¡Fito Cabrales cumple 50 años! Los 10 momentos que marcaron su trayectoria

Blog: Jason Cenador

6 octubre, 2016 1:55 pm Publicado por 
2 Comentarios

portada-fito-trayectoriaMenudo y gigante a la vez, el talentoso músico bilbaíno ex de Platero y Tú y actualmente encaramado al éxito de Fito & Fitipaldis, alcanza hoy su medio siglo de edad con una inabarcable aportación a la escena del rock estatal, donde es una figura incontestable a la altura de una verdadera leyenda que difícilmente será olvidada en muchos decenios. Aprovechamos el cumpleaños de Adolfo Cabrales, conocido como “Fito” en cualquier rincón por el que pisa, realizando un repaso de los momentos más señalados de su trayectoria a través de diez canciones.


1. ‘Burrock’n Roll’, su primer testimonio musical

En diciembre de 1989, Juantxu ‘Mongol’ Olano, bajista de una banda llamada Ke que había formado junto a un tal Iñaki “Uoho” Antón y que se había disuelto poco antes, invitaba a su vecino Fito al local de ensayo donde tocaban con el batería Jesús “Maguila”. El joven cantante y guitarrista de 23 años, camarero en un local de alterne llamado “La Palanca” que dirigía su padre, acabaría formando parte de una banda que en julio de 1990 adoptó casi de rebote el nombre de Platero y Tú, coincidiendo con la grabación de una primera maqueta titulada ‘Burrock’n Roll’ en los estudios Arion de Pamplona. Una de las canciones que no repitieron en ninguna obra posterior de esta auténtica joya que fue reeditada con mejor sonido por Dro en 1992, es esta “Canción pa ti”, si bien el plástico contenía temas más emblemáticos como “Un ABC sin letras”, “Ramón”, “Si tú te vas” o “Esa chica tan cara”, esta última descartada junto a “Desertor” para la reedición.


2. Con la sangre hirviendo: la época clásica y gloriosa de “Los Burritos”

Platero y tú continuaría con la publicación de ‘Voy a acabar borracho’ en 1991 a través de Welcome Records, que aunque tuvo una deficiente promoción, sirvió para que los ojeadores del sello Dro tomasen buena nota de su calidad y los incorporasen a su elenco. A partir de entonces, el grupo creció exponencialmente con Fito a la cabeza, conocido por su habilidad compositiva y la fuerza emocional de unas letras que no rehuían reivindicaciones de diversa índole. Eran los años de intensidad y desfase, años en los que el cantante exprimía la noche, la fiesta y el uso de sustancias como el speed. Álbumes tan inmensos como ‘Muy deficiente’ (1992), ‘Vamos tirando’ (1993) y ‘Hay poco Rock & Roll’ (1994) son imprescindibles para todo amante del la música potente en la lengua de Cervantes, auténticas odas a la honestidad y la naturaleza magnética del mejor rock and roll. Aunque a día de hoy no es extraño escuchar piezas de Fito & Fitipaldis en las radios convencionales más masivas – bienvenidos oasis sonoros en sus descorazonadoras parrillas –, Fito Cabrales componía junto a Iñaki “Uoho” este tema bautizado como “No hierve tu sangre” y publicado en el álbum de 1992 en el que se podría escuchar: “Tú te crees que yo te envidio por sonar en Los Cuarenta, pero no me das ni asco; ahora solo me das pena”.


3. ‘A Pelo’ o la exhibición de un concierto de puro rock

El 29 de febrero de 1996 se grababa en el emblemático Kafe Antzokia de Bilbao el concierto de unos Platero y Tú enfrascados en la gira de presentación de ‘Hay poco Rock and Roll’. Posteriormente se editaría en CD y VHS con un buen puñado de canciones y un sonido sensacional capaz de hacer a cualquiera partícipe del show. El bueno de Fito, que en el propio vídeo explicaba a fondo varios detalles entre bambalinas de lo que supone un concierto, salió enchufadísimo y ofreció junto a los suyos una actuación para el recuerdo. El repertorio es un acertado repaso a sus composiciones más aplaudidas hasta la fecha, aunque si hay una que ha pervivido en el imaginario popular de manera particularmente destacada – con permiso de la propia “Hay poco Rock and Roll” – es esta “El roce de tu cuerpo”. ¡Que levante la mano quien no haya brincado a su son en las fiestas de su pueblo o ciudad!


4. Algo se movió en el ’97: Llega la temida “madurez”

‘7’, así de sencillo era el título de la séptima placa de Platero y Tú, que contaba con un sonido más pulido y versátil que no renunció a algún que otro aporte de vientos o, incluso, electrónico. La voz de Fito ya no se percibía tan rasgada como antaño y desprendía una calidez que, sin estar reñida con la intensidad, parecía dejar atrás la vertiente más juvenil y desparpajada del artista.  Por aquel entonces, la unión entre Platero y Tú y Extremoduro era una fastuosa realidad que había tenido su reflejo en un sinfín de conciertos conjuntos. Iñaki “Uoho” se integraba cada vez más en la banda liderada por Robe Iniesta y el “Rey de Extremadura” colaboraba con su voz a dúo con Fito en este eterno “Si miro a las nubes”.


5. ‘A puerta cerrada’: Primer escarceo de Fito en solitario

En 1998, cuando Platero y Tú aún estaba vivito y coleando, Fito se rodeo de amigos músicos como Txus Alday (guitarra), Miguel Colino (bajista que en 2001 se uniría a Extremoduro), “Polako” (batería y aun a día de hoy manager de Fito) y Arturo (percusión) para dar forma a su debut en solitario bajo el ahora tan aclamado apelativo de Fito & Fitipaldis. En el álbum, en una onda mucho más acústica de lo que a priori encajaba en Platero, colaboran puntualmente el propio Iñaki “Uoho” y Robe Iniesta. Curiosamente, en su canción más alabada (sin contar con “Rojitas las orejas”, con letra de Manolillo Chinato), colabora también Robe Iniesta. Definitivamente, Fito y el líder de Extremoduro eran uña y carne. Ahí va “Trozos de cristal”:


6. Extrechinato y Tú, abrazo de oso a la poesía

Con las letras del poeta extremeño Manolillo Chinato como principal fuerza motriz, nació un proyecto que cristalizó en 2001 en un álbum memorable para todo aquel que rinda culto a la confluencia entre lo literario y lo musical. Ecléctico y sentido, el disco de Extrechinato y Tú es una matrícula de honor en expresividad, y Fito Cabrales tuvo buena culpa de ello cantando a las mil maravillas temas de la solera de “A la sombra de mi sombra”, la única de la que se hizo videoclip; “Si el cielo está gris” o la sobrecogedora balada “Abrazado a la tristeza”, que años más tarde versionaría con Fito & Fitipaldis. En el disco concurría también la voz agrietada de Robe Iniesta – en temas como “Eterno viajero”, “Tres puertas” o “Rojitas las orejas” (que previamente apareció en el primer disco de Fito & Fitipaldis) – y, cómo no, la de propio Manolo Chinato. Instrumentalmente participaron miembros tanto de Platero y Tú como de Extremoduro, con Iñaki Uoho llevando la batuta y con un sinfín de aportaciones de vientos, violines y orquestaciones.


7. El fin de Platero, el fin de una era

Aunque posteriormente saldría a la venta el recopilatorio ‘Hay mucho rock ‘n’ roll’, “los burritos” publicaban allá por el año 2000 su última obra de estudio original con el título de ‘Correos’. Canciones como “Naufragio”, “Entre dos mares”, “Humo de mis pies” o “Qué demonios” brillaban con luz propia en un disco inaugurado por este “Cigarrito”, cuya letra a toro pasado resulta verdaderamente premonitoria. Con Fito Cabrales con la cabeza tal vez en sus proyectos futuros, el último show de Platero y Tú tuvo lugar al año siguiente, en 2001.


8. “Los sueños locos”, la continuidad de lo eterno

Fito siempre llevo la música en su sangre, y no pasó demasiado tiempo hasta que vio la luz ‘Los sueños locos’ (2002), trabajo con el que retoma su proyecto Fito & Fitipaldis en la onda más electroacústica del pretérito ‘A puerta cerrada’Fito siguió labrándose una seña de identidad propia e intransferible con canciones como “Al mar”, “A la luna se le ve el ombligo”, “Ni negro ni blanco” (en la que colaboraba Roberto Iniesta) o las sublimes instrumentales “Sevilla de Bilbao” y “Alegría”. Además, incorporó a este álbum una versión de “Mientras tanto” en la que prestaba la voz nada menos que su creador original: Rosendo Mercado.


9. El éxito masivo: Fito & Fitipaldis conquista al público general

Nunca perdió su autenticidad y su indeleble sello de identidad, pero Fito fue lo suficientemente hábil a lo largo de álbumes como ‘Lo más lejos a tu lado’, ‘Por la boca vive el pez’ y ‘Antes de que cuente diez’ como para exhibir su talento ante audiencias cada vez más masivas y heterogéneas, como atestiguan los lanzamientos en vivo ‘Vivo para contarlo’ (2004), ‘Dos son multitud’ (2008) o ‘Directo desde el Teatro Arriaga’ (2014). No hace falta ser eminentemente rockero para conocer de principio a fin canciones como “La cada por el tejado”, “Me equivocaría otra vez”, “Antes de que cuente diez” o este “Soldadito marinero” que, a día de hoy, es imprescindible en sus repertorios.


10. Huyendo hacia adelante sin horizonte.

‘Huyendo conmigo de mí’ es el último esfuerzo discográfico del prolífico músico bilbaíno, y fue sucedido por una amplísima gira en la que Fito & Fitipaldis llenaron gran parte de los enormes recintos con los que se atrevieron, con Los Zigarros como banda telonera. El futuro es, sin embargo, una incógnita, puesto que Fito ha dejado entrever en diferentes declaraciones que no tiene en mente la grabación de un nuevo disco bajo el sello de Fito & Fitipaldis. A buen seguro, su corazón no ha dejado de latir música ni un solo instante, de modo que solo cabe sentarse a esperar qué as se guarda bajo la manga el genial vocalista y guitarrista que más de 25 años atrás “curraba en La Palanca”

Jason Cenador
Algún día en

Jason Cenador

Periodista y redactor at Mariskalrock
Periodista musical por vocación desde los quince años y posteriormente licenciado. Apasionado del rock y el metal en toda su riqueza. Libertario convencido y ávido de conocer lo nuevo y lo diferente.
Jason Cenador
Algún día en
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , , , ,

Esta entrada fue escrita por Jason Cenador