Madness Live!

Sweden Rock 2017: crónica de la segunda jornada

12 junio, 2017 12:29 pm Publicado por 
Deja tus comentarios

Sölvesborg, Suecia.

La lluvia que despidió ayer el festival nos acompañó durante toda la noche y hasta media mañana, pero por fortuna amainó y nos propuso una tregua que no se rompió en todo el día, dejándonos disfrutar de los conciertos casi al completo, apareciendo sólo al final del festival durante la actuación de Edguy.

El día se presentó intenso y repleto de muy buenas emociones, que se iban a repartir ahora sí entre los cinco escenarios del festival. Iniciamos la jornada en el 4 Sound Stage con la excelente combinación de country/southern/blues de la cantante y harmonicista Stacie Collins, una dinámica y entregada cowgirl que supo despertar nuestras sensaciones a base de buena entrega y simpática comunicación transmitidas a través de temas dinámicos como “Baby Sister” y “Black Moon”. Su propuesta sigue siendo una buena fórmula para desentumecerse.

Cuando el 28 de diciembre de 2015 nos enteramos de la desgarradora noticia de la muerte de Lemmy, el mundo del rock ‘n’ roll entristeció; a pesar de ser una muerte anunciada tuvo el orgullo de morir a su manera, a la manera en la que vivió, la única que conocía y le llenaba. La muerte de Lemmy nos hizo soltar lágrimas que aún no se han secado; uno de los padres del rock nos dejó huérfanos, tristes y desolados. Si nosotros nos sentimos afligidos, cuesta imaginar cómo lo vivieron  su familia en la carretera y en los escenarios Phil Campbell y Mikkey Dee. En este festival vamos a tener la oportunidad de poder disfrutar de las nuevas experiencias que Phil y Micky están desarrollando profesionalmente, ambas muy diferentes a un estilo de entender e interpretar el rock ‘n’ roll con un sentimiento único y, visto lo visto, sin parangón.

Iced-Earth-Sweden-Rock-2017

Iced Earth

Disfrutar del concierto de Phil Campbell And The Bastard Sons era uno de mis principales objetivos en el día de hoy; era mi reencuentro frente a los escenarios con un Phil Campbell que he podido disfrutar en más de treinta ocasiones, y todas ellas a la máxima expresión. Esta vez Phil se acompaña por sus tres hijos: Tyla, Dane y Todd y un joven cantante, Neil Starr; todos ellos mostraron buena actitud y entrega, pero aún se les nota la falta de tablas. Musicalmente el concierto fue por la línea que ya ha marcado su primer EP, es por ello que aquí no cabe la sorpresa, pero tras tantos años de ver a Phil en la tarea de un rock n roll tan abrumador, los parámetros más actualizados de su nueva propuesta se hacen extraños. Como decía, la banda sudó la camiseta, se entregó al 100 x 100 y se creyó su propuesta, algo desde luego muy importante, pero a temas como “Big Mouth”, “Spiders” o “No Turning Back” les faltó esa chispa que nos hiciera desbarrar, que nos llenasen y rebotasen en el pecho hasta hacernos saltar… Tampoco consiguieron ese objetivo los dos temas nuevos que presentaron en este concierto,  y sólo las versiones de los Motörhead “Watch Out”, “Born To Raise Hell”, “Ace Of Spades”, “Eat The Rich”, “We Are The Real Crew”, “Kill By Death”, la dedicatoria a Animal Taylor y Lemmy en “Silver Machine” y un sorprendente “Children Of The Grave” de los ya también añorados Black Sabbath propusieron que el headbanging y los puños en alto fueran algo generalizados. Aunque muy diferentes a los originales, las versiones fueron lo mejor de un concierto del que, personalmente, esperaba mucho más. El espíritu de Motörhead sigue vivo en nuestros corazones, pero sin Lemmy nada es igual… ¡Te echamos de menos!
Por primera vez me presentaba ante el escenario principal, el Festival Stage, y era para poder disfrutar de Apocalyptica, una banda que he dejado descansar ante las oportunidades de volver a verles, ya que su propuesta en los últimos tiempos me resultaba monótona. En el 20 aniversario de la edición de ese álbum de versiones de Metallica que popularizó a los chelistas fineses vi una buena oportunidad de reencontrarme con sus directos, unos directos que siguen adoleciendo de frescura, pero que siguen gustando a sus incondicionales. “Master Of Puppets”, “Fight Fire With Fire”, “For Whom The Bells Tolls”, “Battery”, Seek & Destroy” y bueno, también “One”, vale, fueron de lo más destacado de su concierto.

doro-sweden-rock-2017

Doro

Tras un inicio bastante relajado de festival, y aunque con el corazón dividido entre el apasionamiento de la propuesta de Hardline y la energía de Iced Earth, mi parte más salvaje tomó la decisión. Es por ello que me planté ante el frontspace del Rock Stage para disfrutar, y de qué manera, de unos Iced Earth que siguen en plena alegoría de motivación y enaltecimiento de la rabia metálica. ¡Vaya conciertazo que ofrecieron los pupilos de Jon Schaffer!  Con un sonido impecable, unos riffs demoledores, una voz carismática y apabullante, unas bases atronadoras y un setlist matador, Iced Earth propusieron una abrumadora fiesta en la que el heavy metal aposentó todo su poder y dinamismo. El cantante Stu Block fue una máquina de transmitir pasión, fuerza, energía y agresividad a toneladas. Iced Earth están en un momento pletórico; su nuevo trabajo en estudio, ‘Incorruptible’, así lo demuestra. ‘Incorruptible’ es un álbum repleto de esas sensaciones que son, casi, comparables con las que la aporta la primera parte de aquel inmenso ‘Something  Wicked This Way Comes’. El concierto se presentaba como una exclusividad en Europa antes de que Iced Earth se embarquen en una gira que seguramente  hará descolocar las vértebras de quienes acudamos a sus conciertos. El setlist no tuvo desperdició: puños y cuernos en alto, pasión y headbanging incesante ante trallazos como los novedosos  “Great Heathen Army” y “Seven Headed Whore”, clásicos como “Burning Times”, “Declaration Day”, “Pure Evil”, “Vengeance Is Mine, “My Own Savior”, “The Hunter” o “Dystopia”, y mucho feeling en “I Died For You” y “Watching Over Me”. ¡Brutales!

El sol se ha aliado con Doro para hacerla brillar cada vez que visita el Sweden Rock. En esta ocasión, en el Festival Stage y con una formación especial que fundió a su propia banda con parte de Warlock. El show no dejó de sorprenderme por lo compacto de la banda y por la entrega que demostraron en un setlist en el que no faltó ninguno de los clásicos de una formación que este año cumple el 35 aniversario de su fundación y que realiza su tour bajo el acertado nombre de Doro Pesch’s Warlock, Triumph and Agony Tour. ¿Los pilares de su espectáculo? Una voz sin fisuras, una banda que lo dio todo y un sonido que apoyó en la explotación del potencial de himnos como “Touch Of Evil”, “I Rule The Ruins”,”East Meets West”, la inédita en sus conciertos hasta ahora “Kiss Of Death”, “Für Immer” (en el que Doro explicó que los idiomas del estribillo eran el alemán y el español), “Cold Cold World”, “Make Time For Live”, “Metal Tango” y el rompe gargantas “All We Are”. Con Doro extasiada por su feroz entrega y el calor, jadeante lo dio todo para demostrar una vez más su incondicional amor a su público y a su música: el heavy metal. “Earthshaker Rock” y “True As Steel” acabaron por encumbrar un concierto digno de haber sido grabado para la posteridad. Hail Doro!!!

Tras los dos conciertazos anteriores, me apetecía disfrutar de una banda que no había conseguido ver nunca y que su estilo musical dista mucho del ofrecido por Iced Earth o Doro/Warlock… ¡pero qué musicazos! Ellos son Coheed and Cambria. En esta ocasión el cuarteto de New York se recreó en un concierto en el que el rock progresivo con reminiscencias Rush brilló con dinámica y personalidad propia cubriendo el espacio frontal del Sweden Stage de rítmico apasionamiento celebrado al máximo que permite el estilo en genialidades como “Always And Never”, “Wake Up”, “The Writing Winter” o “The Suffering”. Excelentes para disfrutar y tomar aire.

Alter-Bridge-directo-sweden-rock-2017

Alter Bridge

Myles Kennedy se está abonando al festival de una manera bastante consecutiva; en los últimos años ha sido frecuente verle sobre las tablas del Festival Stage, más usualmente con Alter Bridge que con Slash, pero ahí está, y cumpliendo, como en esta ocasión. Alter Bridge siguen en plena efervescencia y saben cómo explotar ese mercado que nada entre lo clásico y lo moderno, entre lo comercial y lo anárquico del rock punzante. Con sus clásicos bajo el brazo y una puesta en escena que sabe recoger el favor del público gracias a haber recogido algo más de energía en sus partes de guitarra. Así “Writing On the Wall”, “Come To Life”, “Crows On A Wire” “Isolation” y “Rise Today” sonaron mucho más intensas que de costumbre en un muy buen concierto.

El Sweden Rock es un lugar en el que debes aprovechar los momentos de poder ver y disfrutar en los conciertos de bandas que no sueles elegir durante sus giras, y este es mi caso con Primus, que actuaron en el Sweden Stage con una formación tan ecléctica como abstracta, tan relativa como personal. Parece mentira el ambiente que en directo pueden llegar a crear tres personajes tan enfáticos como el ambivalente bajista Less Claypool, el guitarra Larry LaLonde y el batería Tim ‘Herb’  en temas ambientales y casi nihilistas como “Too Many Puppies”, “Mr. Krinkle”, en el que Claypool toca un contrabajo con mascara de cerdo; o la altisonante “Jerry Was A Race Car Driver”. Para disfrutarlos con la mente muy abierta, o nublada, según como…

Y llegaba el momento de ponerle la guinda al pastel, Aerosmith eran la coronación de un día lleno de motivación y muy buenas sensaciones. Para recibirles, el frontspace del escenario principal. El Festival Stage estaba lleno a reventar y el photopit casi vacío (según la organización, el manager de la banda encontró excesivo que en él hubiera unos ochenta fotógrafos y acortó a una cuarta parte el acceso a los medios gráficos para realizar su tarea…). Cuestiones logísticas aparte, Aerosmith contaban con un escenario muy bien modulado a un show tan efectivo como visual, tan exuberante como práctico, tan seductor como absorbente; un escenario concebido para que las deambulaciones de la banda se vivieran casi en primera persona de principio a fin.

El concierto de Aerosmith fue de los de enmarcar, de los de culto, de esos que hacen escuela y crean adeptos. Un sonido espectacular, unos juegos luminotécnicos que ayudaban a la amplitud de sus dos máximos protagonistas, Steven Tyler y Steve Perry que demostraron su buen estado de forma (atrás quedan los días oscuros de los chicos malos de Boston); sobre todo de Tyler, desde los primeros compases de ese clásico “Let The Music Do The Talking” hasta que el bailable “Walk This Way” cerro una actuación de 10.

Como decía, el show se inició con la energía de “Let The Music Do The Talking”, al que le siguieron el exigente a nivel vocal “Young Blood” y la moduladora y exitosa balada “Cryin’”. Aerosmith se mostraban sólidos, cómodos, con Perry y Tyler disfrutando como colegas de copas en un bar, y eso apoyó a que el buen rollo se trasladase a un público que mayoritariamente coreaba y sonreía ante la fiesta inicial. Pero la cosa no decaía, ni lo iba a hacer en todo el concierto. Los decibelios subieron aún más en el apoyo de “Livin’ On The Edge” y “Love In An Elevator”, en el que el buen rollo de Perry y Tyler también se trasladó hacia el batería Joey Kramer, que participó en primera persona del estribillo cuando Tyler le acercó su micro, un buen detalle de camaradería.

Sweden-rock-aerosmith-2017

Aerosmith

El buen que hacer de la banda temas la banda  y las ganas de agradar y pasárselo bien se correspondieron en la aceptación por parte del público de temas sin la firma propia de Aerosmith, dos versiones de Fleetwood Mac, “Stop Messin’ Arround”, cantada por Perry, y “Oh Well”, cover que hizo partícipe a toda la banda. Tras los dos enfáticos covers, la fiesta siguió por el mismo sendero de efectividad que antes de su interpretación con “Mama Kind”, y “Back In The Saddle”, que tuvo un efecto especial al interactuar éste con las pantallas en blanco y negro. Tras el clásico llegó el tema menos disfrutado por la mayoría del público, “Chip Away The Stone”, que se empalmó con un solo de Tom Hamilton en el bajo que percutió en otro subidón clásico: “Sweet Emotion”. Otro momento de relativo relax con “I Don’t Want Miss A Thing” y de nuevo a tope con un “Rag Doll” en el que Joe de nuevo se explayó para dar una nueva vuelta de tuerca en ese “Come Together” que los Beatles hubieran firmado para que en alguna ocasión sonase tan efectivo y que Tyler interpretó… ¡con una bufanda de una peña del Atlético de Madrid en su cuello!  El concierto llegaba a su final, pero antes “Dude (Looks Like A Lady)” debía volver a poner  prueba nuestras gargantas. En el encore, la crew de la banda se afanó en trasladar un piano de cola blanco que sirvió para que “Dream On” llenase el frontspace de feeling. La hora acuciaba, pero la banda tenía muchas ganas y el siempre sonriente y comunicativo Steven se dejó los restos en la corta versión de James Brown “Mother Popcorn” y ese rap que en su día volvió a recuperar a una banda que demuestra estar en uno de sus mejores momentos. ¡Gigantes!

Setlist: Let The Music Do The Talking / Young Lust / Cryin’ / Livin’ On The Edge / Love In An Elevator / Janie’s Got A Gun / Stop Messin’ Around / Oh Well / Mama Kin / Back In The Saddle / Chip Away The Stone / Sweet Emotion / I Don’t Wanna Miss A Thing / Rag Doll / Come Together (Beatles) / Dude (Looks Like A Lady). Bis: Dream On / Mother Popcorn / Walk This Way


Solo quedan unas semanas para que podamos disfrutar del tour ‘Aero-Vederci Baby’ de Aerosmith en nuestro país.

29 de junio – Auditorio Miguel Ríos (Rivas, Madrid) + ALTER BRIDGE + ECLIPSE
2 de julio – Rock Fest Barcelona (Santa Coloma de Gramenet, Barcelona)
8 de julio – Estadio Heliodoro Rodríguez López (Santa Cruz de Tenerife) 


Tras el éxtasis del concierto de Aerosmith tocaba cerrar el día frente al Rock Stage. Sobre él, de nuevo, Tobías Sammet, en esta ocasión sin sus Avantasia, y sí con su formación original, Edguy que propusieron un concierto poco al uso y acertado, dado el mayoritario tipo de público, dato que, entre otras decenas de ellos, no se le escapó a Tobías: “Este festival se llama Sweden Rock y no Sweden Power o Sweden Speed”, comentó.

Tobias-Sammet-Edguy

Edguy

En esa tesitura, no exenta de fuerza pero menos metálica y más esenciada, se conformó un concierto que plasmó el espíritu que la banda ha ido sembrando durante los 25 años de su existencia. Temas como “Love Tyger”, “Vain Glory Opera”, “Tears Of A Mandrake”, “Lavatory Love Machine”, “Land of the Miracle”, “Ministry Of Saints” y “Superheroes” fueron las columnas entre las que Sammet hacía gala de su ya clásica hipercomunicación a una línea con el público. Buen concierto de los alemanes que cerró el círculo de este apasionante y maratoniano segundo día de festival.

Texto y fotos: Josep Fleitas

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción