Madness Live!

Crónica del ‘Diabulus In Opera’ de Mägo de Oz: La mejor celebración de su historia

9 mayo, 2017 12:12 pm Publicado por 
6 Comentarios

Arena Ciudad de México, México.

Aún recuerdo cuando Magö De Oz celebró su veinte aniversario; llevaron su “Leyenda de la Mancha Tour” por todo el mundo. En el caso de México, a un Auditorio Nacional que abarrotaron 10.000 almas mexicanas, repitiendo su inicial alineación de seis músicos a escena, incluyendo al ahora ex vocalista de la banda Jose Andrëa. En dicho concierto tocaron temas que hacía años que no presentaban en vivo, como “Dime con quién andas” y la mística canción homónima “Magö De Oz”, la cual canté a todo pulmón.

También recuerdo cuando La Bruja celebró sus veinticinco primaveras. En un íntimo concierto de poco más de 3.000 fans reunidos, ya con la nueva alineación de la banda, el salón José Cuervo vivió canciones tan emblemáticas como “El Líder” y la siempre querida “Adiós Dulcinea”, esta última coreada con grandes sentimientos encontrados y lágrimas resbalando en los rostros de muchas fans reunidas en el recinto, que no hicieron sino darle un emotivo sentido a esta gran canción. Estuve ahí, lo viví en carne propia; fui uno de esos fans que, con nudo de nostalgia en la garganta, coreó esa canción.

Pero lo que no recuerdo es una celebración tan espectacular como la que se vivió este 6 de mayo del 2017 en la Arena CDMX, una celebración llena de gala y elegancia, llena de múltiples sorpresas; una celebración en la que tocó un repertorio musical digno de la misma, un repertorio escogido por los Mägo que solo una orquesta sinfónica del calibre de la “Orquesta Sinfónica Nacional Mexicana” es capaz de llevar a su máximo esplendor.

Mägo de Oz - Diabulus in Opera escenario ciudad de mexico

Muchos fans tuvimos que esperar ocho largos meses desde que salieron a la venta los boletos aquel 3 de septiembre del 2016. Pero la gran noche llegó y desde muy temprano acudimos en masa a los aledaños del recinto. Se dijo en las redes sociales que algunos llevaban desde la noche anterior haciendo fila para poder ingresar primero y tener un lugar asegurado en el frente; también se dijo que el 6 de mayo, en la mañana, muchos otros fans ya estaban viajando desde distintas partes de país a la Ciudad de México para estar cerca de su banda favorita, pues era un evento único de la banda madrileña y no se lo podían perder. Afuera de la Arena, decenas de autobuses y camionetas de transporte privado estacionadas. Seguridad Publica de la Ciudad de México también se dio cita afuera de la Arena y sus alrededores para cerrar calles y desviar tránsito pues, pasadas las 5 pm, los asistentes abarrotamos las calles y no dejamos de desfilar.

Al entrar a la Arena lo primero que se notó fue el marco montado alrededor del escenario, que como vimos días antes, fue pintado a mano solo para esta noche con un pentagrama al centro del majestuoso marco sostenido alrededor por las manos de un emblemático Lucifer y, a los lados, los rostros de algunos integrantes de la banda, incluido Zeta. Un telón dividido en dos partes cubría el escenario pues, como dije antes, todo en esa noche fue una completa sorpresa; dicho telón en el centro contenía las palabras ‘Diabulus In Opera’. Poco a poco la Arena se fue llenando y mientras llegaba la hora pactada para dar inicio al concierto, se comenzaron a escuchar las ya tradicionales porras mexicanas dedicadas a Mago: “¡Ole, ole, ole! ¡Mägo, Mägo!” y “¡Maaagooo, Maaagooo!” retumbaron por toda la Arena.

Minutos después de las 9 pm, las luces se apagaron y solo quedaron encendidas las que iluminaban el marco del escenario. Los gritos de alegría de 18.000 gargantas mexicanas se escucharon en todos los rincones del recinto; todos dejamos nuestros asientos, nos pusimos de pie esperando la primera señal que indicara que daba inicio ‘Diabulus In Opera’ y, en no más de dos minutos, se disparó el Intro del concierto, que fue grabado especialmente para esa noche. La ovación no se hizo esperar, era un hecho: ¡Diabulus In Opera daba comienzo!

Terminado el Intro, un piano se dejó escuchar y el telón comenzó a abrirse para dejar ver el escenario. ¡No lo podía creer! “Dies Irae” estaba siendo tocada, literal, en un piano por Javi Diez y, cuando terminó de abrir el telón, Moja y Josema acompañaron con su respectivo violín y flauta; acto seguido, Zeta comenzó a cantar, pero no apareció en el escenario… ¡No! Apareció en las pantallas. Mientras prosiguió “Dies Irae”, nos dimos cuenta de que había otro telón que cubría la parte trasera del escenario. Esto apenas comenzó y las sorpresas ya estaban siendo bastantes.

setlist-diabulus-in-musica

La parte del piano concluyó y la pieza musical prosiguió. Fue aquí que las luces principales del escenario se apagaron y pequeños reflectores comenzaron a bailar con su luz por todo el escenario sin dejar ver mucho, hasta el momento en el que la sinfónica dejó escapar su acompañamiento musical y a tono de “Dies irae Malleus Maleficarum est”, por el coro orquestal, se encendieron nuevamente las luces principales y se desveló la segunda y tercera parte del escenario. ¡Así es! Se dividió en tres partes: la primera, para las guitarras, flauta, violín y bajo; el segundo nivel, para el teclado, batería al centro (la cual lució en los bombos los característicos pentagramas que personifican Txus) y la adorable Patricia al otro lado (detrás de ellos una pantalla del ancho del escenario con las palabras “Diabulus In Opera”). Y en el tercer nivel del tablado, la orquesta sinfónica dirigida por el director español José Luis López Antón (violines, chelos, coro orquestal y hasta una marimba entraron dentro de la orquesta).

Los Mägo lucieron trajes góticos de gala: Patricia en especial lució un espectacular vestido en negro y verde que robó los corazones de los múltiples seguidores, incluyendo el mío. De igual manera, los miembros de la orquesta lucieron trajes de gala, más formal en su caso, pero con los rostros pintados de “calavera”, una tradición mexicana que se hace solo en “Día de muertos” en muchas partes de país.

Solo faltaba Zeta. Apareció siendo elevado poco a poco desde el centro del escenario, para después tomar su lugar en el escenario y comenzar a recitar en forma musical: “Cuando llora el sol, sus lágrimas son oro y dolor…”. “Dies Irae” continúo siendo tocada, mientras las voces de los seguidores entonaron a todo pulmón tan potente canción.

El coro orquestal remató el tema y los aplausos y la ovación del público hicieron vibrar el recinto. Sin tiempo que perder, “Diabulus in Música” fue puesta en escena. En este punto me di cuenta de que la formación no se iba a reservar y, desde el principio, lo iba a dar todo bajo el concepto de metal-ópera que estaba presentando. La banda sinfónica acompaño muy bien esta pieza, resaltando la canción en momentos clave; el solo de voz de Patricia con el fondo musical de la orquesta lució, simplemente, espectacular.

Acto seguido, Zeta tomó el micrófono y dio el saludo inicial al público mexicano con un “¡Buenas noches México!”. En palabras más, palabras menos, dijo que teníamos que demostrar al mundo por qué México fue escogido como sede para grabar “Diabulus In Opera”; que esa noche Mägo De Oz éramos todos los presentes y que estábamos obligados a cantar, bailar y gritar. El público, contento con estas palabras, comenzó a ovacionar al cantante, gritando su nombre en repetidas ocasiones: “Zeta”, “Zeta”, “Zeta”… Con esto se confirmó un hecho que se venía dando desde hace unos años y meses: Zeta ya es aceptado por la mayor parte de los fans de “La Bruja” como el vocalista oficial de la banda. Llegó el turno de “Alma”, que ya había sido años atrás versionada en formato sinfónico, por lo que su adaptación nos resultó familiar. Su final fue modificado un poco para darle mayor protagonismo a la orquesta.

“Sueños Dormidos” fue la siguiente composición de la lista, para la cual Anono en caja acústica y Manuel Seoane con guitarra acústica fueron convocados al escenario, demostrando toda su habilidad y técnica. Hasta el momento todas las canciones habían sido acompañadas con imágenes en las pantallas, tónica que varió en este tema.

Una vez más, Zeta encaró el micrófono y preguntó al público cuánto querían a Mägo De Oz. La ovación no se hizo esperar. Zeta, feliz con la respuesta, replicó: “¿Saben cuánto quiere Mägo De Oz a México?” “Siempre” fue su respuesta y dicho esto, el tema homónimo aterrizó. Nuevamente, el piano protagonizó el comienzo de la canción mientras Zeta cantaba desde el tablado principal del escenario; la orquesta, de nuevo, acompaño a la perfección esta pieza. La nieve artificial cayendo desde arriba del escenario se sumó a la escenografía ; muchos seguidores alzaron las manos acompañando la canción y muchos otros abrazaron a sus acompañantes mientras se dejaban la voz. Este fue uno de los momentos más emotivos del directo que estaba aconteciendo. Interpretación perfecta de Zeta al micrófono, muy seguro de sí mismo.

Patricia Tapia salto al escenario principal y, sin previo aviso, comenzó a cantar un fragmento de “Mercedes Benz”, tema propio de la legendaria “Bruja Cósmica”. Al interpretarlo, Patricia nos demuestra que aun cuando ellos, los Mägo, se han convertido en ídolos de otros seguidores, ellos aún siguen conservando en su vida a los que han sido su modelo de músico o cantante a seguir. Terminada la interpretación, Patricia tomó nuevamente el protagónico principal e invitó a Anono a tomar el lugar de la batería y ella misma dejó su voz en “No pares (de oir Rock & Roll)”, acompañada a la perfección por la sinfónica.

“A Costa da Morte”, como pieza instrumental que es, no requirió de la voz de Zeta, pero en su lugar arribaron al escenario cuatro bailarinas y un bailarín, quienes a compás de la pieza interpretada ejecutaron una danza. Nuevamente, la orquesta resaltó su melodía y los madrileños se reunieron alrededor del escenario a tocar mientras el centro quedó libre a los bailarines y su armoniosa danza. Cabe destacar que también portaron la característica cara pintada de calavera. Al final de la pieza, los cinco bailarines agradecieron al público su amable atención a su danza y se retiraron.

Javi Díez tomó la iniciativa con el teclado e interpretó en solitario un fragmento de una de las piezas musicales clave de la reconocida película “Piratas del Caribe” y, al terminar, volvió a tomar la iniciativa para dar paso a “Gaia”. Zeta fue elevado al centro del escenario vestido de reo, sentado en una silla eléctrica y simulando la ejecución de Alma Echegaray, protagonista principal de las historias contadas en la trilogía Gaia de Txus. Esta canción fue el momento cumbre; orquesta y banda se unieron y llevaron este gran tema a otro nivel. Al final, Zeta fue llevado a la silla eléctrica para ser ejecutado por el verdugo y el sacerdote apareció recitando el salmo, mientras la música de fondo acompañaba la agonía del reo. Al final, se escuchó el grito de muerte. La gente aplaudimos la excelente interpretación y una vez más ovacionamos a Zeta.

Las luces del escenario se apagaron al completo para que en las pantallas aparecieran fragmentos de cada uno de los videoclips realizados por la banda a sus sencillos, desde el legendario video de “Molinos de Viento” hasta el reciente “La Danza del Fuego”, cada uno de los fragmentos coreados por el público, un recuento de todos los pasajes que ha tenido la banda a través de su historia. Y mientras esto se visualizaba en las pantallas, en el escenario apareció en gigante el rostro de Skippy, el payaso maldito. Al término del recuento de los videoclips, a tono de “Erro pernitionis, Venenum pro timai…” supimos que “Ilussia” estaba por ser interpretada. Zeta salió de la boca de Skippy y comenzó a cantar los primeros fragmentos de tan infernal canción. El coro orquestal supo interpretar excelente los coros de “Ilussia” a tenor de “Ilussia oh tamus, in minus domine. Ilussia in minus, oh sanctus vivire”. Al fondo, en la pantalla, apareció el circo maldito. Cerrando el corte, Txus bajo al escenario primario con micrófono en mano mientras “La Rosa de los Vientos” despegaba en su interpretación. ¡El  momento fue hermoso!

“Gracias por todo mi amor, gracias por tanto calor… No tengas miedo…”, así es, nadie lo esperaba, nadie se imaginó que “Hechizos, Pócimas y Brujería” seria montada en escena en este concierto. ¡Fue una verdadera sorpresa! Otro tema perfecto interpretado por la Orquesta Nacional.

Dos cubos de grandes proporciones fueron colocados a los costados del escenario principal y dos ángeles negros con espada desenvainada subieron a ellos, hincados y con el rostro agachado. La puesta en escena apuntaba a una sola canción. “La Cantata del Diablo” tuvo su lugar en el escenario y levantó los ánimos de los asistentes que, al estar teniendo una velada de ensueño, comenzábamos a agotar energías. Leo Jiménez tomo participación en el escenario y fue presentado por Zeta, llevándose una gran ovación del respetable. Nuevamente, Manuel tomó la guitarra y apoyó a la interpretación de tan ansiada melodía y, como en toda gran ópera, la interpretación teatral no pasó desapercibida, ya que al escenario también ingresaron dos ángeles dorados. Los ángeles negros descendieron de sus descansos y comenzó la milenaria batalla entre el bien y el mal, el cielo contra el infierno, espadas chocaron una y otra vez y, después de una exhausta batalla, el mal triunfó sobre el bien y los ángeles negros retiraron los cuerpos de los caídos y los sacaron del escenario. La orquesta le dio una gran melodía de fondo a esta cantata que la engrandeció mucho. Momento clave de la interpretación: Patricia bajó al primer escenario y unió su voz a la de Leo y Zeta. Después del fragmento “… y que tu Dios sea canción compuesta con el corazón y que tu país sea donde te lleven los pies…,” aproximadamente 10 músicos con Gaita en mano aparecieron en el escenario para acompañar el siguiente fragmento orquestal. Habiendo terminado, se retiraron las gaitas y a voz de “Diabulus in Gaia, Missit me Dominus” comenzaron los solos de guitarras, que hicieron brincar y rockear a todos.

Mientras esto sucedía, una cruz de iluminación roja, invertida, comenzó a descender desde el pentagrama central del marco del escenario y, nuevamente, las tres voces principales se unieron en el tablado principal en los fragmentos finales de la parte musical de la canción. La banda y la orquesta terminaron su interpretación de la sinfonía diabólica y abrieron paso para que “El salmo de los desheredados (el Dios de los tristes)” fuera recitado sin ser tocado en vivo. A una voz, todos los presentes citamos dicho salmo. Al término, el público ovacionó con mucho entusiasmo y los integrantes hicieron acto de presencia para agradecer a su público y despedirse, mas el público no acepto dicha retirada y los alientos a tono de “Otra más, otra más” se dejaron escuchar.

Txus se paró al frente del escenario y comenzó alentar a la gente para que los Mägos tocaran una última canción; el batería tomó una decisión y con el número tres señalado con sus dedos, indicó que serían tres canciones más las que tocarían antes de decir el adiós definitivo a esa velada mágica.

“Revolución”, canción propiedad de Patricia y versionada por Mägo De Oz hace algunos meses y ahora en versión orquestal, saltó a escena, siendo ella misma quien la cantara. Se le notó muy contenta al interpretar una de su misma cosecha. Zeta dijo estar muy cansado, pero si el público lo animaba, cantaría dos más.

“La Costa del Silencio” vibró por toda la arena junto a los coros de los espectadores: “Ven, quiero oír tu voz y solo si hay amor, impidamos que esto muera”. Solo una canción más. ¿“Molinos de Viento” o “Fiesta Pagana”? Al final, el violín de Moha despejo la incógnita y “Fiesta Pagana” ganó la apuesta. Las palmas chocando del público se dejaron ver por toda la Arena y al comenzó de la fiesta, sucedieron dos cosas: la primera es que una lluvia de confeti cubrió parte del recinto como la celebración que estaba culminando y la segunda, la última sorpresa de la noche, es que salió a escena Super Polla para bailar y brincar junto a la banda.

Terminada “Fiesta Pagana”, ahora sí, todos se reunieron al frente del escenario para despedirse de su gran público y tomar la foto oficial. No hubo más: ‘Diabulus In Opera’ llegó a su fin y, con un éxito inigualable, el escenario apagó sus luces. Pero esta solo es la primera parte del show, pues aún falta un DVD + CD que verá la luz en 2018.

saludo-final-mago-de-oz-mexico-diabulus-In-opera

Foto: Mägo de Oz

La verdad es que en algún momento pensé que tocarían “Jesús de Chamberí”, “La leyenda de la Mancha” y muchas otras canciones emblemáticas de la banda. Pero para quienes vivimos concierto tras concierto seguidos de La Bruja, sabemos que en las últimas dos giras, “Ilussia 3D” y “Finisterra Opera Rock”, muchas de estas canciones fueron interpretadas en vivo… y por algún presentimiento, supe que el repertorio tenía que ser muy diferente a lo habitual.

Si me preguntan cuál de las tres celebraciones que se mencionaron en esta crónica me gustó más, no podría quedarme con solo una. Pero si me preguntan cuál fue la mejor, sin duda ‘Diabulus In Opera’ es la mejor celebración de aniversarios en la historia de Mägo De Oz. Y desde México les digo: “NACIMOS SIENDO MÄGO Y VAMOS A MORIR SIENDO MÄGO”.

Texto: Luis Adriel

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción