Madness Live!

Crónica de Viña Rock 2017: Éxito pasado por agua

17 mayo, 2017 12:50 pm Publicado por 
Deja tus comentarios

Villarobledo (Albacete).

Para muchos, la peregrinación hasta Villarrobledo se ha convertido ya en una tradición que se efectúa de manera automática. La excusa no puede ser mejor: uno de los festivales más grandes e importantes del panorama estatal. Llegaba el Viña Rock a su edición número 22 y lo hacía bajo una previsión de lluvia que nos hizo tener la “costumbre” de mirar cada dos por tres a los nubarrones que se acercaban.

La tradicional fiesta de bienvenida se trasladó al recinto de conciertos, con un cartel bastante interesante, pero ya se sabe que en todo largo desplazamiento surgen problemas logísticos que derivaron nuestra entrada directamente a Riot Propaganda, de quienes podríamos destacar temas como “Cambiarlo todo” o “Bienvenido al paraíso”, pero se evidenció un problema más notorio en el escenario Viña Grow que se repetiría a lo largo del fin de semana: El sonido.

No era todo lo bueno que debería ser y se notó aún más con The Locos, ya que cuando el concierto debería haberse vuelto una fiesta con canciones de la talla de “Contrato limosna”, lo que consiguió fue que no sonara nada bien y que la gente, entre los que me incluyo, optáramos por descansar retirándonos a la zona de acampada.

Fin-concierto-Riot-Propaganda

Viernes

Horas antes de la apertura, una chica muy amable se acercó por la zona de acampada para repartir flyers del grupo Mez-K (Ganador del concurso de bandas), animándonos a disfrutarlo. No tuve ninguna duda y allá que fui, encontrándome con un buen rollo musical tirando de saxofón y mucho ritmo que hizo bailar al respetable presente. Apunten este nombre: se merecen formar parte del cartel de 2018.

Llegaba el turno de Mamá Ladilla, banda que con su humor y su buen hacer se llevaron al público de calle. “Cunilingus post mortem” fue todo un acierto. Iratxo se presentaba celebrando su décimo aniversario (¡Muchas felicidades! Por otros muchos años más) y recibió una visita inesperada: la lluvia, que no consiguió deslucir un concierto perfecto. Sínkope demostró por qué es uno de los grupos del panorama rock estatal más en forma. “Humo de contrabando” o “En tarros de miel” fueron dos de los temas con los que nos deleitaron, entre otros. Tocaba visitar el Escenario Villarrobledo para ver en acción a Inconscientes, con Iñaki “Uoho” (qué decir de la clase magistral de guitarra que dio) y Jon Calvo a la cabeza, dieron un concierto muy interesante, con apariciones de Platero y Tú (“Voy a acabar borracho”) y temas propios del grupo (“El último hombre libre”) dentro del setlist.

Era hora de prepararse para algún que otro buen pogo: Lendakaris Muertos llegaron con toda su artillería y no dejaron a nadie indiferente, dando un buen repaso a sus grandes éxitos, desde “Detector de gilipolleces” hasta “Oso panda”. Tuve que hacer un pequeño salto en el horario para poder comer algo y prepararme para lo que venía, por lo que sólo pude llegar al final de Non Servium. Llegaba el turno del cabeza de cartel del día, Boikot, quienes sorprendieron con su setlist; comenzando con su tema más reciente, “Jarama”, el cual suena magnífico en directo, tocando “Kualkier día” en tercer lugar en vez de cerrar el concierto con ella… En definitiva, un gran repaso por sus temas más conocidos (“Inés”, “Korsakov”, “Amaneció” y un largo etc.) que llenó el recinto de bengalas y pogos, a cada cual mejor. Un concierto que se repite en los últimos años pero que a estas alturas ya parece imprescindible. A Mägo de Oz, el escenario Villarrobledo se le quedó pequeño. Fue una odisea poder acceder a dicho lugar y lograr un pequeño hueco donde poder ver el concierto. Combinaron temas de ‘Ilussia’ como “Abracadabra” o “Cadaveria”; ‘Finisterra’, con “Satania” y “La Danza del fuego”, entre otros; y los sempiternos grandes hits del grupo, por ejemplo “La Posada de los Muertos” y la festiva “Fiesta Pagana” como cierre del show. Pese a que aún quedaba noche, el frío y la lluvia nos hicieron volver a la tienda de campaña.

Sábado

El segundo día comenzó pronto, ya que a las 16:30 Gatibu iba a llenar de ikurriñas el tercer escenario con su rock íntegro en Euskera. Una gran fiesta liderada por los bailes del frontman Alex Sardui y coronada con “Gabak Zerueri Begire”, que ya se ha convertido en todo un himno. Kaos Urbano y “Nuestros mejores momentos” nos demostraron por qué son una referencia dentro del Punk. Bocanada atrajo a mucha gente bajo la excusa de que el vocalista es el hermano de Kutxi Romero, pero dicha multitud salió boquiabierta al constatar la potencia de Martín y los suyos con aciertos de la talla de “Huele a muerto” y “Ya pasarás por mi puerta”, single del nuevo álbum de la banda de Berriozar que se titula ‘Libres’. Los de Marras siempre transmiten ese buen rollo que les caracteriza bajo un estilo inconfundible plasmado en “Sexo en la valle” o “A tu vera”.

viña-rock-17-salto-entrada

Llegaba uno de los momentos más esperados para un nutrido grupo de asistentes. Avalanch subía al escenario Villarrobledo con una All Star Band en toda regla. ¡Qué bien suena “El Ángel Caído”! Mike Terrana, Jorge Salán, Magnus Rosén, José Manuel Paz, Alberto Rionda e Isra Ramos estaban dando un auténtico recital, pero la lluvia decidió aparecer en forma de tormenta acompañada de una importante tromba de agua que nos hizo buscar refugio en primer lugar y después nos obligó a perdernos El Último Ke Zierre por tener que ir a la zona de acampada a comprobar que nuestras pertenencias estaban en buen estado. Pudimos volver al recinto para ver el final de Obús y su mítica “Prepárate”, en la que destacaría la sublime actuación del batería y la poderosa voz de Fortu. Los italianos Talco eran los primeros espadas de la jornada y no defraudaron a nadie. Pusieron el recinto patas arriba con su ska punk liderado por la archiconocida “La torre” y continuado por “Bella Ciao” o “St Pauli”, entre muchos otros temas. Un grupo que despertó mucha curiosidad con su incorporación al cartel fue Russkaja y es que los austriacos fueron un auténtico torbellino. Sorprendieron a muchos con “El pueblo unido”, calentaron los ánimos con “Traktor” e incendiaron el recinto a base de pogos con “Energía”. Uno de los mejores bolos de todo el festival. Si pasan cerca de su pueblo o ciudad, no duden en ir a verles.

Como broche final del día me acerqué a ver a Narco, que siempre han tenido muy buenas actuaciones en el Viña Rock, pero este año no fue así y provocó que muchos asistentes abandonaran el recinto a la tercera o cuarta canción. No fue culpa suya, que quede claro. El problema fue que tuvieron fue de sonido y no fueron los únicos que lo padecieron durante el festival, o si no que se lo digan a César Strawberry.

Domingo

Último día del Viña Rock 2017. Siempre es un día especial, en el que las fuerzas empiezan a fallar, pero siempre queda algo de reserva para despedir el festival como se merece. La entrada al recinto se demoró un poco más de la cuenta, pero tuve la oportunidad de ver por segundo año consecutivo en una posición privilegiada a Cero a la Izquierda, que volvieron a dar una lección magistral de puro rock presentando su último trabajo, ‘Huellas’, del que destacaron “Crupier Fortuna” “Huellas” o “Solo un espejo”, en la que el frontman Javi Robles hizo de todo, desde tumbarse en el escenario, cantar entre el público o subirse a una de las torres de altavoces. Pura actitud. Otra cosa que parece una tradición en el Viña es que tiene que llover durante el concierto de Desakato y así fue. Vaya tralla la de estos chicos asturianos que con “Cada vez” llevaron al éxtasis a la cada vez más numerosa legión de seguidores que tienen. Posteriormente, La Bestia Leo Jiménez desgranó en parte ‘La Factoría del Contraste’, su último álbum, del que destacaría la magnífica interpretación de “Con razón o sin razón” con, posiblemente, uno de los mejores sonidos de todo el Festival. Otro salto en el horario y llegó uno de los conciertos con el peor solape. En el mismo horario coincidieron La Pegatina, Kase. O y Hora Zulú, lo que provocó que en estos últimos no fuéramos demasiados los asistentes. Sinceramente lo pondría en el Top 3 de conciertos de este Viña Rock. “Mis barraqueras” sonó mejor que nunca, deleitando a propios y extraños, a entendidos y a simples curiosos. Sencillamente un concierto imprescindible. El último cabeza de cartel, Soziedad Alkohólika, cumplió con su cometido con un concierto más que correcto, aunque el sonido fue un nuevo lunar y los temas del último álbum no causaron el efecto esperado entre el público.

ambiente-viñarock-17

Debido a la nueva masificación de gente en el tercer escenario, no tuve la oportunidad de disfrutar plenamente de Sôber, pero lo que pude constatar desde la lejanía de mi posición que están en un momento inmejorable de forma (estoy en deuda con ellos por perderme dicho concierto) y cuando todos pensábamos que los fallos de sonido habían cesado, llegó el turno de Def Con Dos, que tuvo una actuación muy discreta, en parte, por culpa de ese problema. En mitad del concierto el sonido dejó de funcionar mientras César Strawberry seguía cantando sin que nadie le oyera. Un error garrafal que tiró por la borda el resto de la actuación. Como no podía ser de otra manera, el cierre llegaría de la mano de Los Manolos, quienes hicieron vibrar al personal con sus himnos “Amigos para siempre” y “All my Loving”. Un cierre maravilloso en el que pudimos ver incluso algún pogo en medio de un concierto que quedará en la historia del Viña Rock.

Un festival pasado por agua en esta edición, pero cuyos numerosos asistentes ya han puesto en marcha la cuenta atrás para la 23 edición. ¡Nos veremos por Villarrobledo!

Texto: Christian Fernández
Fotos: Nerea Coll / Viñarock

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción