” y “Bulls On Parade” y “Killing In The Name”, 24 años después de su lanzamiento aún sigue vigente. Haría falta que alguien superase a Prophets of Rage para ser el ganador absoluto de la edición 2017 de Pinkpop, lo cual no sucedió.

Caminamos lentamente hacia el final de esta edición, ya que los estadounidenses Live es la penúltima en tocar en el escenario principal. Pinkpop fue uno de los primeros festivales europeos a invitar a la famosa banda de los años noventa después de su reunión en diciembre del año pasado. Siempre fueron populares en Holanda, incluso durante la época en la que Chris Shinn tomó el lugar de Ed Kowalczyk detrás del micrófono. El vocalista quiere mostrar que es el mejor de los amigos con los otros miembros de la banda y se subió al escenario con su brazo alrededor de los hombros del guitarrista Chad Taylor, cada uno con una copa de cerveza en la mano. Inmediatamente disparan una serie de éxitos de los años noventa interrumpido a medio camino del setlist con un tema de Johnny Cash, “I Walk The Line”. Al final del set traen un piano sobre el escenario para tocar “Overcome”, su canción con más éxito de la historia.

webSystem-of-a-Down-4

Daron Malakian, guitarrista de SOAD

Regresamos una última vez al escenario 3FM para despedirnos sobre las 9 PM con System of a Down. Aunque los americanos/armenios han logrado un estatus de culto alrededor del mundo, en Pinkpop solo tienen una hora para presentar su show delante de una amplia audiencia. Sin embargo los días previos actuaron como cabeza de cartel en Rock am Ring y Rock im Park donde tocaron cerca de dos horas, siendo así también en festivales como el Download Donnington y Download París. Para mí es un gran misterio por qué SOAD no es cabeza de cartel en detrimento de Kings of Leon que atrae a menos gente.

Al parecer la banda esta trabajando en un nuevo álbum, pero esta gira es similar a la del año pasado, tocando exclusivamente canciones de sus cinco discos que lanzaron al mundo entre 1998 y 2005; algunos mejor que otros. Una cosa es cierta, ninguna otra banda suena como ellos ya que muy pocos vocalistas tienen el carisma de Serj Tankian o el sentido del humor del bajista, Shavo Odadjian.

La decoración del escenario es muy buena y tiene como telón de fondo una pared de luces LED que a partir de Radio/Video cambia en una pantalla de vídeo mientras que una serie de espejos dan una dimensión diferente al escenario. El show fue enérgico, divertido, emocionante pero en algunos momentos un poco monótono, cometiendo algunos errores… pero al final System of a Down definitivamente puede abandonar el escenario con la cabeza bien alta.

Lamentablemente me pierdo el final para poder estar a tiempo para la actuación de la ultima banda del festival: Kings of Leon, en el escenario principal. Los hermanos Followill y su primo lanzaron un séptimo álbum en 2016, que obtuvo buenos resultados en su tierra natal e incluso alcanzó el # 1 de la listas estadounidenses y las del Reino Unido. Hoy son por tercera vez cabeza de cartel en Pinkpop aunque lo que traen hoy no parece estar a la altura. Delante del escenario principal hay sorprendentemente pocas personas, mientras tanto, la banda da la impresión de tocar en piloto automático delante de un público saturado y cansado después de tres días de festival.

Gran parte de sus canciones suenan familiares ya que se convirtieron en una máquina de éxito en los últimos años y lanzaron uno de los álbumes más exitosos del 2008 alrededor del mundo, eso sí, hoy les falta la química para conseguir llevar el público al éxtasis. Simplemente no hay interacción con la audiencia hasta tocar su mejor canción, “Sex on Fire”. Pero ya es demasiado tarde, gran parte del público restante se fue a beber una última pinta sin siquiera prestar mucha atención a lo que sucedía en el escenario.

No, esto no fue un triunfante cierre del festival, los otros estadounidenses que acaban de cerrar el escenario 3FM hubieran sido una mucha mejor actuación para poner un punto final a ésta edición de Pinkpop 2017.

Texto y fotos: Hughes Vanhoucke

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción